¿Qué es la Teoría Polivagal? Definición y principios

La teoría polivagal es un marco teórico ideado para explicar el trauma y su recuperación desde una perspectiva fisiológica. Gracias a ella, terapeutas y pacientes pueden comprender mejor la reacción del organismo al peligro y la adversidad.

teoria-polivagal

Las personas afrontamos con frecuencia situaciones estresantes que nos ponen en alerta. La mayoría son eventos que forman parte de la vida cotidiana, de manera que la respuesta de activación es puntual y no conlleva mayor trascendencia en nuestro funcionamiento y salud mental. Al contrario de lo que se suele creer, este tipo de estrés es necesario en dosis moderadas, ya que nos permite responder eficazmente ante las demandas del entorno.

Sin embargo, hay veces en las que podemos afrontar escenarios extraordinarios que impactan de manera muy intensa en nosotros. A veces nos topamos con acontecimientos bruscos, inesperados e incontrolables, que hacen peligrar nuestra integridad física y/o psicológica. Esto puede hacer que nos sintamos desbordados por nuestras emociones hasta el punto de ser incapaces de responder ante la situación de forma adaptativa. En estos casos, es posible que podamos llegar a sufrir un trauma psíquico.

El fenómeno del trauma psicológico tiene gran complejidad, por lo que en los últimos años ha sido muy prolífica la investigación al respecto. Una de las teorías más prometedoras en este campo es la desarrollada por Stephen Porges desde 1994: La teoría polivagal. En este artículo vamos a hablar acerca de este marco teórico y qué ha aportado en el abordaje y comprensión del trauma psicológico.

¿Qué es el trauma psicológico?

Antes de profundizar acerca de qué es la teoría polivagal, es necesario definir qué entendemos por trauma psicológico. Este tiene lugar cuando un individuo atraviesa un evento repentino e inesperado, imposible de manejar, que altera el bienestar de la persona que lo vive. En consecuencia, la persona ve desbordados sus recursos de afrontamiento y ve afectado su equilibrio emocional. Generalmente, el trauma implica una serie de síntomas a todos los niveles: físico, emocional, conductual, etc.

  • Entre los síntomas físicos, podemos destacar la presencia de mareos, vómitos, pérdida de equilibrio, cefalea, problemas de sueño, dificultades de concentración, tensión, agotamiento, etc.
  • A nivel emocional, se puede producir estado de shock, miedo, irritabilidad, negación, cambios de humor, tristeza, confusión, ansiedad, aislamiento, vergüenza, culpa, etc.
  • A nivel conductual, la persona puede llevar a cabo todo tipo de conductas de evitación, con el fin de no exponerse a escenarios en los que puede reexperimentar el trauma vivido.

¿Qué es la teoría polivagal?

Porges desarrolló esta teoría como un intento de explicar la forma en la que el sistema nervioso autónomo (SNA) interviene en la regulación de las vísceras, la interacción social, el apego y las emociones. Desde esta perspectiva, se defiende que el SNA está constituido por dos ramas principales. Por un lado, la simpática, que está relacionada con el estado de alerta y los cambios fisiológicos correspondientes (sudoración, enrojecimiento, tensión…). Por otro lado, la parasimpática, que activa el estado opuesto de relajación.

Esta teoría constituye una forma de comprender el rol de nuestro nervio vago en la regulación de las emociones, la conexión social y la respuesta de miedo, desde una perspectiva evolutiva y neuropsicológica. Así, la teoría polivagal permite comprender el trauma desde una visión fisiológica. Si bien Porges fue el autor de la teoría, la trabajadora social y terapeuta Deb Dana fue la que conectó esta con la práctica clínica. Según Dana, este marco teórico puede ayudar enormemente tanto a los profesionales de salud mental como a sus respectivos pacientes.

Así, la teoría polivagal permite explicar de qué forma funciona nuestro sistema nervioso. Esta proporciona un esquema que permite a los profesionales explicar a sus pacientes con trauma el por qué de sus respuestas ante ciertas situaciones. Además, desde esta visión es posible comprender reacciones aparentemente incomprensibles en situaciones límite, como es el caso de las víctimas que no oponen resistencia ante los abusos o la violencia.

Posteriormente, explicaremos los distintos niveles que contempla la teoría y cómo estos se relacionan con este tipo de comportamientos. Si bien el marco de la teoría polivagal tiene mucho potencial, es importante señalar que aún no existe un consenso total en la comunidad científica que apruebe su adecuación. Por ello, aún es necesario seguir investigando en esta dirección.

que-es-teoria-polivagal

Niveles de la teoría polivagal

Desde esta teoría, se concibe que existen tres estados jerárquicos en nuestro sistema nervioso, que se activan en un orden determinado: vagal ventral, simpático y vagal dorsal. En términos generales, la rama vagal ventral contribuye a que nos sintamos seguros y mostremos un comportamiento prosocial. En cambio, el simpático es aquel que nos impulsa a luchar o huir frente a una amenaza o peligro.

Finalmente, en aquellas situaciones en las que no se puede escapar del entorno peligroso, el vagal dorsal se pone en marcha y nos hace entrar en un estado de bloqueo, inmovilización o adormecimiento para protegernos.Por tanto, ante una situación determinada una persona puede tener tres alternativas de respuesta:

  • Activación del sistema de conexión social: Este sistema corresponde con la rama parasimpática ventral del nervio vago. Consiste en el sistema más reciente y sofisticado a nivel evolutivo. Es el que se pone en marcha en aquellos escenarios libres de amenaza, favoreciendo nuestra implicación con el entorno y formación de vínculos afectivos. En situaciones de peligro, el sistema de conexión social deja de ser el predominante.

  • Activación de la respuesta de movilización: Esta respuesta corresponde con el sistema simpático. Es el sistema más primitivo y menos sensible. Cuando aparece, la amígdala alerta al hipotálamo para que éste secrete diversas sustancias químicas, lo que hace que se produzca una activación general del organismo. Gracias a él podemos movilizar mecanismos de supervivencia ante el peligro, ya sea para huir o atacar.

  • Activación de la respuesta de inmovilización: Este sistema de respuesta corresponde con la rama parasimpática dorsal del nervio vago. Se trata del sistema más primitivo de todos, y sólo se pone en marcha en aquellos casos en los que los otros dos sistemas no hayan servido para garantizar la supervivencia. En este caso, se produce un estado de hipoxia por el que el organismo se desactiva para evitar colapsar por el intenso nivel de estrés.

Cada persona posee un margen de tolerancia determinado, que influye su capacidad para tolerar cierto nivel de estrés. En este sentido, debemos considerar algunos puntos importantes. Hay personas que tienen un margen de tolerancia más estrecho que otras. En este caso, las fluctuaciones de activación fisiológica que se experimentan se viven como algo incontrolable. Este es el caso de las personas que se encuentran traumatizadas.

Desde la perspectiva de la teoría polivagal, la terapia psicológica debe buscar que la persona procese sus experiencias traumáticas dentro de su zona óptima de activación fisiológica. Las respuestas de activación fisiológica extrema no son desadaptativas per se, sino que dependen del contexto en el que aparecen. Cuando una persona procesa una experiencia traumática dentro de su zona de activación óptima, esta es capaz de integrar correctamente la información a nivel cognitivo, emocional y sensoriomotriz.

Cuando una persona se encuentra traumatizada, es común que muestre umbrales demasiado altos y/o bajos de activación. De la misma manera, se muestra demasiado vulnerable a la hiper y/o hipoactivación, oscilando frecuentemente entre ambos extremos. La persona vive sometida a los recuerdos traumáticos, que cuando aparecen generan una profunda desregulación fisiológica. Quienes han sobrevivido a un trauma quedan atrapados en estados simpáticos o dorsales, sin capacidad para regresar al estado ventral.

Por tanto, la finalidad del terapeuta debe ser la de ayudar a regresar al sistema de conexión social (rama vagal ventral), de forma que el paciente retome la serenidad y estabilidad. En función del nivel en el que la persona quede atrapada, los síntomas de trauma cobrarán una forma u otra. Aquellos que hayan permanecido fijados en el estado de activación simpática experimentaron miedo, ansiedad, alerta constante, etc. En cambio, los que permanecen en el nivel vagal dorsal pueden sentirse aislados, solos, desconectados, etc. Regresar al nivel de conexión social permite elaborar y procesar el trauma y reconectar con uno mismo y con los demás.

niveles-teoria-polivagal

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de la teoría polivagal, un marco teórico desarrollado con el fin de comprender la dimensión fisiológica del trauma psicológico. El trauma es un fenómeno complejo, por lo que la investigación al respecto se ha intensificado en los últimos años. El autor de esta teoría, Porges, comenzó a plantearla en los años noventa. Aunque aún no existe consenso total acerca de su validez, lo cierto es que cada vez parece más prometedora.

Desde esta teoría se considera que nuestro sistema nervioso cuenta con tres sistemas jerárquicos, que se activan en un orden determinado en función de si nos encontramos o no ante un peligro. Gracias al conocimiento de esta teoría, los terapeutas pueden comprender mejor el trauma y su recuperación y transmitir esto a los pacientes. Al entender cómo funciona su sistema nervioso, las personas que han sufrido trauma pueden comprender mejor las reacciones de su organismo ante ciertos escenarios y tomar medidas al respecto con el apoyo de su terapeuta.

Desde el punto de vista de la teoría polivagal, la terapia debe tener como fin devolver a la persona traumatizada a su sistema de respuesta de conexión social, pues generalmente el trauma lleva a un estancamiento en el sistema simpático o parasimpático dorsal. De esta forma, la persona puede sentirse demasiado activada o demasiado desconectada de sí misma y el resto. Al regresar al nivel parasimpático ventral, esta es capaz de ajustar sus emociones y reconectar con su persona y con los demás.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies