Las 5 diferencias entre Agorafobia y Fobia Social (explicadas)

La agorafobia es el miedo irracional a los espacios abiertos, multitudes y lugares públicos; mientras que la fobia social es el miedo a exponerse a situaciones sociales por el temor a ser juzgado. Veamos las diferencias entre ambos conceptos.

diferencias-agorafobia-fobia-social

El miedo forma parte de la más primitiva naturaleza humana. Es una de las emociones básicas y un instrumento que tiene nuestro cerebro para hacernos responder a los peligros que acechan a nuestro alrededor. Y como emoción, está vinculada con la experimentación de sensaciones corporales, en este caso el estrés, la ansiedad, los temblores, sudor, aceleración del ritmo cardíaco, incremento de la tasa de respiración…

De todos modos, hay ocasiones en las que estos miedos se tornan experiencias irracionales que limitan la vida de la persona y que se desencadenan con reacciones extremas en momentos donde no estamos expuestos a un peligro real o, al menos, este es mucho menor a lo que podríamos sospechar por la respuesta de la persona. En este contexto, no hablamos de un simple miedo, sino de una fobia.

Las fobias son condiciones psicológicas que sufre entre el 6% y el 9% de la población mundial y que, estando englobadas dentro de los trastornos de ansiedad, consisten en miedos irracionales muy fuertes hacia situaciones u objetos que despiertan una respuesta a nivel físico y emocional muy intensa. Y el estigma que existe alrededor de estas patologías mentales hace que exista mucho desconocimiento.

Y en esta línea, una de las mayores concepciones erróneas que tenemos es la de considerar que la agorafobia y la fobia social son sinónimos. No lo son. Se trata de fobias distintas que, como tal, tienen una naturaleza clínica específica que es importante conocer. Por ello, en el artículo de hoy y, como siempre, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a analizar las diferencias entre la ansiedad social y la agorafobia. Empecemos.

¿Qué es la agorafobia? ¿Y la fobia social?

Antes de entrar de pleno en la diferenciación entre términos en forma de puntos clave, es interesante (e importante) que nos pongamos en contexto y entendamos las bases clínicas y psicológicas de ambas fobias. De este modo, tanto las similitudes como las diferencias empezarán a quedar claras. Veamos, pues, qué es exactamente la agorafobia y qué es la fobia social.

Agorafobia: ¿qué es?

La agorafobia es un trastorno de ansiedad que consiste en un miedo irracional a los espacios abiertos, las multitudes y los lugares públicos. La persona experimenta un profundo malestar, con síntomas intensos de ansiedad, al tener que estar en lugares donde ella siente que podría ser difícil escapar o disponer de ayuda. De ahí que exista un gran miedo a estar solo en espacios exteriores.

Como ocurre con el resto de fobias, sus causas no están claras, pues su aparición se debería a una compleja interacción de factores psicológicos, genéticos, biológicos, sociales y de experiencias, como por ejemplo haber tenido en el pasado un ataque de pánico en el exterior y, desde entonces, desarrollar miedo a estos espacios abiertos.

Como patología mental que es, cuya incidencia se estima en aproximadamente el 0,9% de la población, presenta una serie de síntomas que se disparan en cuanto la persona debe exponerse a la situación que le genera miedo, como por ejemplo dolor torácico, mareos, desmayos, náuseas, incremento del ritmo cardíaco, dificultad para respirar, temblores, sudoración e incluso asfixia.

Esto hace que la persona, para evitar estas experiencias tan negativas a nivel tanto físico como psicológico, permanezca en casa largos períodos, tenga miedo de quedarse sola, evite estar en lugares de los que no puede escapar fácilmente, sienta miedo de perder el control en público, sienta que su cuerpo o que el ambiente es irreal, muestre una inusual agitación al salir a la calle, etc.

Por cómo limita la vida de la persona, estamos hablando de un trastorno grave que, en los casos más severos que no siguen un tratamiento, puede hacer que la persona permanezca en su hogar durante años, sin poder trabajar o ver a la familia. En ese momento, es muy fácil que la persona caiga en depresión o que empiece a abusar de drogas para salir de su realidad. De ahí que sea importante tratar la agorafobia, con un tratamiento que engloba normalmente psicoterapia y, en algunos casos, administración de medicamentos antidepresivos y/o para la ansiedad.

que-es-agorafobia

Fobia social: ¿qué es?

La fobia social, también conocida como ansiedad social, es un trastorno de ansiedad que consiste en el miedo irracional a exponerse a situaciones sociales por el temor a ser humillado, rechazado, juzgado o evaluado negativamente. Se trata de un miedo clínicamente significativo donde la persona vive limitada por el temor a hacer el ridículo o ser el centro de atención.

Todo aquello que involucre un contacto con otras personas, ya sea en espacios cerrados o abiertos, genera síntomas de ansiedad en el paciente, pues existe un profundo miedo irracional hacia el escrutinio y juzgamiento ajeno. Igual que cuando hablábamos de la agorafobia, sus causas no están del todo claras, aunque sí sabemos que tiende a empezar en la adolescencia y que su incidencia en la población es de aproximadamente el 7,1%.

A diferencia de las personas tímidas, que son capaces de participar en situaciones sociales, las personas con ansiedad social se sienten incapaces, pues dicha participación genera en ellos síntomas tales como dificultad para hablar, temblores, sudoración, náuseas, ruborización, tensión muscular, sensación de quedarse en blanco y todo tipo de sensaciones psicológicas negativas que involucran la idea de estar haciendo el ridículo.

De ahí que una persona con fobia social evite asistir a fiestas y reuniones sociales, hablar en público, conversar con extraños, tener citas, hablar con cajeros en el supermercado (por poner un ejemplo), conocer a personas nuevas, comer o beber en público… En definitiva, va a huir de todo aquello que, en un contexto social, pueda hacerle sentir que va a ser juzgado negativamente o convertirle en el centro de atención.

Por cómo limita la vida de la persona y por cómo abre las puertas a complicaciones como pérdida de autoestima, hipersensibilidad a las críticas, aislamiento social, problemas laborales e incluso caída en el abuso de drogas e ideas de suicidio, es esencial detectar el problema (tenemos la “ventaja” de que la persona es consciente de que sufre un problema de ansiedad social) e iniciar el tratamiento, que consiste en psicoterapia (el enfoque cognitivo-conductual es el que ha mostrado mejores resultados), la administración de medicamentos o una combinación de ambos.

que-es-fobia-social

Ansiedad social y agorafobia: ¿en qué se diferencian?

Tras analizar las bases clínicas de ambos trastornos de ansiedad, seguro que sus diferencias han quedado más que claras. Aun así, por si necesitas (o simplemente quieres) disponer de la información de una manera más resumida y con un carácter más visual, hemos preparado la siguiente selección de las principales diferencias entre fobia social y agorafobia en forma de puntos clave.

1. La agorafobia es el miedo a los espacios abiertos; la fobia social, a las situaciones sociales

La diferencia más importante. Ambos son trastornos de ansiedad, pero la agorafobia es el miedo irracional a los espacios abiertos, las multitudes, los lugares públicos y, en definitiva, todos aquellos espacios donde la persona siente que podría ser difícil escapar o disponer de ayuda. Por tanto, es el miedo a estar solo en espacios exteriores.

En cambio, en la fobia social no existe este miedo a los espacios abiertos, sino a la exposición a situaciones sociales, sin importar si estas ocurren en interiores o exteriores. Así pues, la ansiedad social es el miedo a exponerse al contacto con otras personas, pues el temor radica no en el ambiente en sí, sino en las situaciones sociales.

2. En la agorafobia, el temor es a un ataque de pánico; en la fobia social, a ser juzgado

Una persona con agorafobia tiene el temor de que su fobia le conduzca a perder el control en un espacio público y a experimentar un ataque de pánico. En cambio, una persona con fobia social no teme a esto, sino que lo que le genera miedo es la idea de ser rechazado, juzgado, humillado o evaluado negativamente tras exponerse a una situación social.

3. La fobia social es más común que la agorafobia

La ansiedad social es una patología más frecuente que la agorafobia. Y es que de acuerdo a los estudios demográficos, mientras que la agorafobia tiene una incidencia de aproximadamente el 0,9%, la fobia social presenta una incidencia del 7,1%, con casos más o menos severos, evidentemente. Es decir, hay más personas con miedo a exponerse a situaciones sociales que con temor irracional a los espacios abiertos.

ansiedad-social-agorafobia

4. Las personas con fobia social prefieren estar solas; las personas con agorafobia, lo evitan

Las personas con fobia social, debido a ese miedo a ser juzgadas en público, tienden a preferir estar solas, con un pequeño núcleo de confianza, evitando el contacto con desconocidos, huyendo de conocer a nuevas personas e incluso aislándose en sí mismas. En cambio, las personas con agorafobia, si bien pueden pasar mucho tiempo en su hogar, no buscan esta soledad. Es más, en el contexto de exponerse a aquello que les da miedo, que son los espacios públicos, jamás querrán hacerlo solas.

5. Las causas son distintas

Ambas patologías tienen un origen que, como sucede con la mayoría de trastornos mentales, no responden a un único desencadenante. Pero dentro de este contexto, la agorafobia suele responder más a la experimentación de un ataque de pánico en el pasado, que hace que la persona desarrolle temor a volver a experimentarlo en el futuro, generando así el caldo de cultivo para el desarrollo de la fobia.

En cambio, en la fobia social no existe ningún desencadenante claro, sino que responde a factores psicológicos, genéticos y biológicos. Esto explica que, a diferencia de la agorafobia, que puede surgir en cualquier momento de la vida en función de cuándo suframos la experiencia negativa que la desencadena, la fobia social suela emerger en la adolescencia.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies