Los 5 tipos de células eucariotas (y sus características)

Todas las células eucariotas poseen una envoltura nuclear, membrana plasmática y un citosol cargado de orgánulos. De todas formas, existen muchos caracteres diferenciales según el reino consultado.
Tipos células eucariotas

La célula es el punto de partida de la vida, pues todos los entes vivientes presentamos al menos una unidad celular, desde la bacteria más básica al animal más grande de la faz de la Tierra. Los únicos elementos teóricamente “vivos” que no se suscriben a esta regla son los virus, pues presentan solo una cápside proteica e información genética en forma de ARN o ADN en su interior. Por ello, muchos científicos argumentan que los virus no están vivos realmente, sino que se tratan de agentes biológicos patógenos.

Por otro lado, los seres vivientes también nos clasificamos en dos grupos dependiendo de la naturaleza de nuestras células, pues estas pueden ser procariotas y eucariotas. Los seres vivos procariotas son en su inmensa mayoría unicelulares, y se caracterizan porque la información genética de su cuerpo celular no está protegida por una membrana nuclear. Los procariotas, por lo general, presentan un cromosoma en el que albergan gran parte de su información genética (sin tener en cuenta el ADN mitocondrial y de los plásmidos).

Por otro lado, los organismos eucariotas nos caracterizamos por presentar la información genética de la célula envuelta por una membrana nuclear que delimita el ADN del citoplasma. No todos los eucariotas somos pluricelulares, pero la gran mayoría sí: por ejemplo, el ser humano está compuesto por unos 30 billones de células, siendo muchas de ellas glóbulos rojos. Si te interesa esta temática, sigue leyendo, pues aquí te lo contamos todo sobre los 5 tipos de células eucariotas y sus características.

¿Cómo se clasifican las células eucariotas?

Como hemos dicho en líneas previas, la célula eucariota se caracteriza por presentar un núcleo celular organizado, cubierto por una envoltura nuclear, dentro de la cual está contenido el material hereditario en forma de ADN. De todas formas, cabe destacar que todas las células (procariotas o eucariotas) tienen una serie de cosas en común. Te las contamos de forma somera:

  • Son capaces de nutrirse: sea la célula el cuerpo de una bacteria o un queratinocito epidérmico, todas las células se nutren, ya sea del medio de forma directa o de los compuestos brindados por el sistema circulatorio.
  • Crecimiento y división: las células son capaces de autorreplicarse por mitosis, es decir, dar lugar a dos copias exactas a la parental tras la duplicación del ADN.
  • Diferenciación: en los organismos eucariotas, las células se diferencian a lo largo de su desarrollo para realizar distintas labores. Una neurona y un osteocito son cuerpos celulares totalmente diferentes.
  • Señalización: las células son compartimentos abiertos y, como tales, reciben y envían estímulos al medio que les rodea.
  • Evolución: al dividirse y duplicar su ADN, las células mutan. Aunque no exista reproducción sexual en una población de bacterias procariontes, esta evolucionará con el tiempo.

Además de todo esto, cabe destacar que toda célula general (viva) presenta al menos un tipo de organización cromosómica (como muchas bacterias), una membrana que la distinga del medio, orgánulos (cuerpos dentro de la célula) y citosol. Los orgánulos más comunes que nos vienen a la mente son los ribosomas, mitocondrias, cloroplastos, lisosomas y vacuolas, aunque existen muchos más (peroxisomas, magnetosomas, aparato de golgi, etc.)

De todas formas, es necesario señalar que los organismos procariotas (arqueas y bacterias) no poseen orgánulos membranosos (como mitocondrias y cloroplastos), pero sí ribosomas, por ejemplo. La estructura de los procariontes es mucho más simple que la de los eucariontes, a nivel tanto micro como macroscópico.

Con todos estos datos generales, hemos ejemplificado los puntos en común que tienen todas las células, formen parte de un cuerpo o sean estas un cuerpo entero, presenten envoltura nuclear o no. A continuación, nos centramos en las particularidades de los 5 tipos de células eucariotas.

1. Célula animal

Toda célula eucariota se divide en 3 secciones diferentes: envoltura celular, citoplasma y núcleo. En este caso, estamos ante la unidad básica de la vida en los seres del reino Animalia, caracterizados por su amplia capacidad de movimientos, organización tisular (excepto poríferos) y ausencia de cloroplastos y pared celular en el interior de sus células.

Efectivamente, uno de los carácteres diferenciales que hace que un animal sea tal es que este no posee cloroplastos en el citosol de sus células. Los animales no realizamos la fotosíntesis, pues obtenemos la materia orgánica que nuestro metabolismo requiere de la ingestión de materia del medio, o lo que es lo mismo, somos heterótrofos. Los orgánulos encargados de transformar los nutrientes (como la glucosa) en energía son, en casi su totalidad, las mitocondrias.

La otra característica diferencial primaria entre células animales y el resto es que las primeras solo presentan una “capa” que las diferencia del medio externo: la membrana plasmática, compuesta por una bicapa lipídica. Debido a la plasticidad de esta membrana, la célula animal puede sufrir muchos cambios anatómicos, dependiendo de la cantidad de agua y solutos que se encuentren en su interior. Por ejemplo, cuando entra mucho líquido en la célula animal, esta se puede romper debido a su aumento de volumen (citólisis).

Célula animal

2. Célula vegetal

Las diferencias entre una célula vegetal y una animal son eminentes a primera vista: como los cuerpos celulares vegetales tienen (además de la membrana plasmática) una pared celular rígida formada por celulosa, su forma es invariable y se presentan al microscopio en forma de “celdas” y otras formas geométricas.

Si hilamos más fino, descubrimos que las vacuolas (orgánulos de almacenaje) en las células vegetales son muchísimo más grandes y están presentes en todas las células de las plantas, algo que no sucede con todos los eucariotas del reino Animalia. Algunas vacuolas vegetales ocupan el 80% del volumen celular total.

Además, como hemos dicho con anterioridad, en el citoplasma de la célula vegetal típica encontramos a los cloroplastos, orgánulos encargados de la realización de la fotosíntesis, o lo que es lo mismo, la conversión de materia inorgánica a materia orgánica con la ayuda de la energía que aporta la luz del sol (autotrofía). Además de cloroplastos, la célula vegetal también presenta leucoplastos y cromoplastos, orgánulos ausentes en las células animales.

Célula planta

3. Célula fúngica

Las células fúngicas son aquellas que componen a los hongos, sean estos unicelulares o filamentosos. Los hongos caen en un “grupo intermedio” entre animales y plantas, pues son heterótrofos (no contienen cloroplastos) pero sí que presentan una pared celular, a diferencia de la célula animal. De todas formas, cabe destacar que la pared en células vegetales está compuesta por celulosa, mientras que el material basal de la fúngica es la quitina.

Como el resto de eucariotas, las células fúngicas poseen su información genética delimitada del resto del citoplasma por un núcleo, una membrana plasmática bajo su pared y orgánulos comunes, como la mitocondria, el aparato de golgi, el retículo endoplasmático y otros.

Célula fúngica

4. Célula protozoaria

Los protozoos son una excepción a la regla antes postulada, pues son unicelulares en todos los casos y aún así presentan características de célula eucariota, es decir, su núcleo genético está delimitado del citoplasma por una membrana nuclear. Estos seres microscópicos se consideran heterótrofos, fagótrofos y detritívoros, pues devoran a otros organismos de pequeño tamaño o se alimentan de los desechos presentes en el medio acuoso en el que habitan.

Como la célula supone el cuerpo entero del organismo y este tiene que poder moverse en la columna de agua, esta presenta muchos más apéndices y estructuras que promueven la locomoción. Algunas de ellas son pseudópodos (de sarcodinos), los cilios (de ciliados) y los flagelos (de flagelados). El último grupo de protozoos, los esporozoos, son parásitos que esporulan sin movilidad.

Célula protozoaria

5. Célula cromista

Los cromistas son un grupo biológico de organismos eucariotas que incluye a las algas cromofitas, es decir, la gran mayoría de las algas cuyos cloroplastos contienen clorofilas a y c y presentan 4 membranas diferentes. Son similares a los protozoos en concepto por su tamaño pequeño y su unicelularidad, pero existen varias características que distinguen a ambas agrupaciones.

En primer lugar, cabe destacar que la mayoría de cromistas son fotosintéticos, pues presentan cloroplastos, presuntamente heredados de la simbiosis secundaria con un alga roja. Por otro lado, también poseen una pared celular compuesta por celulosa, lo que les otorga a estos seres microscópicos una cubierta rígida y de tipo geométrico (otros muchos cromistas también poseen caparazones, espinas y más estructuras diversas).

Célula cromista

Resumen

Como habrás podido observar, todas las células eucariotas comparten una serie de características, como pueden ser gran parte de los orgánulos, la presencia de una membrana plasmática y la diferenciación de la información genética por la acción de una envoltura nuclear.

De todas formas, dependiendo del reino en el que nos fijemos, existen una serie de características diferenciales claras, siendo las más básicas la presencia (o ausencia) de una pared celular por encima de la membrana y la existencia de cloroplastos en el citoplasma, lo que se traduce en la capacidad de realizar la fotosíntesis. A pesar de que todos provenimos de un antepasado común, está claro que la evolución ha hecho su trabajo, diferenciando cada taxón según sus necesidades a nivel celular.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies