Las 5 diferencias entre Timidez y Fobia Social (explicadas)

Muchas veces confundimos la timidez, un simple rasgo de la personalidad, con la fobia social, un verdadero trastorno de ansiedad que se manifiesta con un miedo irracional a exponerse a situaciones sociales. Analicemos las diferencias entre conceptos.

diferencias-timidez-fobia-social

Las personas somos seres sociales. Relacionarnos con otros individuos forma parte de nuestra naturaleza más primitiva, al ser un elemento fundamental no solo para comprender cómo nuestra especie ha evolucionado a lo largo del tiempo, sino para permitirnos desarrollarnos como individuos que interactúan con su entorno y que aprenden a través del contacto con otros iguales.

Ahora bien, pese a que socializar sea parte indispensable de nuestra naturaleza, hay veces en las que el contacto con otras personas puede despertar en nosotros experiencias negativas a nivel tanto psicológico como físico que nos puedan llevar a evitar estas situaciones donde nos exponemos a situaciones sociales. Y en este contexto entran en juego los dos protagonistas de hoy: la fobia social y la timidez.

Muchas veces, tendemos a confundir ambos términos. Creemos que una persona tímida, que en realidad simplemente tiene una personalidad que le hace sentir inseguridad o vergüenza en situaciones sociales nuevas, sufre de fobia social, un trastorno de ansiedad que consiste en un profundo e irracional miedo a todo aquello que implique un contacto con otras personas por el miedo a ser humillado, rechazado, evaluado negativamente o juzgado.

En definitiva, con la timidez estamos ante un simple rasgo de la personalidad, mientras que con la fobia o ansiedad social estamos ante un trastorno psicológico que, como tal, debe ser tratado. Pero como hay mucha más madera que cortar, en el artículo de hoy y, como siempre, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a detallar las diferencias entre ser tímido y sufrir de fobia social. Vamos allá.

¿Qué es la timidez? ¿Y la fobia social?

Antes de entrar en profundidad en la diferenciación entre conceptos y presentar las diferencias en forma de puntos clave, es interesante (y también importante) que nos pongamos en contexto y comprendamos las bases psicológicas de cada uno de ellos. De este modo, tanto su relación como, sobre todo, sus diferencias van a quedar más claras. Veamos, pues, qué es exactamente la timidez y qué es la fobia social.

Timidez: ¿qué es?

La timidez es un rasgo de la personalidad que hace que la persona se sienta insegura o experimente vergüenza de sí misma en situaciones sociales nuevas, con un conjunto de manifestaciones cognitivas que la empujan a tener dificultades para relacionarse con los demás, especialmente si no forman parte de su círculo más cercano, de entablar conversaciones y de exponerse a entornos donde sea el foco de atención.

Aun así, es muy importante remarcar que no se trata de ninguna psicopatología. Es simplemente un rasgo de la personalidad. Por ello, pese a que las personas tímidas puedan sentirse incómodas en ciertos contextos sociales, especialmente en situaciones que se salen de su zona de confort a nivel relacional, no ven su vida prácticamente afectada.

En este contexto, sí que podemos hablar de la timidez como el conjunto de estados emocionales que se expresan con pautas de comportamiento ligadas a la incomodidad por la expectativa de posibles consecuencias negativas que emerjan del contacto social con otras personas, llevando así a la persona tímida a generalmente (pero no siempre) desarrollar también rasgos de introversión, concentrándonos más en nuestro mundo interior que en el exterior.

Por tanto, podemos entender la timidez también como un miedo no patológico (y de naturaleza más racional que la fobia social que veremos a continuación) pero sí anticipado a ser el centro de atención de un grupo de personas, de ahí la incomodidad, la inseguridad y los sentimientos de vergüenza que se experimentan en situaciones sociales.

Así pues, pese a que la timidez no sea un trastorno, sino un simple rasgo de la personalidad que, por mucho que a nivel social, por los estándares, consideremos como algo negativo, es un aspecto de la naturaleza innata y adquirida de una persona, sí que puede generar, en casos graves, problemas de estrés al tener que exponerse a situaciones sociales nuevas, por lo que una persona tímida puede llegar a aislarse demasiado en sí misma y a tener pocas relaciones.

que-es-timidez

Fobia social: ¿qué es?

La fobia o ansiedad social es un trastorno de ansiedad basado en el miedo patológico e irracional a exponerse a situaciones sociales por el profundo temor a ser rechazado, humillado, evaluado negativamente o juzgado por los demás. Así, no estamos ante un rasgo de la personalidad, estamos ante un miedo clínicamente significativo, con una patología que hace que la persona viva limitada por este temor a hacer el ridículo en público.

El paciente (aquí ya hablamos de paciente) experimenta profundos sentimientos y síntomas de ansiedad en todas aquellas situaciones que involucren un contacto con otras personas, ya sea en espacios abiertos o cerrados, ya que existe un irracional y limitante miedo hacia el juzgamiento y escrutinio ajeno.

Estamos ante una psicopatología que tiene una incidencia global en la población de aproximadamente el 7,1%. Y en este caso, los pacientes se sienten totalmente incapaces de participar en situaciones sociales, pues la simple idea de ello genera en estas personas manifestaciones psicosomáticas tales como dificultad para hablar, náuseas, ruborización, tensión muscular, sudoración, temblores, sensación de quedarse en blanco, etc, además de todos aquellos sentimientos, pensamientos y sensaciones psicológicas dañinas asociadas a la idea de hacer el ridículo siendo el centro de atención.

Por todo ello, el paciente va a huir de todas aquellas situaciones que, en un contexto social, van a despertar los síntomas de ansiedad que acabamos de detallar. Evitará hablar en público, no asistirá a fiestas o reuniones, huirá de conocer a nuevas personas, intentará no comer ni beber en público, evitará hablar con trabajadores de comercios…

Esta psicopatología que representa la fobia social abre las puertas a desarrollar problemas de autoestima, a tener problemas laborales, a caer en el abuso de drogas y otras sustancias, a tener hipersensibilidad a las críticas, al aislamiento social e incluso a tener ideas de suicidio. Limita enormemente la vida y, además y como vemos, puede derivar en graves complicaciones.

No estamos ante un rasgo de la personalidad, sino ante una enfermedad mental que, como tal, requiere de un tratamiento óptimo basado en la psicoterapia (el enfoque que mejores resultados ha demostrado tener es el cognitivo-conductual), la administración de fármacos o una combinación de ambas. Partimos, eso sí, con la “ventaja” de que en este trastorno la persona es perfectamente consciente de que lo sufre.

fobia-social-que-es

Ser tímido y sufrir ansiedad social: ¿en qué se diferencian?

Tras analizar las bases psicológicas de ambos conceptos, seguro que las diferencias entre ellos han quedado más que claras. Aun así, por si necesitas (o simplemente quieres) disponer de la información con un carácter más visual, esquemático y conciso, hemos preparado la siguiente selección de las principales diferencias entre la fobia social y la timidez en forma de puntos clave. Vamos allá.

1. La timidez es un rasgo de la personalidad; la fobia social, una psicopatología

La diferencia más importante y, sin duda, con la que debemos quedarnos. Ser tímido no es ningún trastorno. Es simplemente un rasgo de la personalidad que, por mucho que a nivel social lo consideremos “negativo” por nuestros estándares, no representa ninguna psicopatología. La timidez es simplemente un patrón emocional y conductual que nos lleva a sentir incomodidad en situaciones sociales nuevas o que se salen de nuestra zona de confort.

En cambio, con la fobia social ya no estamos ante un rasgo de la personalidad, sino ante un trastorno psicológico englobado dentro de los trastornos de ansiedad. La fobia social, pues, consiste en un irracional, intenso, limitante y clínicamente significativo miedo a exponerse a cualquier situación que implique un contacto con otras personas.

2. Una persona tímida puede exponerse a situaciones sociales; una con ansiedad social, no

Una persona tímida sentirá incomodidad, vergüenza o inseguridad de exponerse a situaciones sociales nuevas o que impliquen ser el centro de atención. Pero más allá del malestar que esto pueda suponer, es perfectamente capaz de hacerlo. No se sentirá bien, pero puede exponerse.

En cambio, una persona con fobia social es totalmente incapaz de exponerse a situaciones sociales. El miedo es tan profundo y paralizante que la mera idea de entrar en contacto con otras personas genera tanto sufrimiento que evitará por todos los miedos la exposición a ese entorno.

timido-ansiedad-social-diferencias

3. La timidez genera malestar; la fobia social, sufrimiento

Una persona tímida, en contextos que requieran de una exposición social que se salga de su confort, experimentará malestar psicológico, con sentimientos negativos vinculados a la incomodidad, la vergüenza o la sensación de estar haciendo el ridículo. Pero más allá de esto, el problema no va a más. Por ello es capaz de exponerse a situaciones sociales.

En cambio, una persona que padece fobia social, no es que tenga malestar, sino que sufre a nivel tanto psicológico como físico. La simple idea de exponerse a situaciones sociales genera un profundo sufrimiento en el paciente, con síntomas de ansiedad tales como, además de sensaciones psicológicas negativas, dificultad para hablar, sudoración, temblores, náuseas, etc. De ahí que, para silenciar este sufrimiento, evite a toda costa todo aquello que lo desencadene.

4. En la fobia social existe un miedo patológico e irracional; en la timidez, no

Todas las diferencias, al fin y al cabo, se fundamentan en que en la fobia social existe un miedo patológico, irracional, limitante y clínicamente significativo. Es este miedo englobado dentro de los trastornos de ansiedad lo que despierta las manifestaciones psicológicas y físicas asociadas al sufrimiento y, consecuentemente, lo que delimita la naturaleza clínica de esta enfermedad.

En cambio, en la timidez, no existe ningún miedo clínicamente significativo. Una persona tímida puede tener un cierto temor a exponerse a situaciones sociales nuevas, pero no es un profundo miedo como en la ansiedad social, sino más bien un conjunto de experiencias psicológicas negativas más asociadas a la incomodidad, la inseguridad, la vergüenza o la sensación de hacer el ridículo.

5. La fobia social requiere de tratamiento; la timidez, no

Una persona tímida, además de que la timidez forma parte de su personalidad y nadie puede (ni debe) decirle que cambie su forma de ser, no ve su vida limitada. Es decir, más allá de la incomodidad y de las sensaciones negativas que puede experimentar en su interior cuando se expone a ciertas situaciones, es capaz de afrontar dichas situaciones. Con más dificultad que una persona extrovertida, sí, pero al fin y al cabo puede desempeñarse con normalidad en su vida personal y profesional.

Ahora bien, una persona con fobia social ve su vida muchísimo más limitada. Por el sufrimiento que implica el trastorno, va a evitar todas las situaciones sociales que pueda, algo que la va a llevar a perder oportunidades personales y profesionales, a aislarse socialmente, a caer en el abuso de sustancias e incluso a tener ideas de sucidio. Por ello, mientras que una persona tímida no tiene por qué cambiar su personalidad, un paciente con ansiedad social sí que necesita tratamiento, el cual consiste en psicoterapia, administración de medicamentos o una combinación de ambas.

tratamiento-fobia-social
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies