Los 15 tipos de Autoridad (y sus características)

La autoridad es el derecho, potestad y facultad de mandar o gobernar a personas que están subordinadas a una figura determinada. Veamos cómo se clasifica en función de cómo se ejerce y cuál es su procedencia.

Tipos autoridad

Las personas somos seres sociales que, para bien y para mal, hemos creado una estructura en nuestras civilizaciones basadas, en gran medida, en el poder. Las leyes, las normas, las obligaciones sociales, los derechos, las tradiciones y la obediencia a las figuras poderosas ha formado, forma y formará parte de nuestra naturaleza social.

Y es que ya en nuestros orígenes, las necesidades de supervivencia obligaron a la humanidad a crear, en las comunidades, unas reglas que debían cumplirse para hacer frente a los peligros del mundo. Y desde entonces, si bien el concepto ha evolucionado mucho, el término de “autoridad” sigue estando presente en todas las sociedades humanas.

En este contexto, podemos entender la autoridad como el derecho, potestad y facultad de mandar o gobernar a personas que están subordinadas a una figura o institución determinada, diferenciándose del mero “poder” por el hecho de que este se impone a través de la fuerza, mientras que en la autoridad existe un consentimiento más o menos establecido por parte de dichos subordinados.

Ahora bien, ¿todas las formas de autoridad son iguales? No. Ni mucho menos. Todo depende de cómo se ejerza esta potestad de mandar sobre otros y del contexto en el que tenga lugar. Nada tiene que ver la autoridad que un padre ejerce con sus hijos o la autoridad observada a nivel político en un sistema dictatorial. Por ello, en el artículo de hoy, vamos a explorar las distintas formas de autoridad que existen de acuerdo a diferentes parámetros.

¿Qué clases de autoridad existen?

Por autoridad entendemos el ejercicio de determinadas potestades de mando con un carácter legítimo. Es decir, la autoridad es el derecho y facultad de mandar o de gobernar a personas que están subordinadas a una figura o institución determinada que ejerce esta autoridad no a través del mero poder, que se basa en la implantación por la fuerza, sino a raíz de una relación consensuada con los susodichos subordinados.

La autoridad se basa en generar normas, leyes o pautas de conducta y establecer y definir las líneas que una persona que se encuentra en el rango de actuación de esta figura debe seguir. Así pues, la autoridad puede entenderse, de forma general, como el poder consensuado que una persona o institución ejerce sobre una o varias personas subordinadas.

Ahora bien, la gravedad de no cumplir con lo establecido por estas autoridades depende no solo del grado de poder de las mismas, sino del contexto en el que ocurra. Por ello, ha sido necesario diferenciar distintas clases de autoridad según estos y otros parámetros. Y a continuación vamos a analizarlos.

1. Autoridad moral

La autoridad moral es aquella que no se impone a través de leyes, sino que emerge de manera natural a través del respeto y admiración por las cualidades que un líder manifiesta. Puede ser personal, es decir, en base a los valores morales que defiende la figura de autoridad, o técnica, es decir, en base al conocimiento y experiencia que esta figura tiene y que es muy valorada por las personas de su alrededor. Es una autoridad basada en el respeto.

autoridad moral

2. Autoridad jurídica

La autoridad jurídica o formal es aquella que se impone a través de leyes. Es decir, la autoridad no se basa en la admiración y respeto por una figura, sino en la capacidad que tiene esta de administrar tanto las recompensas como los castigos en una sociedad. Así pues, emerge de la superioridad impuesta (que no tiene por qué ser malo, pues puede ser perfectamente democrática) y del poder que esta figura tiene sobre los demás.

3. Autoridad racional

La autoridad racional, también conocida como burocrática o legal, es aquella en la que los subordinados obedecen unas normas impuestas por las instituciones de poder ya que estas se perciben como adecuadas para la sociedad. Es decir, son normas sociales que se imponen pero que nosotros mismos, haciendo uso de la razón, asimilamos como legítimas. Obedecemos a la autoridad pero no por miedo al castigo, sino porque las normas son racionales.

4. Autoridad tradicional

La autoridad tradicional es aquella en la que el poder se ejerce fundamentándose en la costumbre. Es decir, la autoridad dispone de la potestad por tradición, siendo un poder heredable, irracional y/o delegable. Las normas no se basan en la racionalidad, sino en el hecho de que son parte de la costumbre de una sociedad. En otras palabras, un poder existe “porque siempre ha existido”.

5. Autoridad carismática

La autoridad carismática es aquella en la que un líder dispone de poder gracias a su carisma. El respeto y la admiración por la personalidad carismática de un líder es lo que hace que unas personas acepten convertirse en subordinadas del mismo. No se basa en los valores o en la experiencia como en el caso de la autoridad moral, sino en el carisma de la figura autoritaria.

autoridad carismática

6. Autoridad inconsistente

La autoridad inconsistente es aquella en la que el líder o institución ejerce el poder de forma poco coherente, siendo así el polo opuesto a la racional. Las normas impuestas por la autoridad son percibidas por los subordinados como sinsentidos. Las órdenes son incoherentes y los límites de las normas impuestas no están claros, por lo que se crea un clima de confusión generalizado.

7. Autoridad coercitiva

La autoridad coercitiva es aquella en la que la autoridad, valga la redundancia, adopta un carácter más autoritario, en el mal sentido de la palabra. Se trata de una forma de autoridad que, por lo general, es impuesta a la fuerza, con características de inflexibilidad, dominación y tendencia a imponer castigos más severos contra aquellos subordinados que se rebelan contra la figura autoritaria. Por supuesto, en esta forma de autoridad se basan las dictaduras.

8. Autoridad democrática

En contraposición a la autoritaria, la autoridad democrática es aquella en la que el líder e instituciones son elegidas, a través del voto, por el pueblo. Así pues, es una autoridad consensuada y más flexible, valorando la opinión de los ciudadanos. También existen castigos por no cumplir con las normas y leyes, pero estas sanciones son justas y acordes a la gravedad de la falta.

autoridad democrática

9. Autoridad permisiva

La autoridad permisiva es aquella en la que la relación de poder entre el líder y los subordinados es más débil, siendo incluso difusa la concepción de “autoridad”. Y es que no hay un ejercicio de poder propiamente dicho, pues los subordinados pueden, a no ser que rompan con unas pocas y básicas normas, hacer lo que quieren y cuando quieran.

10. Autoridad informal

La autoridad informal es aquella en la que no hay una figura autoritaria bien regulada a nivel legal. Se trata, como su propio nombre indica, de aquella autoridad más efímera que puede ir circulando entre los miembros de un mismo grupo social. Nace de la aceptación mutua y del consenso verbal, por lo que no existe una regulación como tal.

11. Autoridad operativa

La autoridad operativa es aquella en la que el líder o institución mandataria no ejerce el poder sobre un grupo de personas determinado, sino sobre una acción o temática. Las decisiones que se toman no afectan a las personas directamente.

12. Autoridad administrativa

La autoridad administrativa es aquella en la que los subordinados obedecen porque están comprometidos con la autoridad. Es similar a la racional, pero en este caso no existe este ejercicio de considerar si unas normas impuestas son coherentes o no. Damos por hecho que lo son y, por tanto, nos comprometemos para con la autoridad, cumpliendo aquello que se nos impone.

13. Autoridad lineal

La autoridad lineal es aquella en la que el poder se ejerce de manera directa. Es decir, existe una “línea” que une al líder con el subordinado. Esta forma de autoridad es la que encontramos, como puede deducirse fácilmente, en las empresas en las que existen distintos rangos de jerarquía. Nosotros, los empleados, debemos respetar las directrices de nuestro jefe, el cual, en este caso, adopta el papel de la autoridad.

14. Autoridad funcional

La autoridad funcional es aquella que, siendo aplicada también básicamente en el entorno laboral, se basa en la idea de que ningún superior o jefe tiene una autoridad plena sobre los subordinados o empleados. En contraposición a la lineal, con un carácter más autoritario, la autoridad es más parcial y relativa.

15. Autoridad familiar

La autoridad familiar es aquella que ocurre en el contexto de la familia. Se trata de una forma de autoridad que, siendo más o menos laxa y flexible, se basa en buscar que los pequeños reciban una educación óptima y que tengan respeto ya no solo por sus padres, sino por las normas en general. Toda aquella autoridad que los padres ejercen sobre su hijo o hija de forma lineal es considerada una forma de autoridad familiar, la cual, para una buena convivencia, debe existir siempre y cuando sea sana.

autoridad familiar
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies