Suicidio en personas mayores: 4 señales de alerta

El suicidio es un problema que afecta a todas las edades, aunque las personas mayores constituyen un colectivo particularmente vulnerable debido a los cambios y características propios de la tercera edad.

suicidio-personas-mayores

El suicidio es un acto por el cual una persona se provoca de forma intencional la muerte. Acabar con la propia vida es un acto de respuesta ante un profundo sufrimiento y una gran desesperanza con respecto al futuro. Quienes se replantean la posibilidad del suicidio a menudo ven su vida desde una visión de túnel, por la cual no contemplan más alternativas viables para resolver su situación que no sean la muerte. De esta forma, cuando alguien piensa en acabar con su vida lo que desea no es morir, sino terminar con un sufrimiento insoportable.

El suicidio es una realidad presente en todas las franjas de edad. Sin embargo, la tercera edad es una etapa del ciclo vital que, debido a sus particularidades, puede favorecer la aparición de ideación suicida. En este artículo vamos a hablar acerca del suicidio en personas mayores y qué señales pueden alertar de que existe riesgo en un individuo de esta franja etaria.

La cruda realidad del suicidio

El suicidio constituye un gran problema de salud pública que, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), se cobra la vida de 703.000 personas cada año en el mundo. Como ya hemos adelantado, esta lacra no discrimina por edad y afecta a todas las franjas etarias. En este sentido, cobra una importancia excepcional la prevención. Existen intervenciones con evidencia científica y un balance coste-beneficio adecuado que pueden paliar este problema, siempre y cuando sean aplicadas siguiendo una estrategia integral y multisectorial.

En este trabajo preventivo es crucial detectar aquellos grupos de riesgo que poseen mayor probabilidad de cometer un suicidio. En términos generales, el riesgo se dispara en aquellos individuos que han sufrido conflictos, abusos, aislamiento o pérdida de seres queridos. De igual manera, colectivos en situación de discriminación, como son los migrantes y refugiados, lesbianas, homosexuales, bisexuales, transexuales e intersexuales, así como reclusos, están expuestos a un riesgo mayor de acabar con su vida. No obstante, cabe destacar que el principal factor de riesgo es, con mucha diferencia, el haber cometido un intento de suicidio con anterioridad.

En este artículo vamos a centrarnos en un colectivo que siempre es olvidado y dejado de lado: la tercera edad. Las personas mayores también son vulnerables al maltrato (físico, sexual, psicológico, emocional, económico o material), al abandono, a la falta de atención y a graves pérdidas de dignidad y respeto. Esto, sumado a su deterioro físico y cognitivo, hace que las personas mayores puedan llegar a sufrir hasta el punto de plantearse acabar con su vida.

Las causas detrás del malestar que detona un intento de suicidio pueden ser muy variadas. Entre las más habituales, podemos hablar de dificultades económicas, problemas en las relaciones interpersonales, situaciones de violencia o soledad. Muchas veces, estas difíciles circunstancias dan forma a trastornos psicopatológicos, como por ejemplo la depresión. No obstante, los suicidios no siempre se producen en el marco de un trastorno mental. A veces, las personas sencillamente sopesan esta posibilidad debido a que no contemplan otras vías de solución y se sienten desesperadas.

suicidio-realidad

¿Qué es el suicidio?

El suicidio es un acto por el cual una persona decide quitarse la vida. En ocasiones este queda en un intento, aunque en muchos casos llega a consumarse. La motivación principal que lleva a una persona a acabar con su vida es un profundo sufrimiento psicológico. Este puede estar originado por infinidad de situaciones que generan un malestar insostenible y una gran desesperanza respecto al futuro.

Habitualmente, quien tiene ideas suicidas muestra lo que se ha denominado en psicología “visión de túnel”, que consiste en una visión estrecha y rígida de la realidad que impide a la persona valorar opciones y alternativas para afrontar la realidad que tiene frente a sí. Así, se afianza la creencia de que la única forma de encontrar alivio y paz es morir.

Las personas pueden plantearse el suicidio impulsadas por muchos tipos de situaciones, aunque en todas ellas el denominador común es un gran dolor emocional. Existen algunos factores de riesgo que hacen más probable que una persona cometa un suicidio:

  • Ser varón es un factor de riesgo para consumar un suicidio, mientras que ser mujer lo es para cometer un intento.
  • Ser mayor de 40 años
  • Existencia de intentos previos (uno de los factores de riesgo más potentes).
  • Existencia de antecedentes de suicidio consumado en la familia.
  • Consumo de tóxicos
  • Impulsividad
  • Desesperanza
  • Existencia de psicopatologías como el trastorno bipolar, el alcoholismo, la depresión, la esquizofrenia o los trastornos de la personalidad.

El suicidio en personas mayores

Como ya adelantamos anteriormente, el suicidio es un fenómeno que posee unas características particulares cuando tiene lugar en la tercera edad. Recientemente, los suicidios en personas mayores se han ido incrementando, de manera que los mayores de 60 años representan un alto porcentaje de las personas que tratan de quitarse la vida.

Es importante tener presentes algunas diferencias que el suicio en la tercera edad muestra en comparación con el que se produce en otros momentos de la vida. Existe una tendencia autolesiva menor que en los jóvenes, pues lo que se busca es acabar con la propia vida de la manera más eficaz posible. En la línea de lo anterior, las personas mayores suelen recurrir a métodos más letales que los jóvenes.

No obstante, algunas veces sucede que se produce un suicidio “pasivo”, por el que la persona descuida sus necesidades para morir poco a poco. Sin embargo, cuando una persona mayor decide suicidarse, suele hacerlo tras una cuidada premeditación y reflexión y no de manera impulsiva. A diferencia de lo que ocurre con personas más jóvenes, hay una menor tendencia a enviar señales previas que permitan detectar que algo no va bien (comentarios, actitudes…).

que-es-suicidio-personas-mayores

4 señales de alerta de suicidio en personas mayores

Lo cierto es que, aunque cada caso es diferente, generalmente el suicidio aparece en personas expuestas a ciertos factores de riesgo. A continuación, vamos a comentar aquellos que favorecen el riesgo de suicidio y deben hacer saltar las alarmas.

1. Factores de riesgo médicos

Las personas ancianas que padecen enfermedades incapacitantes, dolorosas, crónicas o terminales poseen un mayor riesgo de suicidio. Este también es el caso de aquellas con hospitalizaciones e intervenciones médicas frecuentes.

2. Factores de riesgo psicológicos

A nivel psicológico, las personas mayores con mayor riesgo de suicidio son aquellas que padecen algún tipo de trastorno del estado del ánimo, como por ejemplo depresión. De la misma manera, aquellas que padecen algún tipo de trastorno psicótico, trastorno de la personalidad, trastorno del sueño o adicción a drogas y sustancias también deberán recibir una atención especial.

No obstante, el suicidio no siempre se produce en el marco de un trastorno mental. A veces, la persona sencillamente puede experimentar sentimientos de soledad, inutilidad, aburrimiento, ausencia de un sentido vital, pensamientos relacionados con que la vida no merece la pena, etc. En estos casos, el riesgo de suicidio también puede verse incrementado.

De todos los problemas psicológicos que hemos mencionado, aquel que guarda un vínculo más estrecho con el suicidio es la depresión. Sin embargo, los trastornos depresivos se manifiestan de manera diferente en la población anciana con respecto a los adultos jóvenes. En la tercera edad, los pacientes deprimidos pueden mostrar síntomas como apatía, desmotivación para hacer cosas que antes disfrutaban, sentimiento de soledad y desesperanza o quejas somáticas (dolores, por ejemplo). Así, es posible que una persona mayor deprimida no verbalice de manera explícita su tristeza. Por ello, es fundamental que los familiares y profesionales conozcan estos matices a la hora de detectar cuando el estado anímico de la persona no es adecuado.

3. Factores de riesgo familiares

A nivel familiar, las personas mayores con mayor riesgo de suicidio son aquellas que se encuentran más solas o alejadas de sus seres queridos. Este también es el caso de los ancianos que son cuidados por varios familiares que viven en lugares distintos y que se ven en la obligación de desplazarse continuamente.

Los ancianos que viven en residencias, especialmente aquellas en las que el trato no es adecuado, pueden presentar también ideación suicida. En general, la vejez es un período de la vida difícil en el que se viven muchas pérdidas, como por ejemplo quedarse viudo/a. También suele suceder que la persona mayor se ve sola o desatendida por sus hijos, llegando incluso a sufrir malos tratos por parte de familiares o cuidadores. Todo ello hace que se sienta sola y no querida, lo que por supuesto incrementa el riesgo de suicidio.

4. Factores de riesgo sociales, ambientales y económicos

Estos factores influyen notablemente en el estado emocional de la persona mayor, pues condicionan seriamente su calidad de vida y su salud. En este aspecto podemos considerar como factores de riesgo los problemas económicos (especialmente si faltan bienes esenciales), la carencia de una vivienda digna o la ausencia de autonomía para hacer tareas, que por muchas personas mayores es vivido como un atentado a su dignidad.

señales-alerta-suicidio-personas-mayores

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de algunas señales de alerta que pueden indicar que el riesgo de suicidio de una persona mayor es elevado. El suicidio es un fenómeno que afecta a todas las franjas de edad, aunque la tercera edad posee unas características especiales que favorecen la aparición de esta cruda realidad.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies