Las 4 diferencias entre Pedofilia y Pederastia (explicadas)

La pedofilia y la pederastia son dos términos que solemos usar como sinónimos pero que en realidad son distintos. Pedófilo es aquel que siente atracción sexual hacia los niños; un pederasta, aquel que comete abusos sexuales contra ellos.

Diferencias pedofilia pederastia

Cada vez que leemos o escuchamos una noticia acerca de un caso de abuso sexual infantil, se nos eriza la piel y nos preguntamos cómo pueden haber personas lo suficientemente enfermas como para perpetrar tales atrocidades en niños indefensos. Y es que este panorama se vuelve aterrador cuando descubrimos que, de acuerdo a la OMS, 1 de cada 5 niños es víctima de abuso sexual antes de llegar a los diecisiete.

Y no debemos irnos a países subdesarrollados para toparnos con esta realidad. De hecho, el 20% de los niños y niñas de Europa, Estados Unidos y Canadá han sido abusados sexualmente. Y con estas cifras, no podemos negar que el abuso sexual infantil es otra pandemia que, incomprensiblemente, no está en la agenda social ni política de los países avanzados.

Aun así, por todo el estigma alrededor de este horrible tema, es normal que haya conceptos asociados al abuso sexual infantil que no conozcamos tan bien como deberíamos. Y uno de los errores más habituales que solemos cometer es el de considerar que un “pedófilo” y un “pederasta” son lo mismo. Pero no son sinónimos. La pedofilia es la atracción sexual hacia los niños, mientras que la pederastia es el acto de cometer abusos sexuales contra ellos.

De todos modos, como esta diferenciación tan simple no está contemplando todos los matices importantes asociados a esta temática, en el artículo de hoy y con la más pura voluntad de hablar abiertamente de este problema para así fomentar el conocimiento acerca de él, vamos a detallar las principales diferencias entre la pedofilia y la pederastia.

¿Qué es la pedofilia? ¿Y la pederastia?

Antes de entrar en profundidad y de presentar en forma de puntos clave las diferencias más importantes entre ambos conceptos, es interesante (pero también importante) que nos pongamos en contexto y que entendamos, individualmente, en qué consiste la pedofilia y la pederastia. Por ello, vamos a detallar exactamente quién es un pedófilo y quién es un pederastia.

Pedofilia: ¿qué es?

La pedofilia es la atracción sexual que experimenta un adulto hacia los niños de su mismo o distinto sexo. Así pues, estamos ante una parafilia, un tipo de trastorno sexual que se basa en fantasías recurrentes sobre contacto sexual con niños y la excitación que produce el imaginarse teniendo sexo con menores de edad. Un pedófilo es aquel que se siente involuntariamente atraído sexualmente por niños.

Conocida también como paidofilia, el concepto de “pedofilia” se remonta a los tiempos de la Antigua Grecia, donde las relaciones sexuales entre maestros y alumnos eran habituales para fomentar los lazos entre ellos. Aun así, como es obvio, a día de hoy esta parafilia es considerada algo extremadamente horrible.

De ahí que muchos pedófilos, que realmente odian tener este deseo que emerge de un trastorno sexual, no busquen ayuda psicológica por el miedo a que la gente piense que van a materializar estos deseos con abusos sexuales hacia los niños. La mayoría de ellos jamás cumplen con estos deseos por razones morales, pero con el tiempo y sin ayuda psicológica, un pedófilo puede pasar de la “simple” atracción hacia los niños a la agresión, momento en el que ya hablaríamos de un pederasta.

Así pues, y pese a que suene extraño, la pedofilia no es mala por sí sola. Es decir, al fin y al cabo es un trastorno mental que la persona no puede controlar y mientras la persona tenga la fuerza de evitar que esta atracción se materialice con abusos infantiles o con el consumo de pornografía infantil (que también es obviamente un delito), no deberían ser estigmatizados. Los pedófilos no infractores son personas enfermas que, ellas más que nadie, quieren solucionar esta parafilia.

Y aunque sea muy difícil cambiar el estigma que tenemos en la sociedad, más que señalarlos como depravados, deberíamos alentarlos a que busquen tratamiento para su trastorno. De este modo, evitaríamos que muchos de ellos pasaran a ser pedófilos infractores, es decir, pederastas. Pero ya llegaremos a definir este concepto.

En resumen, un pedófilo es aquella persona que sufre involuntariamente una parafilia basada en la atracción sexual por niños pero que no llega a intentar mantener relaciones sexuales con ellos. Recurre a la imaginación para autoestimularse en base a sus fantasías (o con pornografía infantil, en cuyo caso ya estaríamos ante algo más grave que se castiga con penas de prisión) pero generalmente odiando al trastorno que sufre. La mayoría reprimen sus deseos, pero otros los materializan. Y en este caso estaríamos ante la pederastia.

Pedofilia

Pederastia: ¿qué es?

La pederastia es el acto delictivo de cometer abuso sexual infantil. Es decir, un pederasta es aquel pedófilo que ha materializado sus desesos sexuales manteniendo relaciones sexuales con un niño o niña. Así pues, la pederastia es agredir sexualmente a menores de edad, con tocamientos indebidos o incluso con el acto sexual en sí.

Por tanto, cuando un pedófilo que no había cometido ninguna infracción es incapaz de reprimir sus fantasías eróticas y pasa a cometer abuso sexual en niños, pasa a ser un pedófilo infractor, que se conoce mejor como pederasta. Un pedófilo se limita a fantasías. El pederasta, ya comete una acto delictivo por abuso sexual infantil.

Las estadísticas demuestran que entre el 80% y el 95% de los pederastas son varones heterosexuales y que el número de niñas que sufren abusos es entre 1,5 y 3 veces mayor que el número de niños. Además, la edad media de las víctimas se sitúa entre los 8 y los 14 años. Y los agresores son, en la mayoría de casos, pertenecientes al círculo familiar o social de la víctima, que es condenada a vivir una experiencia traumática que atenta contra su integridad física y que deja secuelas psicológicas para toda la vida.

En el caso de España, mantener relaciones sexuales con un menor de dieciséis años se castiga como abuso sexual con una pena de prisión de 2 a 6 años. Si dicho acto, además, se comete con violencia o intimidación, estamos hablando ya de agresión sexual infantil, que se castiga con penas de 5 a 10 años de prisión. Y en caso de que haya acceso carnal (penetración por cualquier orificio corporal), la pena será de 8 a 12 años (si no hay violencia ni intimidación) o de 12 a 15 años (si hay violencia o intimidación).

En resumen, un pederasta es aquella persona que, movida por la pedofilia o atracción sexual hacia los niños, comete actos de abuso o agresión sexual infantil. Por tanto, la pederastia es un delito en el que se abusa sexualmente de un niño o niña ya que esta persona materializa las fantasías eróticas que tenía para con los menores de edad.

Pederastia

¿En qué se diferencian un pedófilo y un pederasta?

Tras esta introducción donde hemos definido ambos conceptos, seguro que las diferencias entre un pedófilo y un pederasta han quedado más que claras. Aun así, por si necesitas (o simplemente quieres) tener la información con un carácter más visual y sintetizado, hemos preparado la siguiente selección de las principales diferencias entre pedofilia y pederastia en forma de puntos clave. Vamos allá.

1. La pedofilia es atracción sexual infantil; la pederastia, abuso sexual infantil

La diferencia más importante y, sin duda, aquella con la que nos tenemos que quedar. Y es que un pedófilo es aquella persona que, a causa de una parafilia involuntaria y de un trastorno sexual que no ha elegido tener, siente atracción sexual hacia los niños. Pero mientras no cometa ninguna infracción vinculada tanto a mantener contacto sexual con estos menores como al consumo de pornografía infantil, no será considerado un pederasta.

Y es que el pederasta es aquella persona que comete abuso sexual o agresión sexual infantil. No se limita a fantasías eróticas, sino que mantiene relaciones sexuales con un niño o una niña. Así, la pedofilia es “solo” la atracción involuntaria hacia niños, mientras que la pederastia es el acto de cometer abusos sexuales sobre niños.

2. Un pedófilo no materializa sus fantasías; un pederasta, sí

En relación con el anterior punto, podemos afirmar que un pedófilo es aquella persona que, en la inmensa mayoría de los casos odiando su condición y la parafilia que sufre, jamás llega a materializar sus fantasías eróticas. Ni abusa de niños ni consume pornografía infantil. Por sus convicciones morales, lucha para frenar su deseo y se autoestimula con imágenes, casi siempre sintiendo repulsión por lo que hace.

En cambio, un pederasta no se limita a autoestimularse. No se detiene por convicciones morales, sino que decide materializar sus sueños eróticos, abusando sexualmente de menores de edad para cumplir con sus fantasías sexuales.

3. Todos los pederastas son pedófilos pero no todos los pedófilos son pederastas

Como vemos, todos los pederastas son pedófilos ya que presentan una atracción sexual hacia los niños, que es la que hace que cometan estos abusos sexuales. Pero, en cambio, no todos los pedófilos son pederastas ya que en la mayoría de casos estas fantasías sexuales se quedan en eso: sueños eróticos. Un pedófilo no tiene por qué convertirse en un pederasta.

4. Un pedófilo debe buscar tratamiento; un pederasta debe ser castigado

Un pedófilo no es, como hemos dicho, un criminal. Es una persona enferma que, generalmente, odia su condición y que quiere liberarse de su atracción sexual hacia los niños. Aun así, muy pocos se atreven a buscar asistencia psicológica ya que consideran que serán juzgados por la sociedad como pederastas. Pero, precisamente para evitar que materialicen sus deseos, debemos alentarlos a que busquen tratamiento. En cambio, un pederasta, no merece ya esta ayuda psicológica. Lo que merece es ser castigado duramente por la justicia.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies