Comportamiento Pasivo-Agresivo: 9 señales para identificarlo

El comportamiento pasivo-agresivo es una modalidad de abuso psicológico en la que se daña a la otra persona mediante métodos sutiles pero muy nocivos. Detrás de esta tendencia suelen existir dificultades a la hora de afrontar los conflictos de forma directa.

comportamiento-pasivo-agresivo

Por norma general, es fácil detectar cuando alguien es agresivo hacia nosotros. Ya sea porque emite un ataque verbal o físico contra nuestra persona, podemos diferenciar de manera clara si alguien está teniendo una conducta que nos hace daño. La violencia puede manifestarse de múltiples maneras y suele ser obvia.

Sin embargo, en ocasiones nos encontramos en una tesitura compleja, por la cual alguien nos hace sentir mal, aunque no sabemos especificar exactamente por qué. En estos casos se suele hablar del llamado comportamiento pasivo-agresivo. Esta forma de violencia se caracteriza por ser muy sutil en su expresión, aunque tremendamente perjudicial para quien la sufre.

Además del daño en sí mismo que produce esta forma de comportamiento, la víctima suele sentirse confusa respecto a lo que sucede e incluso puede achacarse a sí misma la culpa y la responsabilidad de lo que está pasando. Habitualmente, las personas que adoptan esta forma de conducta hacia quienes les rodean tienden a poseer un escaso bagaje de habilidades para resolver conflictos de manera directa. Por ello, su manera de hacer valer lo que desean o necesitan es hacer daño o manipular a los demás de forma sutil.

Por desgracia, muchas veces son nuestros propios amigos o familiares los que adoptan esta forma de comportamiento y esto puede herirnos profundamente. Por ello, es importante aprender a identificar este tipo de conducta inadmisible para poder ponerle freno y evitar que escale a más.

¿Qué es el comportamiento pasivo-agresivo?

La agresividad forma parte de nuestra naturaleza. Sentir ira en determinados momentos resulta, de hecho, adaptativo, pues esta emoción nos impulsa a defendernos de peligros y contribuye a nuestra supervivencia. No obstante, cuando la agresividad pasa a ser una constante que daña a los demás o a uno mismo esta puede constituir un problema que no se debe ignorar.

Como venimos comentando, la agresividad puede manifestarse de formas muy evidentes, aunque esto no siempre es así. A veces, esta puede encontrar salida de maneras muy sutiles y difíciles de identificar. Así, puede resultar especialmente problemática al ejercer un daño profundo y real que no se puede achacar a una agresión en particular.

En general, el comportamiento pasivo-agresivo engloba conductas de carácter no verbal, aunque a veces puede expresarse con palabras disfrazadas de buenas intenciones. Se trata de una modalidad de abuso psicológico en la que cada pequeño detalle puede constituir un arma muy potente para herir a otra persona: un silencio, un comentario, una omisión… Son maneras de generar malestar en el otro sin recurrir a formas explícitas como insultos, amenazas o agresiones.

Uno de los puntos más importantes a tener en cuenta cuando hablamos de comportamiento pasivo-agresivo es que este es totalmente improductivo. Es decir, se trata de una forma de comportamiento que en absoluto va encaminada a un fin constructivo. No ayuda a resolver conflictos o encontrar consenso, pues sencillamente busca generar daño. Es decir, se trata de una tendencia claramente destructiva.

que-es-comportamiento-pasivo-agresivo

Señales que nos permiten identificar el comportamiento pasivo-agresivo

Debido a la sutileza que caracteriza este tipo de conducta, es interesante conocer algunas de las señales que pueden permitirte identificarla y que quizá hayas pasado por alto hasta ahora.

1. Incongruencia

Las personas que adoptan un comportamiento pasivo-agresivo suelen mostrar una incongruencia entre sus palabras y sus actos. Así, pueden indicar que están conformes con una propuesta, aceptar una petición de ayuda o la realización de un plan o actividad, pero sus acciones indican totalmente lo contrario. Así, en la práctica, muestran una tendencia a boicotear aquello con lo que parecían conformes.

Ejecutan mal sus tareas de forma intencionada, obstaculizan la consecución del plan acordado o fingen olvidar el favor que se habían comprometido a hacer. Así, el otro se encuentra en una situación de confusión, de manera que percibe que algo no va bien aunque no sabe especificar exactamente el qué. En este punto, es posible que se plantee estar siendo simplemente malpensado e incluso ser el responsable de que esa persona se comporte de dicha forma.

2. Victimismo y chantaje emocional

Otra característica típica de las personas pasivo-agresivas tiene que ver con el chantaje emocional. Estas tienden a presentarse como las víctimas en todas las situaciones, refiriendo sentirse incomprendidas, poco valoradas, excluidas e incluso rechazadas. Con estos mensajes, la persona busca deliberadamente manipular al otro y generar en él un sentimiento de culpa y responsabilidad. Así, la víctima entra poco a poco en una dinámica por la cual termina disculpándose sin que exista una justificación real para hacerlo.

señales-comportamiento-pasivo-agresivo

3. Falta de asertividad

La conducta pasivo-agresiva tiende a relacionarse con carencias en el terreno de la asertividad. Así, este tipo de personas no son capaces de hacer valer sus derechos sin pisar o arrebatar los de los demás. La única forma que conocen de comunicar lo que quieren y necesitan es atacar al otro y crear un clima frío y hostil que resulte incómodo para quienes están alrededor. Este aspecto puede ser más explícito cuando se convive con la persona pasivo-agresiva o se mantiene un vínculo intenso con ella (pareja, familiar…).

4. Intolerancia a la autoridad

Las personas pasivo-agresivas tienden a encontrar problemas para acatar normas y órdenes de los demás. Esto se debe a que no logran diferenciar con precisión el respeto a las reglas (necesario para convivir y funcionar en sociedad correctamente) de la sumisión ante la opresión. Por ello, quienes muestran esta tendencia suelen encontrar problemas en las distintas esferas de su vida, especialmente en la laboral y la académica, donde su desobediencia e impertinencia les juega malas pasadas.

5. Envidia

La envidia es una emoción natural y puede ser útil cuando es canalizada de la manera correcta. Esta nos permite constatar nuestra inferioridad en algún aspecto y nos puede impulsar a mejorar y superarnos a nosotros mismos. El problema aparece cuando esta se enquista y, en lugar de favorecer un cambio constructivo, lleva a la persona a herir o dañar a los demás, minimizando los logros ajenos y resaltando los fracasos o atribuyendo el éxito del otro a factores externos ajenos a su capacidad, como la suerte, la dificultad de la tarea o el apoyo de otras personas.

envidia-pasivo-agresivo

6. Incapacidad para reconocer los propios errores

Las personas pasivo-agresivas no son capaces de reconocer sus propios errores. Así, cuando estos ocurren, suelen atribuirlos a factores externos como la mala suerte, las acciones de otra persona… El énfasis con el que resaltan las equivocaciones de los demás no se aplica a ellos mismos y esto les impide crecer, mejorar y corregir sus errores.

7. Generadores de conflicto

Lejos de calmar las aguas, las personas pasivo-agresivas parecen disfrutar al encender el conflicto. Cuando no son ellas las que lo inician, parecen esforzarse por enturbiar los que suceden a su alrededor, introduciendo comentarios por alguna o ambas partes para enredar aún más el problema original. Muchas veces, las personas inicialmente implicadas en el conflicto pueden con el tiempo darse cuenta del papel que esa persona tuvo agravando la situación. No obstante, muchas veces estas pasan desapercibidas sin que nadie realmente sea consciente de su intervención.

8. Falso compromiso

Aparentemente, las personas pasivo-agresivas parecen complacientes y responsables. Así, se muestran proclives a participar en actividades y cumplir con obligaciones, aunque en la práctica sabotean el proceso si no están conformes con él. Por ello, no es raro que incumplan, a propósito, el compromiso inicial. En el trabajo suelen ser compañeros que, si no están conformes con la tarea, suelen ser lentos, procrastinan o entorpecen la labor de los otros.

9. Fomentan la inseguridad

Las personas pasivo-agresivas se caracterizan por fomentar la inseguridad en las personas que tienen a su alrededor. Estas menoscaban la autoestima de los demás mediante comentarios sutiles que, sin constituir ataques directos, pueden ejercer un daño muy profundo. Así, las personas que rodean a individuos con este comportamiento suelen sentirse apagadas o infravaloradas aunque no saben especificar exactamente el por qué.

pasivo-agresivo

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de la actitud pasivo-agresiva, una forma de comportamiento que, si bien se manifiesta de manera sutil, puede resultar profundamente dañina para los demás. La agresividad y la ira son tendencias que forman parte de nuestra naturaleza. De hecho, sentir la emoción de rabia puede ser adaptativo en ciertos momentos, pues esta nos ayuda a reaccionar ante el peligro y defendernos de él.

Sin embargo, cuando una persona adopta como tendencia general una actitud agresiva hacia los otros, esto supone un importante problema. La particularidad de este comportamiento es que, lejos de constituir una violencia explícita en forma de insultos o golpes, se expresa por medios muy sutiles y casi imperceptibles. Esto produce mucha confusión en la víctima, que identifica que algo no va bien aunque no sabe exactamente el qué.

Así, la relación con la persona pasivo- agresiva se encuentra enturbiada de manera difusa y no se puede achacar a ninguna agresión en particular. Las personas pasivo-agresivas suelen encontrar problemas para resolver los conflictos desde la asertividad, por lo que su manera de defender sus derechos consiste en pisar los de los demás. De esta manera, se trata de un comportamiento que, lejos de ser constructivo y favorecer la resolución de conflictos, fomenta el daño a los demás y es destructivo.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies