Gaslighting: ¿en qué consiste esta sutil forma de abuso emocional?

El gaslighting es una sutil forma de abuso emocional para conseguir que una persona dude de su criterio y de manipulación psicológica de su percepción de la realidad. Veamos en qué consiste.
Gaslighting

Año 1938. Se estrena, en Reino Unido, la obra de teatro Gas Light, la cual contaría también con adaptaciones cinematográficas en 1940 y 1944, la última de ellas protagonizada por la célebre Ingrid Bergman. Una obra que, sin buscarlo, derivaría en un concepto muy importante para la Psicología.

Gas Light basa su argumento en un hombre que intenta convencer a su mujer de que está loca, manipulando objetos del ambiente e insistiendo, de forma constante, en que ella está teniendo lagunas de memoria. Aludiendo a las lámparas de gas (gas light en inglés) en referencia a las que usa el marido en el desván para encontrar una fortuna escondida, la obra teatral y posteriores películas trataron de forma increíble esta manipulación.

Una manipulación psicológica y un abuso emocional que consistía en alterar la percepción de la realidad de una persona para conseguir así que dude de su propio criterio. Desde los años 70, el concepto gaslighting, procedente de la obra de teatro y película, ha sido utilizado coloquialmente para hablar de esta forma de abuso y manipulación sutil.

Hoy en día, el término ha sido acuñado por la literatura clínica y estudiado por la Psicología moderna para comprender las bases de esta forma de abuso psicológico. Y en el artículo de hoy, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, exploraremos las bases del gaslighting, viendo en qué consiste, qué efectos tiene en nuestra salud emocional, cómo puede detectarse y, en caso de que sea necesario, cómo combatirlo.

¿Qué es el gaslighting?

El gaslighting es una, generalmente sutil, forma de abuso emocional caracterizada por manipular la percepción de la realidad de otra persona. Es un tipo de abuso psicológico en el que una persona niega la realidad, da por sucedido algo que nunca sucedió, presenta información falsa y duda de la cordura de una persona de su entorno para así manipular su memoria, percepción, juicio y pensamientos.

Se trata de un concepto cuyo origen ya hemos narrado y que designa ese tipo de abuso emocional sutil en que busca que una persona dude de su propio criterio, algo que se consigue poniendo en duda su cordura y escenificando situaciones extrañas que tienen la intención de desorientar a la persona que recibe el abuso.

La persona que abusa, ya sea de forma consciente o inconsciente, está usando estrategias comunicativas y conductuales que siembran dudas en la víctima, la cual, tras un tiempo sometida a esta insidiosa manipulación emocional, termina cayendo en la ansiedad, la angustia, la confusión, la tristeza, etc.

Pero, ¿cuáles son estas estrategias? Básicamente, el gaslighting se basa en retener, contrarrestar, bloquear, trivializar y negar. Es decir, una persona abusiva que usa esta forma de manipulación psicológica finge no entender o se niega a escuchar, cuestiona la memoria de su víctima, pone en duda todo lo que la persona le presenta, cuestiona las inquietudes de su víctima, cambia de tema cuando le apetece, minimiza las preocupaciones de su víctima, hace sentir mal a su víctima por pensar según qué cosas, niega haber hecho determinadas promesas y pretende haber olvidado las cosas cuando es necesario fingir.

Como vemos, pese a que especialmente al principio esta forma de abuso emocional y manipulación psicológica pueda parecer sutil, a larga deriva siempre en una situación de relación tóxica increíblemente destructiva para la víctima, pues dudar de nuestra propia percepción de la realidad hace que nuestra salud emocional se derrumbe y que, por tanto, dependamos emocionalmente de la persona abusadora. El gaslighting debe poder detectarse y combatirse. Y esto es lo que explicaremos a continuación.

Gaslighting qué es

¿Cómo puede detectarse el gaslighting?

En una relación, el gaslighting ocurre de forma gradual y sutil. Es más, al principio, muchos de los comportamientos de abuso emocional y manipulación psicológica pueden parecer inofensivos, pero si no se detectan y se corta de raíz el problema, derivará en confusión, ansiedad, aislamiento e incluso sentimientos depresivos en la víctima. Por ello, lo primero que debemos tener claro es cómo darnos cuenta de que estamos sufriendo esta situación.

¿Cuáles son las 10 señales del gaslighting?

Robin Stern, cofundadora y directora del Centro de Inteligencia Emocional de Yale, publicó, en el año 2007, el libro “The Gaslight Effect: How to Spot and Survive the Hidden Manipulation Others Use to Control”, una obra en la que describe asombrosamente este fenómeno. De ella, hemos podido recoger las siguientes señales para ver si estamos sufriendo este gaslighting:

  • Cuestionas tus ideas y acciones constantemente
  • Siempre te estás disculpando (y no solo a la pareja abusiva, sino en general)
  • Te sientes mal por ser demasiado sensible
  • No entiendes por qué no eres feliz si todo te va bien (sin saber que estás sufriendo este abuso)
  • Estás empezando a mentir para evitar que manipulen tu realidad
  • Retienes información para no tener que dar excusas
  • Tienes problemas para tomar decisiones (incluso aquellas simples y/o triviales)
  • Te preguntas constantemente si eres suficientemente buena/o
  • Tiendes a excusar el comportamiento de tu pareja
  • Tienes la sensación de que eres incapaz de hacer cosas bien

Es muy importante estar atenta o atento a estas señales, pues son las primeras y principales evidencias de que podemos estar sufriendo gaslighting por parte de, generalmente, nuestra pareja (lo más habitual, evidentemente), pero también por parte de amigos, compañeros de trabajo e incluso familiares.

¿Qué efectos tiene el gaslighting en la víctima?

Además de estas señales, debemos conocer también qué efectos emocionales tiene en nosotros el hecho de estar sufriendo gaslighting. Y, en este sentido, el bajo estado de ánimo es una de las principales consecuencias. Toda esta situación, seas o no consciente de ella, te hará sentirte inferior, inseguro y triste.

La ansiedad, la confusión, la angustia, la tristeza y los sentimientos depresivos son los principales efectos en la salud emocional de la persona que sufre este tipo de manipulación psicológica. Y, en una situación de pez que se muerde la cola, este bajo estado de ánimo hará que las relaciones sociales se reduzcan.

La persona se alejará de su círculo de amistades. Y este alejamiento derivará en un estado de ánimo más bajo. Y esto, a su vez, reducirá más las relaciones. Y así en un círculo vicioso que termina por derrumbar a la persona, la cual se ve condenada a depender emocionalmente de la persona que está abusando de ella.

A corto, medio o largo plazo, la persona que recibe el abuso dudará de su capacidad para recordar bien las cosas, dudará de su propio criterio y raciocinio, creerá que ha perdido la cordura (que está loca), podrá llegar a asumir que padece un trastorno psicológico y verá su autoestima hecha añicos.

Gaslighting efectos

¿Cómo puede combatirse el gaslighting?

Hemos visto qué es el gaslighting, cuáles son las características y estrategias del abusador, cómo puede detectarse y qué efectos y consecuencias tiene en la salud emocional de la persona que es manipulada psicológicamente. Pero, ¿qué podemos hacer si sufrimos gaslighting?

Por desgracia, no hay una solución sencilla ni aplicable a todos los casos. Cada situación es única y, por tanto, debe ser combatida de una forma especial. Además, dependiendo de en qué grado haya calado en nosotros este abuso emocional, nuestro criterio estará tan distorsionado que no seremos capaces de abandonar la relación. Y, por si fuera poco, al no haber abusos físicos, puede ser difícil de percibir por los seres queridos que, sin duda, de saber la situación, harían algo para ayudar.

De todos modos, lo primero que debemos hacer es ser capaces de detectar las señales que hemos comentado anteriormente, explorar nuestra salud psicológica en busca de las consecuencias previamente citadas y, en caso de que así sea, reconocer que tenemos un problema que debe ser solucionado.

Posteriormente, dependiendo, claro está, del caso en concreto y del grado de abuso emocional, la comunicación con la pareja se hace esencial. No olvidemos que el gaslighting no siempre es realizado conscientemente por el abusador. Y como puede ser inconsciente, hablar abiertamente de lo que crees que está sucediendo puede ser de ayuda para que abra los ojos y que solucionéis el problema juntos y hablando.

Por desgracia, sabemos perfectamente que esto no siempre es posible y que el gaslighting puede ser un acto de abuso totalmente consciente, en cuyo caso la comunicación activa no será de ayuda. En este contexto, toca reforzar los sentimientos propios, algo que puede ser difícil pero que con esfuerzo y/o con la ayuda de seres queridos (incluso de un psicólogo si lo necesitas) puede conseguirse.

Recuperar la autoestima, volver a confiar en el criterio propio, tener claro que estamos siendo manipulados y que no estamos “locos” y fortalecer nuestras emociones es lo más importante para reunir el valor de cortar una relación tóxica que solo hará que destruirnos por dentro.

Confía en tu intuición, no busques la aprobación de la persona que está abusando de ti, recupera esas amistades de las que quizás te has distanciado, recuerda que tienes la total soberanía sobre tus sentimientos (tus emociones no pueden depender de otra persona), sé consciente en todo momento de tus valores, no te disculpes por sentir lo que sientes, no permitas que nadie traspase tus límites, mantente firme y, sobre todo, quiérete. Poco a poco, podrás salir de esta prisión de dudas en la que te han encerrado.

Y, por supuesto, no dudes en solicitar la atención de un profesional de la salud mental si crees que lo necesitas. Las sesiones de psicoterapia en manos de un psicólogo pueden ayudarte mucho no solo a detectar el problema, sino a reunir las fuerzas para separarte de esta destructiva relación. Con el gaslighting, igual que con cualquier otra forma de abuso emocional y manipulación, tolerancia cero.

Combatir Gaslighting
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies