Responsabilidad Afectiva: ¿qué es y cómo debe trabajarse?

La responsabilidad afectiva se define como la capacidad de ser consciente del impacto emocional que las propias acciones tienen sobre los demás. Las personas responsables son aquellas que establecen vínculos más sólidos, saludables y duraderos con los demás.

responsabilidad-afectiva

En la actualidad vivimos en una sociedad en la que prima el egocentrismo y la satisfacción de los propios deseos y necesidades, sin pensar demasiado en lo que le sucede a los demás. Esta cultura del “yo” ha impregnado nuestras relaciones y ha cambiado la manera en la que las gestionamos. Añadido a esto, el uso de las redes sociales para comunicarnos y relacionarnos con los demás también ha favorecido una actitud cada vez menos considerada hacia aquellas personas con las cuales nos vinculamos.

En medio de este escenario, en los últimos años ha emergido un concepto cada vez más popular: hablamos de la responsabilidad afectiva. Este término hace referencia a una actitud que todos deberíamos tener en nuestras relaciones, por la cual nos hacemos cargo del impacto que nuestras palabras y acciones tienen sobre otras personas.

Aunque ser responsable en el plano afectivo es algo necesario en cualquier tipo de relación, esta cuestión cobra especial relevancia en el ámbito romántico y de la pareja. En un mundo en el que lo habitual es anteponer el bienestar y los deseos de uno mismo a todo lo demás, ser responsable afectivamente se presenta como una alternativa para forjar relaciones sentimentales mucho más saludables. En este artículo vamos a comentar en detalle qué es la responsabilidad afectiva y de qué manera podemos entrenar esta capacidad.

¿Qué es la responsabilidad afectiva?

La responsabilidad afectiva se define como la capacidad de ser consciente del impacto emocional que las propias acciones tienen sobre los demás. Las personas responsables en este sentido, son aquellas que comprenden de una forma genuina la dinámica de las relaciones interpersonales. De esta manera, quienes mejor se desenvuelven en este sentido son capaces de forjar vínculos más sólidos, saludables y duraderos con los demás.

Ser responsable a nivel afectivo no implica anteponer las necesidades del otro a las propias. De esta manera, sólo estaríamos volviendo a caer en un extremo poco saludable y adaptativo. En realidad, la responsabilidad implica hallar un equilibrio o balance entre lo que la otra persona siente y piensa y lo que nosotros pensamos y sentimos.

Como venimos comentando, la responsabilidad afectiva es importante en todas nuestras relaciones interpersonales. No obstante, esta cobra una relevancia especial en lo que refiere a las relaciones sentimentales, ya sea en el marco de una pareja estable o en relaciones esporádicas sin compromiso.

La baja responsabilidad afectiva es especialmente frecuente en la actualidad y ocasiona enormes daños psicológicos en las personas que la sufren. El uso de las redes y las nuevas tecnologías ha facilitado, en parte, que esta actitud sea aceptada y vista como algo normal. Ejemplos de ello son el ghosting, el benching o el breadcrumbing.

En el ghosting, alguien desaparece de repente, dejando de coger llamadas y responder a los mensajes de la persona con la que había estado quedando. En el benching, se mantienen conversaciones online con personas con las que nunca se llega a quedar personalmente, ya que se las utiliza como alternativas de repuesto o segundo plato en caso de no tener más citas.

En el breadcrumbing, una persona envía mensajes contradictorios en redes a otra. Así, muestra su interés de manera evidente y de pronto deja de responder, para luego volver a mostrarse cercana de nuevo y así “enganchar” a su víctima. Todos estos ejemplos representan una dinámica relacional inadecuada, en la que no se habla de manera honesta de los propios sentimientos y se ignora la repercusión psicológica de los propios actos sobre la otra persona.

que-es-responsabilidad-afectiva

¿Qué significa ser responsable afectivamente?

En el marco de una relación, es posible que los sentimientos que existen de por medio impidan valorar de manera razonable las situaciones de conflicto o diferencias. En muchos casos, se naturalizan comportamientos que son dañinos y que no deben suceder, con independencia de si la relación es o no formal. Cuando alguno de los miembros de la pareja carece de la capacidad para entender que sus actos pueden repercutir en las emociones del otro, es altamente probable que la relación se vea perjudicada.

El concepto de responsabilidad afectiva puede resultar muy abstracto, por lo que vamos a desglosarlo para comprender de manera más exacta qué significa ser responsable emocionalmente con nuestra pareja. Por un lado, esta capacidad tiene que ver con tener una visión más allá del propio ego. Es decir, entender que una relación es cosa de dos.

Así, ser responsable con el otro implica empatizar con su persona, dejar a un lado actitudes egoístas y tratar de comprender las virtudes y defectos del otro, ya que él o ella también deberá gestionar y tolerar los tuyos. Ser responsable afectivamente también significa entender que en toda relación existen conflictos y discusiones. Así, cuando existan diferencias, esta capacidad permite asumir la responsabilidad de las propias acciones, saber disculparse y disculpar al otro cuando se equivoca.

Por supuesto, las situaciones de roce deben ser esporádicas, pues de lo contrario es posible que la relación no esté funcionando con unas bases adecuadas. La responsabilidad emocional también tiene mucho que ver con la gestión de las propias emociones. Quienes tienen esta capacidad, saben reconocer sus estados emocionales y tratan de gestionarlos, en lugar de responsabilizar y culpar al otro de ellos.

ser-responsable-afecto

¿Cómo debe trabajarse la responsabilidad afectiva?

Como venimos comentando, la responsabilidad afectiva es necesaria para poder establecer relaciones sentimentales saludables. Aunque no todo el mundo parece tener esta capacidad, la buena noticia es que se puede entrenar. De esta manera, ahora que ya hemos aclarado qué implica ser responsable afectivamente, es el momento de conocer los puntos clave a trabajar para conseguir formar relaciones basadas en la confianza y el respeto mutuo.

1. Aprende a ser asertivo

La comunicación asertiva es una herramienta de enorme ayuda en todas y cada una de nuestras interacciones sociales. Sin embargo, en el plano de la pareja es un aspecto esencial. Aprender a comunicarse con el otro de esta forma nos permite expresar lo que pensamos y sentimos de manera clara sin atacar ni herir a la otra persona. De esta forma, no nos dejamos someter, pero tampoco pretendemos anular o invalidar cómo se siente nuestra pareja. Una comunicación asertiva es abierta, clara, y honesta, lo que permite resolver las diferencias y los conflictos de forma adecuada.

2. Aprende a negociar

En las relaciones de pareja es natural que aparezcan discrepancias. En muchos casos, uno de los dos miembros de la pareja pretende imponer su punto de vista, ignorando el del otro. Ser responsable afectivamente tiene mucho que ver con saber negociar, llegar a acuerdos y consensos. Encontrar el equilibrio entre lo que quiere tu pareja y lo que deseas tú es mucho más saludable que imponer la forma de ver y hacer las cosas de uno de los dos. De esta manera, las parejas más sanas y felices son aquellas que pueden conversar de forma calmada y respetuosa sobre sus diferencias, para lograr encontrar un punto de encuentro.

3. Deja atrás el egoísmo

Una relación es cosa de dos, por lo que ser responsable afectivamente es incompatible con adoptar una actitud egocéntrica y egoísta. Muchas personas mantienen relaciones de pareja anteponiendo sus propios deseos y necesidades antes que nada. Así, adoptar una actitud responsable requiere comprender que hay una persona a tu lado con sus propias necesidades y sentimientos, los cuales deben ser respetados.

4. Comprende que toda relación tiene subidas y bajadas

Formar una relación de pareja formal tiene que ver con el compromiso, con estar en las buenas y en las malas de manera incondicional. Muchas personas tienden a desaparecer cuando las cosas se tuercen, lo que denota una total ausencia de responsabilidad afectiva. Una actitud responsable es aquella que transmite confianza y cuidados, de manera que los dos miembros de la pareja se apoyan sin fallarse.

5. Recuerda que tus acciones tienen una repercusión

En ocasiones, podemos dejarnos llevar por nuestros impulsos y sentimientos, cometiendo acciones que son dañinas para la otra persona. En este sentido, es esencial que hagamos un ejercicio de empatía, adquiriendo una mayor conciencia de nuestros actos y palabras y cómo estos pueden herir a la pareja.

responsable-afectivo

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de la responsabilidad afectiva, una capacidad por la cual nos hacemos conscientes de los sentimientos y pensamientos de las personas con las que nos relacionamos. Cometer errores en nuestras relaciones es normal, pero saber reflexionar acerca de ellos e intentar mejorar nuestros puntos débiles es de gran ayuda para construir vínculos más saludables con los demás.

La responsabilidad afectiva permite evitar mucho sufrimiento innecesario en el marco de la pareja, pues una actitud responsable implica trabajar la comunicación asertiva y la empatía, con el fin de resolver de una mejor manera las diferencias y conflictos que puedan aparecer en la relación.

En una sociedad donde prima el egocentrismo y una actitud desconsiderada con los demás, optar por una actitud responsable requiere hacer un ejercicio de esfuerzo y voluntad por mejorar. Las relaciones perfectas no existen y las diferencias son normales. La clave reside en actuar de una manera responsable para formar relaciones basadas en la seguridad, la confianza o el cuidado mutuo.

Con independencia de si mantienes una relación estable o prefieres los rollos temporales sin compromiso, recuerda siempre ser honesto respecto a tus sentimientos a la vez que respetas los de la otra persona.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies