Infoxicación Digital: ¿qué es y cómo puede evitarse?

La infoxicación digital es un concepto que apela a cómo, desde la llegada de Internet, estamos expuestos a una constante avalancha de información que, paradójicamente, nos impide estar informados en profundidad.

infoxicacion-digital

Internet, para bien y para mal, ha cambiado profundamente el mundo en el que vivimos en un viaje que es únicamente de ida. Y es que no hay vuelta atrás. El mundo se ha globalizado y el paradigma de la comunicación ha cambiado para siempre. El 55,1% de la población mundial es usuaria activa de alguna red social, con 4.300 millones de usuarios activos que pasan una media diaria de 2 horas y 22 minutos en alguna red.

Cada minuto que pasa, 95 millones de fotos son publicadas en Instagram, 300 horas de contenido son subidas a YouTube, 500.000 snapchats son enviados, 360.000 tweets son publicados y 70 millones de mensajes son enviados a través de Whatsapp. En menos de cincuenta años, Internet ha pasado de ser una simple fantasía a dominar la sociedad en la que vivimos.

Y aunque es cierto que esta globalización ha aportado innumerables beneficios, no podemos obviar su lado oscuro. Y es que paradójicamente, la “era de la información” es aquella en la que estamos menos informados. Y es aquí cuando entra en juego un concepto clave para comprender cómo, desde la llegada de Internet, estamos expuestos a una avalancha masiva de información que nos impide estar informados en profundidad acerca de la realidad en la que vivimos.

Estamos hablando de la “infoxicación digital”, que apela a esta intoxicación por exceso de información como consecuencia de la irrefrenable expansión de los medios de comunicación digitales y, sobre todo, de la posibilidad de que cualquier persona, desde su red social, difunda información falsa. Y en el artículo de hoy, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a indagar en las bases de esta infoxicación digital, comprendiendo qué es y cómo puede evitarse.

¿Qué es la infoxicación digital?

La infoxicación digital es un concepto que apela a cómo el exceso de información al que estamos sometidos a través de Internet nos lleva, paradójicamente, a estar menos informados que nunca. Estamos siendo bombardeados constantemente por información de muchos medios digitales y redes sociales, algo que deriva en esta intoxicación por sobrecarga de información.

Nunca habíamos tenido acceso a tal cantidad de información, pero aunque parezca contradictorio, esto ha hecho que estamos menos informados, pues realizamos una peor gestión de todos los datos que recibimos al tiempo que podemos ser víctimas de las famosas Fake News o noticias falsas. La gran cantidad de información que tenemos disponible nos dificulta a la hora de tomar decisiones o mantenernos informados en profundidad.

Paradójicamente, nunca habíamos estado tan poco informados como en la denominada “era de la información”. Y es que todos, alguna vez, nos hemos sentido abrumados por toda la información a la que tenemos acceso, especialmente desde la expansión de los smartphones. A un solo clic de distancia, tenemos acceso a una cantidad casi infinita de información en cuestión de segundos.

Cuando estamos “infoxicados”, no podemos parar de recibir inputs de información, saltando de una noticia a otra pero sin profundizar en ella y consumiendo contenido irrelevante que, en muchas ocasiones, puede llegar a ser falso. Al mismo tiempo, nos sentimos angustiados por miedo a perdernos cosas.

Así pues, de la relación entre la existencia de demasiados datos y el poco tiempo para consumir toda la información emerge esta infoxicación digital, un concepto acuñado en 1996 por Alfons Cornellà, empresario y consultor de empresas español, que se basa en esa necesidad de estar siempre conectado pero siendo incapaz de profundizar en una información concreta.

que-es-infoxicacion-digital

Causas de la infoxicación digital

La causa principal detrás de la infoxicación es, evidentemente, la irrefrenable expansión de Internet, los medios de comunicación digitales y las redes sociales. Y es que este exceso de información es, en un sentido figurativo, una de las grandes pandemias del siglo XXI. Ahora bien, hay ciertas circunstancias, tanto de la persona como del entorno digital que la rodea, que pueden favorecer el desarrollo de esta “intoxicación por exceso de información”.

En primer lugar, debemos hablar del estrés o, más concretamente, del distrés, aquella forma negativa de estrés. La enorme competitividad laboral, las exigencias impuestas y autoimpuestas y la exposición a las redes sociales ha hecho que el estrés tenga un enorme impacto en la población, pues 9 de cada 10 personas afirman haberlo experimentado en el último año.

Esto hace que, por la necesidad de cumplir con nuestras obligaciones en el menor periodo de tiempo, consumamos contenidos de una forma muy superficial, sin llegar a profundizar en la información. Así, cuando estamos estresados, es más probable que suframos de esta infoxicación digital.

En segundo lugar, debemos tener en cuenta que no toda la información que hay en Internet es de calidad. Cualquier persona o entidad puede abrir un blog o publicar contenido a través de redes sociales que puede ser falsa, entrando así en el terreno de las Fake News, y que nosotros, por los sesgos cognitivos, la asimilemos como cierta. En ese momento, nos estamos desinformando, no informando.

En tercer lugar, hay que tener en cuenta que la inexperiencia en un campo concreto en el que nos queremos informar puede llevarnos a tener problemas a la hora de discernir entre la información buena y la de mala calidad. Y si a esto le sumamos la falta de criterio que muchas veces tenemos para discernir entre fuentes y la creencia de que con una sola búsqueda podemos tener toda la información que necesitamos, se hace el cóctel perfecto para estar infoxicados.

En cuarto lugar, debe valorarse también el hecho de que querer saber de todo puede llevarnos, si nos tomamos al pie de la letra la frase de “la información es poder”, a estar infoxicado, pues en esta voluntad inalcanzable de querer saberlo todo podemos acabar cayendo en el exceso de información y, por tanto, en esta infoxicación.

Y en quinto y último lugar, existe también esa preocupación que todos tenemos de “perdernos algo”. Vivimos con la angustia de no leer todas las noticias, de que se nos escapen las publicaciones de nuestros artistas favoritos, de no consumir todas las tendencias en Twitter… Este miedo es el que nos lleva, inconscientemente, a estar infoxicados.

causas-infoxicacion

Síntomas de la infoxicación digital

Llegados a este punto, tal vez te preguntes o tengas dudas de si estás infoxicado. Es normal. Por ello, a continuación vamos a indicar algunas de las principales señales que suelen indicar que somos presa de esta intoxicación por información. Cabe destacar que cada persona manifiesta unos “síntomas” específicos con mayor o menor intensidad.

Pero sea como sea, la tendencia a leer solo titulares o a leer el contenido en diagonal (para así acabar rápido e ir a otro), la tendencia a quedarse solo con la información más visual, la sensación de bloqueo ante tanta información de tantas fuentes distintas (que puede llevar a que acabemos sin consumir ninguna), la insatisfacción por pensar que no puedes consumir toda la información que querías, la tendencia a estar comprobando constantemente las notificaciones del móvil, el miedo a no conocer las novedades o actualizaciones de un tema y el malestar por sentirnos ineficientes en nuestras tareas son los principales signos de que existe un problema de infoxicación.

Como vemos, esta infoxicación digital no es ninguna tontería. No es una curiosidad del mundo globalizado en el que vivimos. Es un verdadero problema no solo en el sentido de que estamos creando un mundo que cada vez está más desinformado por este exceso de contenido y por la facilidad de difusión de noticias falsas, sino que abre la puerta a problemas emocionales en muchas personas que se sienten abrumadas por esta avalancha informativa. Por ello, es importante saber cómo evitar los daños de esta infoxicación.

sintomas-infoxicacion

Cómo se puede evitar la infoxicación digital

Evitar por completo la infoxicación digital es, por desgracia, imposible. Y es que es una consecuencia inevitable del mundo que, entre todos, hemos creado. Aun así, sí que existen una serie de pautas que pueden seguirse para reducir el impacto que este exceso de información puede tener en nuestra vida y en nuestra salud mental, ayudándonos a, dentro del caos, conseguir una cierta calma en lo que a obtención de información se refiere.

Por regla general, se recomienda buscar fuentes de información de calidad (priorizando la calidad frente a la cantidad y eligiendo 2-3 fuentes para consultar siempre la información, estando contrastando pero solo de portales que han demostrado ser fiables), usar herramientas de curación de contenidos (aplicaciones que filtran la información), usar lectores de RSS (canales que sirven para difundir información actualizada de las fuentes de contenido a las que nos hemos suscrito), organizar mejor el tiempo, establecer prioridades, seguir a marcas o personas fiables en redes sociales, tener un criterio propio para cribar la información, desactivar las notificaciones en el móvil (para no estar todo el tiempo pendiente) y marcar un tiempo máximo para las búsquedas de información.

Con estas pautas, la infoxicación no va a desaparecer del todo, pues, como decimos, es una inevitable consecuencia del mundo actual. Pero, entre todos, está en nuestras manos reconducir el mundo de la comunicación para que la era de la información sea eso, la era de la información y no de la desinformación.

prevenir-infoxicacion
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies