10 ejemplos de micromachismos en nuestro día a día

Los micromachismos son comentarios y manipulaciones sutiles que atentan contra la igualdad entre hombres y mujeres. Aunque son insidiosos, su importancia es grande, pues simbolizan que el machismo hoy en día no se ha erradicado por completo.

Ejemplos micromachismos

Aunque la sociedad ha avanzado notablemente en materia de igualdad entre hombres y mujeres, lo cierto es que aún hay algunos resquicios del machismo que aparecen en múltiples situaciones de la vida cotidiana. Hay quienes opinan que estas sutilezas no tienen mayor importancia, pero lo cierto es que atentan de manera insidiosa contra la libertad e igualdad de las mujeres frente a los hombres.

¿Qué es un micromachismo?

Estos resquicios se conocen como micromachismos, un término empleado para referir a maniobras y estrategias sutiles que atacan contra la dignidad de la mujer de forma más o menos perceptible. Estas discretas manipulaciones permiten imponer los intereses del sexo masculino sobre las mujeres en escenarios de la vida cotidiana, lo que explica que se encuentren tan normalizadas.

Una particularidad de los micromachismos es que muchas veces estos son emitidos por personas cuyo discurso social no es machista. Es decir, este tipo de ataques sutiles contra la igualdad entre ambos sexos son muchas veces llevados a cabo de una forma inconsciente, sin que exista intencionalidad. No obstante, esto no nos exime de tomar responsabilidad y aprender a ser conscientes de aquellos comentarios que hacemos y no resultan adecuados.

Además, algunos individuos sí que son conscientes de la connotación de sus palabras y emiten comentarios machistas de forma deliberada. El fin último que se persigue con este tipo de comentarios es el de mantener la posición privilegiada de ellos frente a ellas, reafirmando esos roles que la cultura tradicional a asignado a cada sexo.

Aunque habitualmente se asocia la violencia machista con las agresiones físicas a las mujeres, esta se puede manifestar de numerosas formas. Habitualmente, antes de que este tipo de violencia se haga tan explícito, suelen darse violencias verbales, psicológicas y sociales, que crean el caldo de cultivo perfecto que da licencia a la ejecución de los maltratos más graves. Los micromachismos se denominan así por su sutileza, pero esto no resta gravedad ni importancia a lo que simbolizan.

Tanto si eres mujer como si no, seguro que habrás oído infinidad de micromachismos a lo largo de tu vida. Si quieres conocer algunos ejemplos típicos, continúa leyendo, porque en este artículo vamos a repasarlos.

¿Cuáles son los micromachismos más comunes en la vida cotidiana?

Como venimos comentando, los micromachismos son una sutil señal que indica que la igualdad plena entre hombres y mujeres aún no se ha logrado. Vamos a ver algunos ejemplos:

1. Decir que un hombre “ayuda” en casa

Este micromachismo es uno de los más extendidos y normalizados. Cuando un hombre participa en las tareas domésticas, se suele decir que está ayudando. Esto implica asumir que las tareas del hogar son algo asignado a las mujeres, de forma que cuando ellos colaboran lo hacen como una ayuda y no como una participación igualitaria en la que la responsabilidad de la casa es compartida.

Micromachismo

2. Sentirse inferior o molesto porque el sueldo de la mujer es más alto que el propio

Muchos hombres cuya pareja femenina gana más salario que ellos, tienden a sentirse acomplejados. Esto se debe a que al varón siempre se le ha asignado el papel del trabajador fuera de casa que lleva los ingresos a la familia. Cuando las mujeres han comenzado a entrar en el mercado laboral alcanzando puestos de responsabilidad, muchos hombres han visto esa masculinidad tradicional amenazada. El dinero es sinónimo de poder y se considera inconcebible que una mujer supere en poder a un hombre.

3. Anteponer el placer del hombre al de la mujer en las relaciones sexuales

Este aspecto también suele ser muy frecuente. Muchos hombres y mujeres educados de forma machista se comportan en el plano sexual acorde a este tipo de valores. De esta forma, los deseos y necesidades de él constituyen el objetivo final de las relaciones íntimas, siendo los de ella algo totalmente secundario. A lo largo de la historia, muchas mujeres han tenido una vida sexual totalmente insatisfactoria por este motivo, pues su placer nunca ha sido considerado importante.

4. Reparto de tareas relacionadas con los hijos

El machismo también hace acto de presencia en cuestiones relacionadas con los hijos. Muchos padres se reparten las tareas de una forma determinada que deja entrever esos roles de género que aún siguen muy afianzados. Mientras que ellas acompañan a sus hijos al médico o a hacer compras, ellos se encargan de llevarles a sus entrenamientos. Aunque estos aspectos son sutiles y pueden pasar desapercibidos, lo cierto es que esconden un importante significado.

5. Preguntar cuándo una mujer va a ser madre y no hacer esta pregunta a los hombres

Es muy habitual que las mujeres se expongan a lo largo de su etapa fértil a la pregunta de si desean ser madres. Aunque este aspecto es muy personal y nadie tiene por qué sentirse obligado a dar explicaciones al respecto, la pregunta no sería tan desafortunada de no ser porque los hombres no la reciben.

Ellas siempre cargan con el peso de la maternidad, siendo muchas veces juzgadas en caso de que no deseen tener hijos. Este tipo de cuestiones han llegado a darse en las entrevistas laborales, lo que hace que muchas mujeres que desean ser madres en el medio plazo sean rechazadas como candidatas en favor de sus compañeros masculinos. La maternidad sigue viéndose en ocasiones como una cuestión que concierne exclusivamente a las mujeres, cuando en absoluto es así.

Micromachismo madre

6. Considerar como algo normal que los presentadores televisivos sean graciosos y ocurrentes, mientras que ellas destacan por su aspecto físico

En el mundo de la televisión podemos encontrar infinidad de micromachismos. Uno de los más típicos tiene que ver precisamente con esta diferenciación. Los presentadores masculinos no son, necesariamente, atractivos. Se entiende que sus talentos como conductores de programas van más allá del aspecto, pues pueden ser ocurrentes, divertidos, pacientes o tajantes. En cambio, las mujeres que ocupan estos puestos parecen tener que cumplir con el estándar de la belleza además de todas las demás cualidades.

Esto se debe a que el espectáculo que se ofrece sigue buscando el agrado del público masculino. ¿Te has planteado cómo sería a la inversa? Un presentador físicamente atractivo y una presentadora menos espectacular aunque muy divertida. Esta combinación, muy seguramente, te sorprendería a primer golpe de vista. Aunque has notado que esto sucede, es posible que nunca antes hayas reparado en que su explicación reside en los resquicios del machismo.

7. Aplicar límites diferentes a hijos e hijas

Muchos padres suelen educar a sus hijos de forma diferente dependiendo de si son chicos o chicas. Un ejemplo muy claro se puede ver en las horas de llegada a casa. Mientras que a ellos se les permite volver más tarde, a ellas se les establece una hora más temprana. Muchos padres y madres afirman hacer esto para “proteger” a sus hijas, pero lo cierto es que se trata de un acto de discriminación.

8. Ser camarero y hacer asunciones incorrectas

Son muchos los camareros que, de forma inconsciente, cuando van a servir las comidas depositan el alcohol al chico y la bebida no alcohólica a ella. También es frecuente dar la cuenta al chico, asumiendo que será él quién la pague. Este tipo de acciones tienen su razón de ser en creencias anticuadas que asumen que es él quien tiene el poder económico y quien hace cosas “de hombres” como beber alcohol.

9. Callarse ante comentarios machistas de los demás

Aunque a veces no se emitan micromachismos de forma explícita, lo cierto es que no reaccionar ante los comentarios machistas de los demás tiene un efecto parecido. En muchos grupos de amigos conformados por hombres, es frecuente que si uno de ellos dice algún micromachismo, los demás no reaccionen por temor a que los demás les desaprueben. Si los amigos actuasen ante los micromachismos de uno de ellos, este tipo de verbalizaciones se reducirían.

10. Juguetes diferenciados

Es habitual observar la segregación entre los juguetes de niño y los de niña. Mientras que los de ellos son juegos de construcción, vehículos, armas o ciencia, los de ellas giran en torno a la cocina, el maquillaje y la ropa y el cuidado de bebés. Aunque poco a poco estas diferenciaciones van cambiando, sigue existiendo una creencia muy arraigada de qué tipo de juegos deberían jugar los niños y las niñas en función de su sexo. Recuerda, si vas a regalar algo a un niño o niña, no des por hecho estos esquemas y pregunta por sus preferencias reales, no las basadas en estereotipos.

Juguetes micromachismo

Conclusiones

En este artículo hemos hablado de los micromachismos y hemos revisado algunos ejemplos que podemos escuchar en nuestra vida cotidiana. Los micromachismos son comentarios o acciones sutiles, a veces casi imperceptibles, que sin embargo tienen un enorme significado. Estos nos recuerdan que permanecen resquicios de las ideas arcaicas del pasado en las que mujeres y hombres no estaban en situación de igualdad.

Conocer estos micromachismos nos permite adquirir una mayor concienciación al respecto, así como un sentido crítico que nos permita modificar aquellas verbalizaciones que hagamos nosotros mismos y también nuestros allegados. Aunque su nombre parezca indicar lo contrario, la repercusión de los micromachismos es elevada y menoscaba la dignidad de las mujeres en todas las áreas de su vida (familiar, laboral, personal…).

Aunque la situación de desigualdad haya experimentado grandes mejoras en los últimos años, no podemos olvidar que la lacra del machismo no será erradicada hasta que todo rastro de discriminación desaparezca.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies