Los 10 mitos sobre los psicólogos, desmentidos

Existen muchos mitos en torno a la figura del psicólogo. Aunque ir a terapia está cada vez más normalizado, aún existen ideas erróneas acerca de estos profesionales.

mitos-psicologos

En los últimos años hemos asistido a un enorme progreso en materia de salud mental. La sociedad está empezando a comprender la importancia del bienestar emocional, lo que ha favorecido una normalización cada vez mayor del hecho de acudir a terapia.

Aunque se han logrado cambios, es cierto que aún queda mucho camino por recorrer. Aún sigue existiendo estigma en torno a los problemas psicológicos y todavía son muchas las personas que rechazan acudir al psicólogo por vergüenza, miedo y desconocimiento.

A día de hoy siguen estando presentes numerosos mitos acerca de la psicoterapia y la figura del propio psicólogo. Estas creencias desajustadas de la realidad impiden a una parte de la población dar el paso de pedir ayuda. Así, se siguen sosteniendo ideas absurdas como que la terapia psicológica es cosa de locos y débiles o que la labor de un psicólogo puede ser desempeñada por un amigo o conocido.

Escuchar continuamente estas afirmaciones lleva a que mucha gente posponga el inicio de la terapia a pesar de necesitarla, por no hablar de quienes no llegan a ponerse en manos de un profesional de salud mental nunca.

El estigma en torno a la terapia psicológica

Por supuesto, el temor y las dudas son una reacción normal ante el desconocimiento. La realidad es que acudir a terapia por primera vez no es fácil, pues nos exponemos ante otra persona sin filtros ni caretas como nunca antes lo hemos hecho. Aunque el proceso terapéutico puede ser de gran ayuda, esto no significa que sea una tarea sencilla.

Así, habrá momentos en los que el paciente se sienta vulnerable, enfrente desafíos y retos y tenga que trabajar para desaprender comportamientos desadaptativos. No obstante, todo este camino es recorrido de la mano de un profesional, que posee un bagaje de habilidades que le permiten manejar la situación para que la persona se sienta arropada en todo momento.

En este artículo desmentiremos algunos de estos mitos particularmente comunes que existen en torno a la figura del psicólogo. Es evidente que ir al psicólogo aún no está tan normalizado como debería. Aunque es importante hablar abiertamente acerca del hecho de ir a terapia para acabar con el estigma existente, también es cierto que dar el paso de ir al psicólogo no siempre es fácil.

Muchas personas temen abrirse en canal con alguien desconocido por miedo a ser juzgadas. Otras rechazan recibir psicoterapia porque consideran que esto es cosa de locos o desequilibrados. Algunas también pueden pensar que es absurdo gastar dinero para que alguien les escuche, pues consideran que la labor del psicólogo es la misma que la que pueden desempeñar los amigos o familiares.

Todas estas ideas preconcebidas son erróneas, pero resultan del desconocimiento y la ignorancia. El problema de estos mitos es que actúan como una barrera que impide a las personas que lo necesitan buscar ayuda profesional y mejorar su salud y su calidad de vida.

Por todo ello, a continuación desmentiremos uno a uno los mitos más comunes acerca de los psicólogos. Aprender qué es realmente ir a terapia y qué hace en verdad un psicólogo es crucial para que la población comprenda que la terapia es apta para cualquier persona que está sufriendo algún problema emocional.

Son miles las razones que pueden estar detrás del malestar y no siempre existe un diagnóstico concreto, pero en cualquier caso la terapia es clave para volver a sentirse bien y vivir una vida saludable. El objetivo del psicólogo es siempre el de ayudar y aceptar al paciente sin juzgarlo, ayudándole a rebajar la ansiedad inicial para poco a poco ir avanzando en la terapia.

Desmontando los mitos sobre los psicólogos

A continuación, comentaremos algunos de los mitos más comunes sobre la figura del psicólogo.

1. Solo los locos van al psicólogo

La psicología es una ciencia que se pone al servicio de cualquier persona que esté experimentando dolor emocional a lo largo de su vida. Así, el profesional brinda a su paciente un espacio único en el que este será escuchado sin juicios ni críticas de por medio, brindándole herramientas para empezar a resolver las cuestiones que le preocupan.

No siempre debe existir un diagnóstico concreto para que alguien se beneficie de la psicoterapia. Hay quienes acuden a terapia porque se encuentran perdidos o porque simplemente quieren aprender a sentirse mejor.

psicologia-mitos

2. Quienes van al psicólogo son débiles

El hecho de que alguien reconozca abiertamente que no se siente bien no le hace débil, sino humano. Todos somos susceptibles de atravesar malos momentos y a veces no logramos salir adelante solos. Aceptar esto implica que la persona quiere encontrar una solución a su malestar y tiene la valentía de enfrentarse a sus propios problemas.

3. Un psicólogo es lo mismo que un psiquiatra

Aunque ambos profesionales pueden trabajar en equipo, pertenecen a sectores diferentes. Los psiquiatras son médicos y como tales pueden medicar a los pacientes. En general, desde la psiquiatría se suele adoptar una perspectiva más biológica de los trastornos psicológicos, aunque el enfoque dependerá del psiquiatra en cuestión. Los psicólogos no pueden recetar medicamentos, pero son quienes hacen terapia psicológica desde una visión más emocional y social.

4. Una vez que empiezo a ir al psicólogo no puedo dejarlo

Son muchas las personas que creen que una vez que inician terapia deberán continuar yendo siempre. Sin embargo, esto no es en absoluto así. Por un lado, la terapia tiene una duración variable dependiendo de cada persona y sus circunstancias. Hay quienes van solo durante unos pocos meses y quienes necesitan acudir durante varios años.

Por otro lado, el paciente siempre es libre de dejar de acudir siempre que quiera aunque la terapia no haya terminado. Obviamente, lo ideal es que la persona hable con su terapeuta sobre sus motivos para abandonar y ver si se puede hallar alguna solución. En cualquier caso, nunca debe permanecer si siente que no quiere seguir.

5. Los psicólogos leen la mente

Ser psicólogo no es sinónimo de ser vidente. Aunque leer la mente podría facilitar esta profesión, la realidad es que los psicólogos son humanos y sólo conocen aquella información que su paciente les facilita.

mitos-psicologia

6. La familia y los amigos pueden actuar como psicólogos

Seguramente, tu entorno cercano sea una importante fuente de apoyo y es cierto que esto es de gran ayuda para empezar a sentirte bien. Sin embargo, tus amigos y familiares no son profesionales y por ello pueden, a pesar de su buena intención, cometer errores.

Además, probablemente a ellos no les cuentes todo lo que piensas por miedo a que se preocupen, te juzguen o no te entiendan. Al fin y al cabo, en las relaciones todos cumplimos un rol que nos lleva a no ser cien por cien sinceros. Por ello, ante un problema de salud mental es crucial que intervenga un profesional cualificado, ya que éste aceptará todo lo que le cuentes de forma abierta y sin juzgarte.

7. La terapia produce mejoría inmediata

Aunque los psicólogos son profesionales, no tienen una varita mágica que cambie todo de golpe. La mejoría en psicoterapia se caracteriza por ser progresiva, de manera que el alivio irá haciéndose más notable poco a poco. Es imposible resolver todo de una vez, pues los problemas deben abordarse uno a uno. Además, la recuperación no siempre es lineal y pueden producirse picos, recaídas y altibajos.

8. No hay que creer en los psicólogos

La psicología no es una religión, sino una ciencia. Por ello, no se trata de creer o no. Los psicólogos son profesionales que emplean técnicas y herramientas para ayudar al paciente en consulta.

En todo caso, lo que se debe cultivar no es la fe sino la confianza, de manera que la persona esté a gusto y tranquila durante la terapia. Aunque hay quienes han tenido experiencias negativas con algún psicólogo en el pasado, no es justo generalizar y asumir que por ello la psicología no es útil.

9. Los psicólogos no deben cobrar tanto si tienen vocación

Que una persona disfrute con su profesión y sienta vocación de servicio no significa que no merezca cobrar por su trabajo. Como todo el mundo, los psicólogos necesitan trabajar para cubrir sus gastos. Es curioso cómo este debate solo sucede con esta profesión y no con otras igualmente asistenciales como, por ejemplo, la medicina.

Además, no todas las tarifas son iguales. Dependiendo del psicólogo, el precio será más o menos alto. Añadido a esto, existen psicólogos con tarifas especiales para estudiantes o personas de bajos recursos así como asociaciones que brindan apoyo psicológico gratuito.

10. Los psicólogos cobran por escuchar

Se suele decir que los psicólogos ganan dinero por escuchar. Sin embargo, este tipo de afirmaciones resultan muy duras teniendo en cuenta que son profesionales con una extensa formación a sus espaldas. Además del grado o licenciatura, los psicólogos suelen contar con varios másters de especialización y cursos de formación continua, dado que la ciencia del comportamiento es muy compleja y requiere formarse y reciclarse continuamente.

Aunque hablar y escuchar es una parte de la terapia, el psicólogo no se limita a esto en absoluto. Detrás del trabajo obvio que se ve, estos profesionales realizan numerosas tareas como corregir pruebas, elaborar informes, preparar la consulta, priorizar objetivos, reevaluar el curso de la terapia, valorar cómo abordar ciertas cuestiones, aplicar técnicas, etc.

psicologos-leyendas-urbanas
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies