Liderazgo Femenino: ¿qué beneficios tiene y por qué es necesario fomentarlo?

El movimiento feminista ha favorecido el aumento de la presencia femenina en puestos de liderazgo. Sin embargo, las mujeres continúan sufriendo discriminación a la hora de avanzar en sus carreras profesionales.

liderazgo-femenino

El progreso en materia de igualdad puede hacernos pensar que la brecha entre hombres y mujeres se ha desdibujado. Sin embargo, ellas siguen sufriendo discriminación en múltiples esferas de la vida, como por ejemplo el ámbito laboral. Aunque el movimiento feminista ha permitido importantes conquistas en términos de derechos para la mujer, la realidad es que las empresas y organizaciones aún tienen mucho trabajo pendiente para alcanzar una igualdad real.

Esto se hace especialmente evidente cuando se analizan las altas esferas empresariales, donde los puestos de liderazgo suelen llevar nombres masculinos. Por el contrario, ellas constituyen una clara minoría, pues alcanzar la cúspide profesional les obliga a sortear innumerables obstáculos en el camino.

En los últimos años, la necesidad de fomentar la presencia de líderes femeninas se ha convertido en un asunto de urgencia que conviene atajar cuanto antes. Un mundo justo requiere que hombres y mujeres accedan en igualdad de condiciones a los puestos de responsabilidad, algo que además de constituir un derecho para ellas supone una fuente de ventajas para las organizaciones.

Debido a la importancia indiscutible de esta cuestión, en este artículo profundizaremos sobre la cuestión del liderazgo femenino, por qué es necesario fomentarlo y cómo es posible lograrlo.

Los datos no mienten: hay más líderes femeninas, pero siguen siendo minoría

Hablar sobre liderazgo femenino obliga a presentar cifras sobre la mesa. Lejos de ser una cuestión de opinión, los datos muestran una realidad obvia: cada vez hay más líderes mujeres, pero aún son insuficientes.

En la actualidad, las mujeres representan el 43% de la fuerza laboral en el mundo, pero solo el 36% de los cargos gerentes del sector privado y de los puestos de funcionariado del sector público son mujeres. Si se analizan los cargos en consejos de dirección, el porcentaje es tan solo del 18,2%, según el Global Gender Gap Report de 2020.

Por supuesto, las intensas políticas que buscan fomentar la igualdad no están siendo en vano, pues han logrado incrementar la concienciación social sobre la necesidad de contar con mujeres líderes, lo que se ha traducido en un incremento en el número de directivas a nivel global. De acuerdo con el estudio Women in Business 2020, esta mejora se cuantifica en 10 puntos porcentuales.

Añadido a esto, la desigualdad no se corresponde con la realidad formativa. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística (INE), ellas representaron el 57,2% del alumnado universitario matriculado en el año 2020, terminando además sus estudios con una nota media superior a la de sus compañeros varones (7,35 frente a 7,06).

El problema aparece cuando se produce el salto al mercado laboral, donde entran en juego diversas barreras que impiden a la mayoría de mujeres alcanzar puestos de liderazgo. Entre ellas podemos mencionar algunas como el techo de cristal o los estereotipos de género, siendo estos últimos un importante condicionante de la forma en la que hombres y mujeres se comportan.

por-que-es-necesario-liderazgo-femenino

Los obstáculos que impiden a las mujeres ser líderes

A continuación, vamos a comentar algunos de los obstáculos más comunes que las mujeres deben sortear cuando tratan de acceder a puestos de liderazgo en las empresas. Como veremos a continuación, la discriminación muchas veces se produce de forma implícita y tiene qe ver con la educación y la cultura.

Así, comportamientos y tendencias que se aceptan como “naturales” son en realidad consecuencia de un sistema discriminatorio hacia las mujeres, que asumen no ser capaces de posicionarse en cargos de poder y responsabilidad.

1. Techo de cristal

Las mujeres que tratan de ascender a puestos de liderazgo suelen toparse con el temido techo de cristal. Esta metáfora hace referencia a un tope que las mujeres suelen encontrar cuando intentan avanzar en sus carreras profesionales. Se denomina así porque es invisible a los ojos, “de cristal”, pues esto sucede a pesar de que no existan leyes oficiales que limiten a la mujer de manera explícita.

Así, lo que impide que ellas puedan convertirse en líderes son los códigos, estereotipos y construcciones socioculturales, que asocian características diferenciales a cada uno de los sexos. Así, de ellos se espera la fortaleza y el liderazgo, mientras que de ellas se presupone la inclinación hacia los cuidados y la sensibilidad.

Tradicionalmente, esto se traduce en que ellos son quienes sustentan económicamente a la familia, mientras que ellas son las que permanecen en el hogar para dedicarse a las tareas domésticas. Todo ello lleva a que la sociedad deslegitime a las mujeres como figuras líderes, pues se acepta que liderar es una tarea de hombres.

2. Techo de cemento

Asociado al concepto de techo de cristal también podemos encontrar el techo de cemento, que hace referencia a aquellas situaciones en las que es la propia mujer la que se impone límites que le impiden alcanzar puestos de responsabilidad. Esto se debe, por supuesto, a la influencia de la educación, pues las mujeres reciben continuamente el mensaje de que ser líderes no es para ellas.

Así, terminan por creer que no son capaces y se bloquean por temor a salir del rol que se considera adecuado para ellas. El techo de cemento es un ejemplo de profecía autocumplida, pues la mujer teme no ser suficiente para ocupar un cargo como líder, algo que termina por hacerse realidad cuando ella se impone límites que le impiden avanzar en su carrera.

3. Precipicio de cristal

A diferencia de lo que se suele pensar, la discriminación laboral hacia las mujeres no cesa cuando ellas acceden a un puesto de responsabilidad. Una vez que ocupan un cargo como líderes, es común que se enfrenten a otro obstáculo más: el precipicio de cristal.

Este se define como el fenómeno por el cual las mujeres que logran ascender a los altos niveles de las empresas suelen acceder a los puestos más precarios o con mayor riesgo de fracaso y críticas. Esto hace que el liderazgo femenino quede en peor lugar al asociarse con mayor frecuencia a resultados negativos.

beneficios-liderazgo-femenino

4. Old boys club

Este obstáculo hace referencia a cómo las redes sociales y el ambiente de los entornos directivos de las empresas son fundamentalmente masculinos. Esto conlleva que las mujeres se encuentren en desventaja, pues es más habitual que los altos cargos masculinos se fijen en otros hombres antes que en mujeres como posibles candidatas a un cargo de liderazgo.

Así, ellas pueden ver su acceso a los escenarios de influencia mucho más limitado por el hecho de ser mujeres, quedando en un segundo plano a pesar de ser competentes y válidas.

5. Síndrome de la impostora

Las mujeres suelen recibir continuamente mensajes subliminales que minan su autoestima y su valía como líderes. Por ello, es habitual que, a pesar de estar perfectamente capacitadas, tiendan a sentirse insuficientes para asumir cierto grado de responsabilidad. Esto hace que, para ganar una falsa sensación de seguridad, tiendan a sobrecargarse de presión y trabajo.

Sin embargo, esta no es la solución, pues la causa de su inseguridad no es otra que los estereotipos y el aprendizaje social al que se han visto expuestas durante toda su vida. Aunque pocas veces los mensajes machistas son explícitos, en muchas ocasiones estos aparecen de forma sutil aunque muy dañina.

6. Socialización diferenciada

Desde la primera infancia, las niñas aprenden a adoptar un rol considerado como “correcto”. Se les enseña a ser discretas, pedir permiso para hablar, ser complacientes y sensibles. Esto hace que, cuando se convierten en profesionales e incluso alcanzan puestos directivos, tiendan a preservar cierta tendencia a no molestar, hacerse notar o demostrar su conocimiento.

Es habitual que las mujeres líderes tiendan a utilizar más expresiones como “a ver si me sé explicar” o “quizá lo que voy a decir os parecerá una tontería”, que denotan un trasfondo de inseguridad que no se percibe en los líderes masculinos.

¿Por qué es necesaria la presencia de líderes femeninas?

La presencia de líderes femeninas no sólo es necesaria por una cuestión de igualdad de derechos entre ambos sexos. Además, se trata de un cambio en el mundo empresarial que puede favorecer enormemente a las organizaciones.

Las empresas que trabajan para fomentar el liderazgo femenino son más competitivas, pues no desperdician talento por cuestiones de género. Aquellas organizaciones que se esfuerzan por contar con suficiente representación de la mujer en todos sus niveles pueden incrementar sus beneficios hasta entre un 5% y 20%, cifras que con otro tipo de estrategias competitivas sería muy difícil alcanzar. Añadido a esto, el liderazgo femenino también puede favorecer a las empresas de las siguientes formas:

  • Aumento de la creatividad, innovación y apertura de la organización.
  • Atracción de nuevos talentos y retención de los ya existentes.
  • Mejora de la reputación e imagen externa de la organización.
  • Incremento de las habilidades interpersonales tradicionalmente asociadas a las mujeres en toda la plantilla, como empatía o inteligencia emocional, que resultan cruciales para un adecuado liderazgo.
  • Aumento de la igualdad y diversidad de género en los puestos de mando en aquellas empresas en que la CEO es mujer.

Para que las empresas puedan hacer realidad estos beneficios resulta fundamental que el porcentaje de mujeres en los puestos de poder sea, como mínimo, del 30%.

liderazgo-femenino-sociedad-actual
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies