Los 9 tipos de autoestima (y sus características)

La autoestima es la evaluación perceptiva basada en el aprecio que nos tenemos a nosotros mismos. Es el conjunto de pensamientos dirigidos hacia nuestra forma de ser y que nos hacen sentir bien con nuestro “yo”. Veamos cómo se clasifica.

tipos-autoestima

De nada sirve trabajar en todos los ámbitos personales y profesionales de nuestra vida sin una correcta apreciación de nosotros mismos. Y es que, sin duda, la autoestima es uno de los pilares vitales no solo de nuestro bienestar emocional, sino de nuestra propia existencia. Quererse, valorarse y sentirnos bien con nosotros mismos es fundamental.

No debe extrañarnos, pues, que las personas con una autoestima más frágil o dañada tengan problemas en muchas áreas de su vida. Y este problema inherente a la naturaleza humana, sin duda, se ha convertido en una verdadera problemática social al estar viviendo en una era digital donde continuamente estamos viendo un falso lado perfecto de las personas en las redes sociales.

Todo esto hace que, al compararnos con otros, sea complicado mantener una autoestima fuerte. Pero debemos trabajar en ello. Y es que una correcta autoestima nos hace valorarnos, dedicarnos tiempo a nosotros, hacernos respetar, estar en paz con nuestro “yo”, anteponer nuestras propias necesidades a las ajenas y tratarnos de una forma que preserve nuestra integridad emocional.

Pero, ¿la autoestima se manifiesta siempre de la misma manera? No. Ni mucho menos. Dependiendo de cómo nos percibamos a nosotros mismos, la autoestima puede tomar muchas manifestaciones distintas. Y en el artículo de hoy, de la mano tanto de las más prestigiosas publicaciones como de nuestro equipo de psicólogos colaboradores, vamos a indagar acerca de los principales tipos de autoestima que existen.

¿Qué es la autoestima?

La autoestima es la evaluación perceptiva que hacemos de nosotros mismos basándonos en la valoración, el aprecio y el reconocimiento dirigidos hacia nuestra forma de ser y comportarnos. Relacionada directamente con el bienestar emocional y con una mejor relación con nuestra vida tanto personal como profesional, la autoestima es, sin duda, uno de los factores más relevantes e importantes de nuestra personalidad.

Reconocer nuestras virtudes y aceptar nuestros defectos sin dejar que estos hagan que nos queramos menos. En esto se basa la autoestima. Una autoestima que se desarrolla y evoluciona siendo modificada a lo largo de nuestra vida debido a cambios en el entorno que nos rodea y a cómo cambia nuestra personalidad y maduración emocional. Son muchos los factores psicológicos, culturales y sociales que entran en juego a la hora de determinar nuestra autoestima.

En este sentido, la autoestima puede entenderse como la valoración global que hacemos de nosotros mismos, estando fundamentada en el conjunto de sentimientos, pensamientos, comportamientos y evaluaciones que van dirigidas hacia nuestra forma de ser, nuestro carácter, los rasgos de nuestro cuerpo y nuestras habilidades.

Desde la psicología humanista, la autoestima es considerada como un derecho inalienable de cualquier persona, pues todos nos merecemos ser estimados y respetados no solo por los demás, sino por nosotros mismos. ¿Cuánto te quieres y cuánto te respetas? Estas son las dos preguntas claves para conocer cómo es tu autoestima.

¿Cómo se clasifica la autoestima?

Ahora bien, pese a esta definición tan simple, la autoestima esconde muchos matices. De hecho, se trata de uno de los conceptos más confusos y cuestionados de la historia de la psicología, motivo por el cual ha sido necesario establecer una clasificación de la misma de acuerdo al modo cómo nos percibimos, valoramos, queremos y respetamos a nosotros mismos. Por ello, a continuación vamos a ver qué clases de autoestima existen.

1. Autoestima alta y estable

La autoestima alta y estable es, en pocas palabras, la autoestima ideal. Es aquella en la que la persona tiene una sólida y positiva percepción de sí misma y, además, las circunstancias externas y los acontecimientos de su vida, por muy negativos que sean, tienen escasa o nula influencia sobre su autoestima.

Esto hace que se desenvuelvan de una manera adecuada ante las adversidades, sin derrumbarse. Es la más difícil de alcanzar pero la que mayor bienestar emocional ofrece. La persona siempre es consciente de su valía y de sus capacidades, por lo que se siente capaz de enfrentarse a los problemas de forma plenamente resolutiva.

autoestima-alta

2. Autoestima alta e inestable

La autoestima alta e inestable es aquella en la que la persona, si bien tiene una sólida y positiva percepción de sí misma la mayor parte del tiempo, no es capaz de mantenerla así siempre. Así, ante las circunstancias y acontecimientos negativos es posible que se derrumbe, pues los elementos estresantes pueden desestabilizar esta, por lo general, alta autoestima. Tienen una baja tolerancia al fracaso, por lo que no se desenvuelven tan bien ante las adversidades.

3. Autoestima baja y estable

La autoestima baja y estable es aquella en la que la persona siempre presenta una negativa percepción de sí misma. En este caso, la estabilidad es negativa, pues la autoestima jamás es fuerte. Ni siquiera ante acontecimientos positivos consiguen valorarse como es debido, pues nunca confían lo suficiente en sus capacidades. Se trata, pues, de un rasgo muy asociado al pesimismo y al miedo a ser rechazado, por ser insuficientes, por las otras personas. Tienden a infravalorarse y a tener diálogos negativos consigo mismas.

4. Autoestima baja e inestable

La autoestima baja e inestable es aquella en la que la persona, si bien tiene la mayor parte del tiempo una negativa percepción de sí misma, puede subir su autoestima ante circunstancias positivas de la vida o cuando ha conseguido un logro o éxito. La persona tiene por regla general una autoestima baja, pero esta fluctúa en caso de que sienta que las cosas van bien.

En tal caso, su autoestima sube, pero sin poder llegar a considerarse “alta” debido a la inestabilidad y a la tendencia a regresar a la negatividad en cuanto la euforia del momento se diluya. Como rasgos extras, cabe destacar que son personas, por lo general, fácilmente influenciables y que toman muchas decisiones basándose en agradar a los demás.

autoestima-baja

5. Autoestima fuerte

La autoestima fuerte es aquella que es constante pese a las situaciones ajenas. También conocida como autoestima elevada, se basa en tener siempre una autopercepción positiva, un autoconcepto objetivo de uno mismo y una autoimagen saludable. De este modo, estas personas consiguen anteponerse a los obstáculos y superar adversidades sin permitir que estas atenten contra su autoestima.

No tiene por qué ser especialmente alta, pero sí lo suficiente como para ser estable emocionalmente y vivir con optimismo. Con esta autoestima fuerte, somos capaces de entablar conversaciones con personas desconocidas, confíamos en nosotros mismos, procuras divertirte siempre, te muestras como una persona solidaria que sabe ayudar a los demás, tienes el control de tus emociones y sentimientos, dispones de asertividad, conoces tus puntos tanto fuertes como débiles pero no dejas que estos hagan sombra a las fortalezas, te sientes bien con tu “yo” y te consideras la persona más importante de tu vida, pero no en una connotación egocéntrica, sino de valorarse a uno mismo.

6. Autoestima media

Por autoestima media entendemos aquella situación en la que una persona no tiene una autoestima particularmente alta pero tampoco lo suficientemente baja como para considerarla como una autoestima derrumbada. La persona se encuentra a medio camino entre ambas, por lo que suele imperar la inestabilidad. No tiene una mala percepción de sí misma pero tampoco una demasiado buena, por lo que es probable que se vea afectada por las circunstancias negativas de la vida.

7. Autoestima vulnerable

La autoestima vulnerable hace referencia a aquella en la que, igual que en las formas inestables, existe una cierta tendencia a perder la autopercepción positiva de uno mismo en cuanto ocurre algún evento negativo en la vida. Al ser más vulnerable y la persona es consciente de ello, suele tener miedo a tomar decisiones o enfrentarse a obstáculos, pues sabe que ante el menor indicio de estrés, aparecerá el miedo a equivocarse y a hacer las cosas mal propio de la autoestima baja.

8. Autoestima derrumbada

La autoestima derrumbada es, seguramente, la manifestación más dañina. Se trata de una cronificación de la baja autoestima, haciendo que la persona viva constantemente infravalorándose y sin la capacidad de quererse a sí misma. Son personas extremadamente sensibles a las críticas e incapaces de enfrentarse por sí solas a los obstáculos de la vida, sintiendo incluso vergüenza de ser como son. Lo negativo hunde todavía más la autoestima y lo positivo apenas la aumenta. Por ello, ante una situación así, buscar ayuda profesional es una de las mejores decisiones que podemos tomar, pues a la larga, tiende a derivar en aislamiento social.

9. Autoestima inflada

Como bien dicen, en exceso todo es malo. Y la autoestima no es una excepción. Por autoestima inflada entendemos aquella situación en la que la persona se quiere en exceso y de una forma dañina ya no para su bienestar, sino para las relaciones con los demás. Con rasgos de egocentrismo e incluso de narcisismo, una persona con una autoestima excesiva, no reconocerá errores, no aceptará que tiene debilidades, será incapaz de escuchar y respetar las opiniones ajenas e irá en búsqueda constante de percibir la admiración de los demás por sus capacidades.

La autoestima inflada es una forma “patológica” de la misma que nos lleva a menospreciar a los demás, adoptar comportamientos hostiles y a ser incapaces de hacer autocrítica. Creernos mejores que las personas de nuestro alrededor no nos trae, en absoluto, nada bueno, pues la prepotencia es un rasgo muy rechazado socialmente.

autoestima-inflada
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies