Las 8 cualidades (y rasgos) de un buen líder

Un buen líder favorece el funcionamiento de los grupos de trabajo y contribuye al crecimiento y funcionamiento de las organizaciones. Todo líder capaz posee una serie de cualidades que le permiten ejercer su papel exitosamente.

cualidades-buen-lider

Cualquier organización, con independencia de su misión, es incapaz de salir adelante si no posee al líder adecuado. Por este motivo, las empresas han mostrado un interés particular en todo lo referente al liderazgo en los últimos años. Desde ámbitos de estudio como la psicología de los grupos, cada vez se conocen mejor esos ingredientes que no pueden faltar en un individuo con potencial para liderar equipos.

En términos generales, el liderazgo puede concebirse como un proceso de interacción dentro de un grupo, por el cual uno de sus miembros conduce, mediante su influencia personal y poder, las energías, potencialidades y actividades del mismo en favor de un objetivo común. El líder es algo así como el director de orquesta, que coordina a los individuos de un equipo para lograr que la empresa funcione, prospere y se transforme.

En otras palabras, cualquier empresa necesita dirigentes capaces de poder gestionar los recursos humanos y materiales disponibles para poder alcanzar el éxito. Si te interesa profundizar en esta cuestión continúa leyendo, porque en este artículo vamos a centrarnos en esas características que convierten a una persona en un líder excelente.

Las características de los buenos líderes

A continuación, vamos a comentar algunas de las características clave que hacen de una persona un buen líder.

1. Empodera a los demás

Un buen líder es aquel capaz de infundir confianza y motivación en las personas del equipo que dirige. Se trata de una figura que genera confianza y crea a su alrededor un clima positivo, donde los trabajadores se sienten cómodos a la vez que se perciben como personas capaces de lograr cosas conjuntamente.

Así, los equipos con buenos líderes parten de un clima respetuoso, amable y colaborativo, lo que permite extraer lo mejor de cada miembro en favor del bien común. De esta manera, el mejor líder no es aquel que eclipsa a los demás buscando su protagonismo, sino quien hace lo posible porque cada uno de los compañeros saque lo mejor de sí mismo y destaque en su sector.

2. Es un buen comunicador

Un buen líder es aquel que se desenvuelve a la perfección en lo que a comunicación se refiere. Así, logra transmitir sus mensajes encontrando el equilibrio perfecto entre la cercanía y la profesionalidad. Los mejores líderes utilizan un lenguaje claro y conciso, personalizan aquello que dicen acorde a su interlocutor, piden feedback a su equipo y no sólo se limitan hablar, pues también entrenan la escucha.

3. Posee inteligencia emocional

Ser un buen líder debe poseer inteligencia emocional, es decir, ser capaz de comprender y gestionar las emociones propias y de los demás. Esto implica adoptar una postura empática con los otros, de forma que se tiene siempre presente cómo se pueden estar sintiendo en diversas situaciones. Además, muestra prudencia en sus intervenciones, procurando siempre no dañar o ser irrespetuoso con los demás. Añadido a esto, se maneja bien en momentos de tensión y conflicto sin perder los papeles, mostrando apertura mental a la hora de concebir diferentes perspectivas de una misma situación.

4. Resuelve problemas de manera eficaz

Un gran líder es aquel que no se abruma ante los problemas, sino que es capaz de analizarlos y resolverlos de una manera eficiente. En general, posee conocimientos y experiencia que le permite brindar alternativas de solución al equipo, aunque no tiene inconveniente en reconocer sus límites y aceptar que no lo sabe todo. Siempre que sea capaz de ello, el líder es quien proporciona orientación a los demás cuando la situación se vuelve complicada.

5. Es respetuoso con los demás

Un buen líder es aquel que respeta a las personas en cualquier situación y con independencia de su estatus, origen, género, edad, raza, etc. Esto se demuestra en la dinámica cotidiana del grupo, donde no existen preferencias hacia ciertos miembros del equipo ni se premia el trabajo de unos pocos. Por el contrario, el líder se relaciona de la misma manera con todos los trabajadores sin establecer distinciones.

caracteristicas-buenos-lideres

6. Piensa de forma estratégica

Los mejores líderes son aquellos capaces de pensar de una manera estratégica, con el fin de hacer crecer a su equipo y, por consiguiente, a la empresa. Para ello, ponen en marcha reuniones donde todos los trabajadores puedan poner sus ideas en común, utilizan datos para respaldar sus decisiones y, además, recurren a diversas técnicas para conocer los puntos fuertes y débiles del equipo y cómo estos pueden emplearse en la estrategia de la organización.

7. No es paternalista

Un buen líder no es aquel que trata a sus empleados como si no pudiesen ser autónomos. Por el contrario, es consciente de la capacidad que tienen y siempre procura que puedan desenvolverse por sí solos, siendo él un mero agente de apoyo y coordinación. Por ello, no muestra una actitud paternalista y permite a los trabajadores ejecutar sus ideas y equivocarse, pues considera que los errores son una gran fuente de aprendizaje.

8. Sabe delegar

Este es uno de los aspectos que más cuesta conseguir, pues pocos líderes son capaces de delegar en su trabajo. Lo cierto es que todo buen líder deja cierto margen para que los trabajadores desempeñen su labor, sin llegar a desentenderse de la responsabilidad propia de su puesto. Así, no trata de abarcar todo el trabajo del equipo, sino que confía en los empleados y no trata de llegar a absolutamente todo.

Esta confianza es esencial para que un equipo de trabajo funcione, pues ello hace que los trabajadores se sientan empoderados al no depender de su jefe para absolutamente todo. Añadido a esto, saber delegar contribuye a que cada profesional del grupo aprenda a gestionarse de manera eficiente y evita que la responsabilidad se diluya peligrosamente. En definitiva, aquellos líderes que no saben soltar las riendas en ciertos momentos construyen equipo dependientes y poco resolutivos.

¿Cómo beneficia un buen líder a las empresas?

Ahora que ya hemos visto las cualidades que hacen a un buen líder, es momento de conocer cómo esta figura puede beneficiar a las empresas y organizaciones.

1. Productividad

Los equipos capitaneados por un buen líder son siempre más productivos. El líder es capaz de sacar lo mejor de cada trabajador, por lo que hace que su rendimiento mejore y que el clima de trabajo general sea mucho más activo y dinámico. Por supuesto, todo ello favorece la obtención de resultados adecuados y un buen funcionamiento de la empresa.

2. Objetivos bien establecidos

Un buen líder es capaz de elaborar objetivos claros, operativos y, por supuesto, realistas. De esta manera, sabe balancear la búsqueda de desafíos y superación con una visión asequible, de manera que no genera frustración o presión desmedida en su equipo. Sabe el margen de mejora que el grupo puede alcanzar y ajusta los objetivos a él.

3. Buen ambiente de trabajo

Un buen líder es capaz de generar un clima agradable en el trabajo. El equipo se encuentra unido, cohesionado y en armonía. Por ello, hay pocos conflictos y, cuando estos ocurren, se gestionan eficazmente. En general, existe una identidad de grupo sólida y un clima de cooperación y no de competición.

4. Máximo desarrollo de cada trabajador

Un buen líder es aquel que sabe sacar lo mejor de cada uno de los trabajadores de su equipo. De esta manera, perseguir el bien común no está reñido con que cada empleado pueda sentir que crece y evoluciona como profesional. En otras palabras, un líder bueno es aquel que no reduce todo al objetivo de la empresa, sino que da pie a que los individuos se sientan realizados.

5. Beneficios para la empresa

Un buen líder también es clave para obtener beneficios. Las empresas que cuentan con líderes adecuados funcionan de manera eficaz, tienen una plantilla de trabajadores satisfechos y motivados y, por ende, alcanzan el éxito y logran beneficios.

rasgos-buen-lider

Conclusión

En este artículo hemos hablado acerca de las características propias de un buen líder. La figura del líder es clave para el funcionamiento de los grupos y las organizaciones, por lo que cada vez es más evidente la necesidad de contar con líderes válidos y capaces de dirigir grupos de trabajo de manera correcta. En este sentido, un líder debe ser una figura cercana y profesional a la vez, con capacidad para motivar a sus trabajadores y sacar lo mejor de ellos. En definitiva, los mejores líderes son aquellos que empoderan a los empleados y hacen que estos se sientan realizados.

Añadido a esto, un líder de calidad es aquel que genera un clima laboral agradable y cooperativo. Los mejores líderes son quienes saben resolver conflictos eficazmente, quienes se manejan a la perfección en el arte de la comunicación y adoptan un pensamiento estratégico. Además, saben establecer los objetivos adecuados y no caen en el paternalismo, pues dejan que sus trabajadores sean autónomos y resolutivos. No menos importante, un líder tiene que saber delegar, es decir, no tratar de abarcar todo y soltar las riendas de vez en cuando. De la misma manera, es una persona respetuosa y no hace tratos distintivos ni discrimina a ningún empleado por ninguna razón. Todo ello favorece que la empresa funcione y tenga beneficios.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies