¿Cómo entrenar la asertividad en niños? En 5 ejercicios prácticos

La asertividad es la habilidad para comunicar las propias opiniones, sentimientos y deseos a los demás. Enseñar a los niños a ser asertivos les ayuda a desenvolverse mejor en las relaciones, los conflictos y problemas.

como-entrenar-asertividad-niños

Todos en nuestro día a día vivimos situaciones en las que nos gustaría decirle a los demás que no. Sin embargo, muchas veces por temor a un conflicto o por convenciones sociales, optamos por callarnos y hacer algo que nos parece injusto o simplemente no queremos o podemos hacer. En este tipo de situaciones, es preciso poner en marcha nuestra capacidad para ser asertivos en lugar de tratar de complacer a los demás a costa de la propia salud mental.

Lo cierto es que la asertividad puede ser entrenada, algo que es altamente recomendable trabajar desde la infancia. De esta manera, es posible ayudar a los más pequeños a expresar sus necesidades y deseos de forma saludable y respetuosa, lo que les será de gran ayuda también cuando sean adultos. Cuando optamos por una actitud pasiva y reprimimos aquello que queremos o necesitamos por temor a la reacción de los otros, acumulamos mucha tensión y estrés. Esto hace que, tarde o temprano, ese malestar acabe brotando de forma explosiva al exterior cuando sentimos que no podemos más.

Antes de que los niños se vean en esta tesitura, es adecuado entrenarles en asertividad. No podemos evitar que se encuentren en situaciones comprometidas o difíciles, pero sí les podemos proporcionar herramientas para defender sus derechos. En este artículo vamos a comentar algunos ejercicios útiles para que los niños encuentren el equilibrio entre la pasividad y la agresividad hacia los demás. Es decir, para ayudarles a ser asertivos.

¿Qué es la asertividad?

La asertividad es la habilidad para comunicar las propias opiniones, sentimientos y deseos a los demás. Ser asertivo implica defender los propios derechos sin caer en la agresividad, de forma que se logra un equilibrio entre el respeto por los demás y la satisfacción de las necesidades propias. Las personas asertivas logran una comunicación eficiente con los demás, ya que no se muestran frágiles o inseguras, ni tampoco llegan a avasallar a los otros. Por ello, quienes tienen esta habilidad suelen ser individuos exitosos, resolutivos, que piden lo que necesitan y consiguen lo que quieren sin pisar a otras personas.

Aunque hay personas con una habilidad natural para esto de la asertividad, lo cierto es que esta capacidad también puede ser entrenada con las técnicas adecuadas, especialmente durante la infancia. La asertividad implica aprender a comunicar nuestros sentimientos de forma más consciente a los demás. Así, aprender a ser asertivos puede ayudarnos a ganar autoestima y confianza en nosotros mismos, pues dejamos de vivir a expensas de los deseos de los demás para defender nuestra pequeña parcela de derechos y necesidades.

Por supuesto, aprender a ser asertivo no será la solución a todos los problemas. Tampoco será posible ser la persona más asertiva del mundo en todas las situaciones. Al fin y al cabo, somos humanos, por lo que es natural que en ciertos momentos nos dejemos llevar por las emociones del momento. Además, la asertividad no es un truco de magia, por lo que incluso siendo muy habilidoso es posible obtener respuestas negativas de los demás. No obstante, entrenar la habilidad de ser asertivo desde la infancia puede ser muy interesante, ya que esto permite obtener incontables beneficios:

  • Los pequeños aprenden a dar su opinión, pedir favores sin sentirse culpable por ello y hacer peticiones de forma espontánea y natural.
  • Pueden sentirse cómodos al expresar las emociones negativas, hacer críticas, presentar una queja o manifestar desacuerdo con algo sin herir a los demás.
  • Aprenden a manifestar las emociones positivas, manifestar orgullo, alegría, agrado, atracción o hacer cumplidos.
  • Logran iniciar, continuar, cambiar y finalizar conversaciones de forma adecuada, sin generar situaciones incómodas o parecer groseros con los demás.
  • Aprenden a compartir sus sentimientos, emociones y experiencias con los demás y que ellos se sientan cómodos para hacer lo propio.
  • Se desenvuelven a la hora de resolver problemas o conflictos cotidianos sin dejarse llevar por el enfado, la ira o el estrés.
que-es-asertividad

5 ejercicios para trabajar la asertividad en niños

Trabajar la asertividad con niños no sólo es sencillo, sino que además puede resultar divertido para ellos. Existen juegos, dinámicas y actividades pensadas para que ellos se entretengan a la vez que van adquiriendo esta habilidad. La asertividad es la herramienta clave para que los niños puedan resolver situaciones de conflicto de forma no violenta, dando peso al componente emocional.

Los adultos que aprendieron a ser asertivos desde la niñez tienden a lidiar mejor con los problemas y reveses de la vida, pues saben comunicar lo que quieren o necesitan de forma diplomática, sin pisar los derechos de los demás por conseguir lo que desean ni tampoco dejar que los suyos sean olvidados. En definitiva, ser asertivo es esencial para involucrarse en las relaciones sociales con una adecuada disposición. Ser asertivo permite que los niños no se enreden en conflictos o malentendidos evitables, siempre y cuando logren ejecutar los tres componentes clave de un mensaje asertivo:

En primer lugar, es importante que los niños expresen claramente cómo se sienten respecto a la situación concreta. De esta manera, los demás no tienen que jugar a adivinar nada, pues todo se expresa con claridad. En segundo lugar, deben indicar qué comportamiento o hecho les ha generado malestar, de forma que el otro sepa con seguridad a qué responde la emoción del paso anterior. En tercer lugar, deben aprender a proporcionar soluciones o vías alternativas para que la situación problemática no se vuelva a repetir. De esta forma, los demás saben qué comportamientos no deben volver a repetir. Veamos algunos ejercicios útiles para entrenar a los más pequeños en asertividad.

1. Actuación y juegos de roles

La interpretación de situaciones en las que la asertividad haga acto de presencia es una forma estupenda de que los niños pongan en práctica esta habilidad. Se puede crear un pequeño teatrillo e incluso utilizar disfraces para caracterizarse y hacer la actividad más divertida. La historia en cuestión puede ser inventada o ser un cuento ya existente que enseñe habilidades asertivas. De esta forma, los niños interiorizan en escena qué es ser asertivo cuando se relacionan con los demás.

2. Ponte en situación

Este juego consiste en presentar distintas situaciones complicadas, de forma que los niños tengan que reflexionar acerca de cómo actuarían en ellas. Este ejercicio se puede combinar con el anterior, de forma que se pueden interpretar aquellas situaciones que hayan resultado más difíciles de resolver.

3. Imagina el conflicto

Este juego consiste en presentar imágenes de escenas donde el niño tiene que imaginar qué conflicto tiene lugar y cómo deberían comunicarse los personajes. Si se hace en formato grupal, se pregunta a cada niño cómo lo resolvería y finalmente se elige la respuesta más interesante.

4. La caja de los sentimientos

Este ejercicio consiste en crear una caja que sirva a modo de buzón, donde los niños pueden depositar cartas o notas en las que expresan cómo les hicieron sentir ciertas situaciones vividas recientemente. Cada cierto tiempo, se puede extraer alguna carta del buzón y comentar las historias contadas y cómo se sintieron.

5. Completa la frase

Hay niños a los que les cuesta más hablar de sus sentimientos en determinados escenarios. En estos casos, los juegos anteriores pueden costar más porque requieren empezar de cero. Si se necesita, el juego completa la frase es una excelente alternativa. En este caso, se le presentan al niño frases incompletas del tipo: “Yo me he sentido de x forma cuando…”.

Así, se da pie a los más pequeños para que cuenten experiencias en las que se sintieron de una manera concreta. Si por su edad o madurez no pueden escribir la frase completa, se puede hacer esta actividad con respuestas en forma de dibujos. Aunque los niños muy pequeños no tienen madurez suficiente para hablar con palabras de sus emociones, utilizar el dibujo permite que den respuestas muy reveladoras.

ejercicios-entrenar-asertividad-niños

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de algunos juegos y actividades útiles para entrenar la asertividad en niños. Ser asertivo implica aprender a expresar los propios sentimientos, necesidades y deseos sin dañar los derechos de los demás ni permitir que los propios sean pisoteados. Es decir, requiere hallar un equilibrio entre la agresividad y la pasividad. Los niños que aprenden a ser asertivos desde los primeros años aprenden a expresar sus emociones, se desenvuelven mejor en las relaciones sociales, manejan de forma más eficiente los conflictos, etc.

Por ello, hacer actividades que permitan ayudarles a poner en práctica la asertividad es altamente recomendable. Ser asertivo requiere expresar lo que se siente claramente, relacionar las emociones con hechos concretos y, además, proponer a los demás alternativas de solución. Para conseguir esto, se puede recurrir a juegos de interpretación y roles, donde los pequeños pueden interpretar historias en las que se utilice la asertividad. Además, también se pueden utilizar juegos con imágenes en las que deben imaginar qué conflicto está sucediendo y cómo podría resolverse. También es una buena idea crear una caja de emociones, donde los niños depositen notas donde hablan de cómo vivieron ciertas situaciones recientes. En los niños más tímidos, es posible recurrir a juegos de completar frases.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies