Los 12 tipos de mobbing o acoso laboral (y sus características)

El mobbing es un tipo de acoso que tiene lugar en el contexto de un entorno de trabajo que, en la Unión Europea, es sufrido por el 9% de trabajadores. Veamos de qué formas distintas se manifiesta este acoso laboral.

Tipos mobbing

El acoso es, por definición, la acción de acechar a una víctima de forma reiterada y atentando contra su libertad individual como persona y alterando negativa y gravemente el desarrollo de su vida. Así pues, un acosador desarrolla conductas tóxicas para con el acosado, con actitudes que se repiten en el tiempo y usando su poder para ejercer un control sobre esta víctima.

Por desgracia, el acoso es algo común en la sociedad en la que vivimos y este puede expresarse de muchas formas distintas: acoso sexual, bullying, acoso psicológico, ciberacoso, acoso racial, acoso inmobiliario, acoso policial, acoso social y, por supuesto, acoso laboral. Aquella forma de acoso que tiene lugar en el contexto de un entorno de trabajo.

Siendo conocido también como mobbing, el acoso laboral es una realidad que, de acuerdo a cifras correspondientes a la Unión Europea, sufren el 9% de trabajadores en mayor o menor medida. Es decir, casi 1 de cada 10 trabajadores es víctima del acoso laboral, teniendo que convivir con actitudes tóxicas de acechamiento a lo largo de su jornada laboral, siendo así un problema muy grave tanto para la integridad emocional de la víctima como para la propia empresa.

Pero, ¿el mobbing o acoso laboral se expresa siempre de la misma forma? No. Ni mucho menos. Y, de hecho, la diversidad de maneras en las que se manifiesta es uno de los principales problemas para erradicarlo. Por ello, en el artículo de hoy y de la mano de las más prestigiosas publicaciones relativas a esta temática, vamos a analizar todos los tipos distintos de mobbing, analizando sus características más importantes.

¿Qué clases de mobbing existen en el mundo laboral?

El acoso laboral, conocido también como mobbing por su anglicismo, consiste en la acción de acechar a una persona en su entorno de trabajo. El hostigador (u hostigadores) produce miedo, desprecia, desanima o ejerce una injustificada violencia psicológica sobre un empleado dentro o fuera del trabajo que ocurre durante un tiempo prolongado.

Los perpetradores pueden ser los compañeros, superiores o subalternos de la víctima, la cual percibe el trabajo como un ambiente de hostilidad donde es acosada, pudiendo, en los casos más graves, llegar a plantearse el suicidio. Y es que es bien sabido que este acoso laboral está detrás de muchos casos en los que una persona decide quitarse la vida.

Generalmente, los acosadores empiezan a acechar a la víctima para que, ya sea porque la consideran una amenaza para sus intereses o porque simplemente la ven como una molestia, esta abandone el trabajo. Pero desgraciadamente en lo que deriva es en ansiedad, estrés, pérdida de autoestima, creencia de que se es inferior, inseguridad emocional, insomnio, etc, por parte de la víctima.

Pero más allá de esta definición generalista, lo cierto es que, como hemos dicho, el mobbing puede adoptar muchas caras distintas. Dependiendo del contexto exacto en el que ocurre, de la relación entre acechador y víctima y del objetivo que estos acosadores tienen, existen diferentes clases de acoso laboral o mobbing que, a continuación, vamos a analizar en profundidad.

1. Mobbing horizontal

El mobbing horizontal es aquel que se produce en el contexto de una misma jerarquía dentro de la empresa. Es decir, la víctima y el acosador se encuentran en el mismo rango jerárquico, por lo que son compañeros. Así pues, se trata del acoso laboral que se da entre compañeros de trabajo y, generalmente, es el más devastador para la víctima no solo porque convive con ellos, sino porque normalmente los compañeros se juntan entre todos para acosar a una sola víctima.

Ya sea por enemistad, por venganza por algo que ha ocurrido, por percibir que un trabajador es débil, por la propagación de rumores, para forzar que acepte una decisión de grupo o por muchas causas variadas, un compañero (o compañeros) empieza a acosar a la víctima.

Mobbing horizontal

2. Mobbing vertical ascendente

El mobbing vertical ascendente es aquel en el que un empleado de la empresa es acosado por trabajadores de un rango jerárquico inferior en la empresa. Es decir, la víctima está más alta en la jerarquía empresarial que el acosador o acosadores. En otras palabras, los subordinados atacan psicológicamente a un superior.

Es, seguramente, la forma menos común de acoso laboral ya que generalmente hay miedo de que este superior tome represalias, pero sí que hay veces en las que varios compañeros se juntan para lograr que uno de sus jefes, al que consideran incapaz de lidiar con sus responsabilidades, sea sustituido.

3. Mobbing vertical descendente

El mobbing vertical descendente es aquel en el que un superior acosa a uno o varios de sus subordinados. Es decir, un empleado con un rango jerárquico más alto hace uso de su poder y de su situación privilegiada para abusar de un trabajador de rango inferior que está a su cargo. Es, junto al horizontal, una de las formas de acoso laboral más comunes. El superior suele usar esta vía para lograr que uno de sus subordinados abandone la empresa.

4. Mobbing perverso

El mobbing perverso es aquella forma de acoso laboral en la que el acechador no tiene ningún motivo concreto para acosar a la víctima. Así pues, ocurre simplemente porque un empleado con rasgos de personalidad patológica y manipulativa “la toma” con alguien de la empresa. Es una forma de acoso muy negativa ya que como no viene motivada por objetivos laborales, no puede solucionarse implementando dinámicas de trabajo específicas.

El acosador es una persona muy manipuladora que ejerce su hostilidad sobre la víctima sin dejar testigos de ello, por lo que en un contexto grupal, no da muestras ni señales de que está acosando a alguien. La única solución, cuando se detecta (algo que es difícil ya que la víctima suele tener miedo de confesar la situación), es el despido del acosador.

5. Mobbing estratégico

El mobbing estratégico es una forma de acoso laboral ascendente que forma parte del propio programa de la empresa. Así pues, tiene un origen institucional, siendo parte de la estrategia de la empresa para que cierto trabajador subordinado abandone por “voluntad propia” el puesto de trabajo. Es decir, los superiores empiezan a acosar a una víctima para que esta rescinda su contrato y abandone la empresa sin necesidad de despedirla, pues esto implicaría pagar una indemnización.

Mobbing estratégico

6. Mobbing de gestión

El mobbing de gestión o de dirección es una forma de acoso laboral que también forma parte de la estrategia de la empresa, pero en este caso no para que un trabajador rescinda su contrato, sino para incrementar la productividad de un equipo. Los superiores consideran que las amenazas y el miedo son buenas estrategias de dirección para tener trabajadores sumisos y que cumplan con la producción.

7. Mobbing disciplinario

El mobbing disciplinario es una forma de acoso laboral que se ejerce como “castigo ejemplar”. Es decir, un superior o superiores acosan a un empleado para castigar un comportamiento o para advertir de que deben ser sumisos con las decisiones de los de arriba, al tiempo que también sirve para que sus compañeros tengan miedo de que les suceda a ellos. De este modo, con este mobbing disciplinario se crea un clima de trabajo donde nadie se atreve a cuestionar decisiones ni llevar la contraria.

8. Mobbing discriminatorio

El mobbing discriminatorio es aquel que tiene, en la discriminación, su origen. Es decir, el motivo de que un superior o un compañero realice acoso laboral a una víctima son las actitudes discriminatorias por su etnia, cultura, edad, sexo, religión, ideología política, orientación, sexual, etc. Por lo tanto, no viene motivada por ninguna razón laboral, sino simplemente porque el acosador discrimina a alguien de la empresa por su condición física o cultural.

9. Mobbing psicológico

El mobbing psicológico es la forma más común de acoso laboral ya que se fundamenta en actitudes tóxicas que no llegan a la violencia física. Amenazas, hacer el vacío, insultos, humillaciones, bromas pesadas, maltrato emocional, etc. Todo aquello que sea acosar pero sin llegar a agredir, forma parte del mobbing psicológico, que acaba siendo tremendamente destructivo para la salud mental de la víctima.

Mobbing psicológico

10. Mobbing físico

Y aunque el psicológico sea el acoso laboral más común, hay veces en las que el mobbing puede llegar a la violencia física, con agresiones por parte del acechador. No es habitual ya que una de las características más comunes del mobbing es que pretende ser insidioso, sin dar demasiadas señales de su existencia. Pero en ciertas ocasiones, este acoso laboral puede llegar a manifestarse con agresiones físicas.

11. Cibermobbing

Por cibermobbing entendemos todas aquellas formas de acoso laboral que se dan a través de Internet. Puede o no haber un acoso en el lugar de trabajo, pero sí por los chats de la empresa o por las redes sociales. Generalmente los compañeros de la víctima lanzan campañas de humillación, se ríen de la víctima, le envían mensajes acosadores, le hacen el vacío por los grupos de mensajería, etc.

12. Mobbing de poder

El mobbing de poder es aquella forma de acoso laboral vertical descendente en la que el acosador hace uso de su posición privilegiada en la empresa para acechar a su víctima. Usa su poder económico, social y laboral para controlar de forma tóxica a uno o varios de sus empleados, pero sin que haya ninguna motivación más allá de demostrar su superioridad.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies