Las 5 (+1) claves psicológicas para ser un buen emprendedor

La actividad de emprender requiere no solo medios técnicos y económicos, sino también una mente que ponga en marcha el proyecto. Y existen ciertos rasgos psicológicos que hacen a ciertos individuos más hábiles como emprendedores.

claves-psicologicas-para-ser-buen-emprendedor

Son muchos los proyectos empresariales que se llevan a cabo, pero solo unos pocos logran ser exitosos. Si bien el resultado del emprendimiento depende de muchas variables, una de las más decisivas tiene que ver con la persona detrás del proyecto. Se ha discutido mucho si existen cualidades específicas que hagan a los individuos aptos para ser emprendedores o, por el contrario, cualquiera puede servir para desempeñar este tipo de labor.

La Psicología y el emprendimiento: ¿cómo se relacionan?

Más allá de los aspectos técnicos y económicos, parece que la psicología tiene mucho que decir en el campo del emprendimiento. Estar al frente de un proyecto implica administrar recursos para obtener resultados, lidiar con imprevistos, coordinar equipos, afrontar la incertidumbre y arriesgar. Por este motivo, tener una idea brillante no es garantía de éxito en el mundo de la empresa, pues también es preciso ejecutar el plan de forma eficaz en la práctica.

Todo ello hace necesario conocer las competencias clave que pueden ser útiles para que las personas que lideran proyectos empresariales tengan éxito en su desempeño. Las características psicológicas del emprendedor son así las que marcan la diferencia, ya que en muchas ocasiones una misma idea puede ser un éxito o un fracaso dependiendo de quién la ponga en marcha.

Dado que el emprendimiento es necesario para que exista desarrollo y crecimiento económico, es importante conocer qué características permiten identificar a un buen emprendedor. Se ha llegado a hablar de una personalidad emprendedora, esto es, un conjunto de rasgos que predisponen a ser buen emprendedor.

La ciencia parece haber encontrado evidencias de una relación entre ciertos rasgos de personalidad (esa llamada “personalidad emprendedora”) y una mejor capacidad para desempeñar proyectos empresariales. Debido a la importancia que esta cuestión tiene para la actividad económica, en este artículo vamos a conocer algunas de esas claves psicológicas que definen a un buen emprendedor.

psicologia-emprendedor

Trucos psicológicos para ser un gran emprendedor

La literatura especializada en esta cuestión ha consensuado algunos rasgos que parecen configurar la llamada personalidad emprendedora. Vamos a conocerlos.

1. Locus de control

El locus de control se define en psicología como la percepción que tiene una persona acerca de dónde se localiza el agente causal de los acontecimientos que le suceden. Este locus puede ser interno o externo. El locus de control externo es la creencia de que uno mismo no puede influir sobre los resultados que obtiene. Las personas con este tipo de locus no confían en poder cambiar el entorno donde se encuentran, por lo que suelen tener escasa iniciativa y, por consiguiente, no se animan a emprender.

El locus de control interno es la creencia de que las acciones que uno mismo lleva a cabo influyen sobre los resultados obtenidos. Al contrario que el caso anterior, las personas con este tipo de locus se creen capaces de influir en su entorno, por lo que dedican esfuerzos de forma persistente para lograr los resultados que desean. Por ello, son individuos con un gran espíritu emprendedor.

2. Autoeficacia

La autoeficacia hace referencia a la creencia firme de que uno mismo puede planear y realizar acciones encaminadas a lograr unos resultados. Es decir, es la percepción de que uno mismo puede desempeñar exitosamente una tarea determinada. Este aspecto es relevante, pues influye directamente en el esfuerzo destinado a dicha actividad. Por tanto, no es sorprendente que la autoeficacia y el emprendimiento guarden relación.

Iniciar un proyecto empresarial implica asumir riesgos y afrontar dificultades, por lo que es evidente que poseer altos niveles de autoeficacia es esencial para embarcarse en un desafío de esa envergadura. En cierta forma, percibirse a uno mismo como alguien eficaz para abordar una tarea es de gran ayuda para perseverar y mantenerse implicado en el proyecto a pesar de las dificultades y la incertidumbre.

En otras palabras, quienes se perciben como más eficaces insisten y pelean más por lograr su meta, que es sacar el proyecto adelante. Esto tiene bastante lógica, pues creerse capaz de lograr algo favorece notablemente la motivación para alcanzar esa meta. Por todo ello, la autoeficacia es un componente clave de toda personalidad emprendedora y un importante predictor del éxito.

trucos-psicologicos-emprendeduria

3. Propensión al riesgo

Este rasgo de personalidad determina la disposición de una persona a arriesgar. En este sentido, hay quienes prefieren mostrarse conservadores, mientras que otros siempre están abiertos a asumir ciertos riesgos. Aceptar el riesgo implica que se pueden obtener resultados alejados de lo esperable, mientras que mantenerse en la zona segura solo puede ofrecer resultados ajustados a las expectativas, ni más ni menos.

La naturaleza del emprendimiento hace que el riesgo siempre deba estar presente en mayor o menor medida. Iniciar proyectos empresariales requiere tener una idea innovadora, aceptar la incertidumbre y los imprevistos. Por todo ello, quien lidera una actividad como esta debe estar preparado para aceptar que el éxito y el fracaso son dos caras de una misma moneda. Por todo ello, mostrarse dispuesto a correr riesgos es otra de las cualidades de todo buen emprendedor.

4. Proactividad

Se conoce como proactividad a la tendencia a iniciar y desarrollar acciones para lograr cambios en el entorno. Así, las personas proactivas suelen ser hábiles para detectar oportunidades y aprovecharlas, toman la iniciativa y perseveran para conseguir los objetivos que se proponen. Ser proactivo tiene que ver con estar enfocado a la acción, operar para lograr cambios e incluso anticiparse a los problemas que puedan surgir.

Por tanto, un emprendedor debe ser marcadamente proactivo, pues esto le permitirá adaptarse al curso de los acontecimientos y mantenerse al pie del cañón. Por todo ello, no resulta sorprendente que la personalidad proactiva se asocie con el éxito a la hora de emprender.

5. Habilidad para improvisar

En relación con lo anterior, todo buen emprendedor debe ser capaz de adaptarse a los cambios y saber improvisar. Este punto es clave, pues es fundamental para lograr la supervivencia de la empresa a lo largo del tiempo. Sin esta capacidad de flexibilizar, es imposible que un proyecto sobreviva más allá de unos pocos años.

6. Autonomía

Todo emprendedor busca ser independiente, tomar sus propias decisiones y decidir cómo quiere desempeñar su trabajo. Aunque necesite la ayuda de los otros, es capaz de ser autónomo y confía en su propio criterio.

Conclusiones

Como vemos, la personalidad del emprendedor le lleva a adoptar un estilo de vida con esa tendencia a buscar el riesgo. Lejos de perderse en divagaciones, una persona de estas características busca pasar a la acción lo antes posible. En muchas ocasiones, las personas más exitosas en el mundo empresarial no han sido, precisamente, estudiantes destacados.

Esto es bastante habitual, y es que el orden y la estructura de las instituciones educativas puede resultar demasiado monótono y poco estimulante para alguien con una personalidad inquieta que disfruta con la práctica. Cabe destacar que las personas con espíritu emprendedor destacan por tener un criterio propio muy marcado. Lejos de amoldarse ciegamente a las reglas, buscará romperlas para ver lo que puede suceder.

Esta personalidad puede ser a veces castigada y poco aceptada, especialmente en el período educativo. Salirse del molde, innovar y buscar el riesgo no es siempre algo premiado. Emprender no es en absoluto una tarea sencilla. Esto no se debe solo a la incertidumbre propia del mundo de la empresa, sino también a la ausencia de cultura emprendedora. Aún faltan conocimientos y recursos que estén al servicio de los emprendedores.

Sin embargo, no cabe duda de que los emprendedores y los proyectos que ponen en marcha son esenciales para la economía. Por ello, resulta esencial indagar acerca de cómo debe ser un buen emprendedor. Conocer los rasgos psicológicos que hacen más probable el éxito al emprender es interesante, pues muchas actitudes pueden entrenarse desde la infancia. Aprender a tener criterio propio, tolerar la frustración y la incertidumbre, innovar y buscar cambiar la sociedad son habilidades que pueden favorecer el impulso de un sector que no suele tener las cosas fáciles.

Además de las cuestiones económicas, como vemos la psicología tiene mucho que decir. La psicología de las organizaciones ha aportado mucho acerca del trabajo en equipo, el bienestar de los empleados y los recursos humanos en general. Sin embargo, las pequeñas empresas y el proceso inicial de poner en marcha proyectos muchas veces queda en el olvido.

Como hemos visto, emprender es una actividad cuanto menos desafiante. Iniciar un proyecto empresarial requiere tener una buena idea, pero esta debe ser puesta en práctica de tal forma que no quede en un intento fallido. Por todo ello, esa personalidad emprendedora es necesaria para mantener de forma perseverante los esfuerzos y lograr el ansiado éxito. Entre los rasgos de personalidad más valiosos para un emprendedor cabe destacar la tendencia a asumir riesgos, la autoeficacia, poseer un locus de control interno y ser un individuo marcadamente proactivo.

Por supuesto, la pasión y energía del emprendedor debe estar complementada por esa parte de la mente más racional. De lo contrario, se podría llegar demasiado lejos y descuidar aspectos como la propia seguridad e incluso la salud. Emprender requiere una implicación excepcional, aunque en ningún caso debe descuidarse el sentido común. En definitiva, el mundo necesita un porcentaje de personas que se salgan de lo establecido, que le den un giro a lo conocido, que detecten necesidades sin cubrir, que exploren áreas desconocidas y sepan despertar el interés de los grupos. Emprender es sinónimo de sentir entusiasmo e ilusión por cambiar la sociedad.

emprendedor
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies