Los 5 problemas psicológicos más comunes en niños adoptados (y cómo abordarlos)

La adopción es una medida que permite brindar una familia definitiva a aquellos niños en situación de desamparo. Sin embargo, la adaptación a su nuevo hogar es a veces todo un desafío, pudiendo aparecer algunos problemas psicológicos.

problemas-psicologicos-en-niños-adoptados

La adopción es una medida de protección de la infancia que brinda una familia definitiva a aquellos niños y niñas que, por diversas circunstancias, no pueden permanecer en sus familias de origen.

Antaño, la adopción era concebida como un acto de caridad. En cambio, en la actualidad es una forma de brindar un entorno adecuado para el desarrollo y bienestar de los menores en situación de desamparo. Al mismo tiempo, adoptar a un niño o niña permite disfrutar de la experiencia de la paternidad a aquellas parejas que no pueden tener hijos biológicos o que simplemente desean ser padres por esta vía.

La adopción y la salud mental de los niños

Aunque tener un hijo mediante el proceso de adopción es un sueño cumplido para muchas familias, lo cierto es que la adaptación del pequeño a su nueva familia puede constituir un desafío. Antes de ser adoptados por sus padres, estos menores han tenido una vida, por lo que llegan a su nuevo hogar con una mochila cargada de vivencias, recuerdos y experiencias, que por norma general son dolorosos, tristes e incluso traumáticos.

Por supuesto, en el proceso de ajuste a su nueva vida influyen infinidad de factores, como la edad, la presencia de hermanos o el país de origen. Este último es especialmente relevante, ya que la ruptura abrupta con todo el mundo conocido hasta entonces puede obstaculizar la adaptación. En cualquier caso, cada niño llega con una historia única. Algunos han vivido previamente con su familia biológica, otros han estado con una familia de acogida y otros en hogares o centros de menores.

Esto se traduce en que todos ellos han formado previamente vínculos afectivos con otras personas que, de una u otra manera, han sido inadecuados y por ello han podido dejar secuelas que se hagan evidentes al llegar a su familia definitiva. Debido a la importancia de conocer y entender qué posibles problemas psicológicos pueden manifestar los niños y niñas que acaban de ser adoptados, en este artículo vamos a profundizar en cada uno de ellos.

apellidos-mas-comunes-estados-unidos

¿Qué problemas emocionales suelen desarrollar los niños adoptados?

Como venimos comentando, los menores que se benefician de la adopción han vivido previamente vinculaciones sucesivas con adultos distintos, sin recibir los cuidados y el afecto estables que todo niño necesita para un desarrollo saludable. Por esta razón, es fundamental tener presentes sus necesidades particulares una vez que llegan a su nueva familia, ya que esto facilitará el proceso de adaptación.

Estos pequeños necesitan situarse en un entorno familiar estable, seguro y capacitado para superar dificultades que irán, en ocasiones, más allá de las esperables en la crianza prototípica de un niño. La unidad familiar adoptiva debe hacer un importante trabajo para lograr reparar las secuelas de su hijo, que pueden ser físicas (malnutrición, retraso ponderal...), pero sobre todo psicológicas (trauma, problemas de vinculación, déficit cognitivo por falta de estimulación...).

En otras palabras, la familia adoptiva debe ayudar a su nuevo miembro a elaborar su historia y su pasado, así como a construir su identidad, que en los niños con cierta edad será “doble”, pues una parte de ellos se ha construido en su familia de origen antes de llegar a la adopción. A continuación, vamos a conocer los problemas psicológicos más comunes en los niños adoptados.

1. Dificultades en el proceso de vinculación

Este es uno de los problemas más frecuentes. La ausencia de figuras de apego seguro en los primeros años de vida, haber sido abandonados por su familia o cuidados por numerosas personas, hace que queden secuelas que pueden dificultar un nuevo proceso de vinculación con la familia adoptiva. Esto puede ocasionar reacciones ambivalentes o contradictorias en los primeros momentos, especialmente en el momento que se separan o reencuentran con sus padres.

Así, se pueden observar respuestas agresivas, que se intercalan con otras de retraimiento o temor, mostrando en ciertos momentos incapacidad para ser consolados. Algunos niños con este tipo de problemas de vinculación pueden mostrarse anormalmente afectuosos con los desconocidos, manifestando continuas llamadas de atención. Otros pueden encontrar problemas para separarse físicamente de sus padres, algo que denota el temor a volver a ser abandonados una vez más.

apellidos-mas-comunes-francia

2. Dificultades escolares

El momento de incorporarse a la vida escolar es muy crítico para los niños que han sido adoptados. Comenzar su escolarización puede ser especialmente abrumador, teniendo en cuenta que muchos niños empiezan a acudir al colegio antes de haber logrado apegarse de manera saludable con sus familias. Esto hace que se encuentren inmersos en un ambiente nuevo sin una base segura y afianzada.

Este inicio escolar abrupto puede ser vivido por los pequeños como un abandono, por las similitudes que la situación puede guardar con las experiencias vividas en el pasado. Encontrarse en un lugar con otros muchos niños al cuidado de unos pocos adultos puede activar su respuesta de alerta y temor a perder a su nueva familia. Añadido a todo esto, no podemos olvidar que los menores adoptados se incorporan al curso correspondiente de acuerdo con su edad cronológica.

Esto implica que deben seguir el ritmo de aprendizaje de los demás sin poseer una base adecuada de aprendizajes y estimulación previos que ellos sí han tenido. Además, los niños con cierta edad que ya han asimilado como lengua materna la de su familia biológica, se encontrarán con una importante barrera lingüística que puede mermar sus habilidades de expresión y comprensión.

Algunos niños pueden mostrar una aparente integración y, sin embargo, comenzar a tener una conducta problemática tiempo después. Así, en estos casos es habitual observar problemas para aceptar las normas, llegando a mostrar una actitud desafiante hacia los adultos. Más que una muestra de rebeldía, esto es una especie de ejercicio de comprobación que algunos de estos niños pueden realizar, con el fin de asegurarse de que el vínculo con el profesor es firme, de que ese adulto le acepta en todo tipo de situaciones. No podemos perder de vista que detrás de este comportamiento existe un temor al abandono subyacente.

En el plano escolar tampoco es raro que existan problemas de atención y concentración, así como una conducta hiperactiva. Todo ello merma, como es de esperar, el rendimiento académico. Además, provoca que muchos de estos niños reciban un diagnóstico erróneo de TDAH, justificando este comportamiento en base a un supuesto trastorno cuando, en realidad, es fruto de sus dificultades para adaptarse a una nueva realidad desbordante. A nivel cognitivo pueden producirse dificultades para asimilar y retener los contenidos. También es frecuente que haya problemas para concentrarse en una tarea hasta lograr terminarla.

3. Problemas de conducta

Como comentábamos en referencia al ámbito escolar, es muy frecuente que estos niños sean erróneamente diagnosticados como TDAH. Sin embargo, su conducta hiperactiva no corresponde a un problema neurológico, sino que es consecuencia de profundos problemas emocionales.

Además, pueden producirse comportamientos desobedientes, desafiantes y agresivos. Las normas no son respetadas y en ocasiones tampoco se respeta a los otros. En cierta manera, el dolor de estos niños puede canalizarse al exterior de esa forma agresiva y violenta.

apellidos-mas-comunes-alemania

4. Trastornos del sueño

Las experiencias vividas pueden dejar huella también en el momento del descanso. Muchos de estos niños llegan con un pasado traumático a sus espaldas, que puede provocar la aparición de trastornos de sueño como pesadillas recurrentes o terrores nocturnos. Por todo lo que estamos comentando, tampoco resulta sorprendente que muchos encuentren dificultad para dormir solos, necesitando estar junto a sus padres para sentirse tranquilos y descansar. Como vemos, estos problemas guardan una estrecha relación con el vínculo y las secuelas que la ausencia de apego seguro puede dejar en los más pequeños.

5. Conductas repetitivas

La ausencia de figuras de apego estables que brinden seguridad y calma a estos niños en sus primeros años de vida deja, como hemos visto, muchas secuelas. Otra de las señales de que un niño adoptado ha sufrido carencias afectivas puede ser la presencia de conductas repetitivas, como por ejemplo tics o balanceos.

Este tipo de comportamientos pueden parecer extraños a ojos de los demás, pero cumplen una función de autorregulación. Durante los primeros años de vida, los niños necesitan figuras de cuidado que les ayuden a regularse y calmarse. Cuando estas figuras están ausentes o fracasan en su cometido, es cuando aparecen estrategias alternativas como esta.

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de los problemas psicológicos más frecuentes en aquellos niños que han sido adoptados. La adopción es una medida de protección de la infancia, que permite brindar a los menores en situación de desamparo una familia definitiva. Aunque la llegada de un hijo a la unidad familiar es un sueño para los padres adoptivos, lo cierto es que el proceso de adaptación puede ser difícil.

El desarrollo y crianza de estos niños puede ser más desafiante que el de un niño prototípico, pues habitualmente llegan a sus familias con una mochila de experiencias dolorosas y traumáticas. Todo ello puede conducir a problemas psicológicos que se hacen evidentes en el nuevo núcleo familiar, por lo que es importante comprender el por qué de estos conflictos para que en su nuevo hogar las secuelas sean reparadas adecuadamente.

El origen nuclear de todos los problemas es la experiencia de vinculación inadecuada que la mayoría de ellos han vivido. Al no haber disfrutado de cuidadores estables capaces de generar un vínculo saludable, el temor al abandono puede desencadenar problemas para vincularse con la familia adoptiva, trastornos de conducta o dificultades escolares, entre otros.

melanie-klein-biografia
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies