¿Qué son los Déjà vu? ¿Por qué suceden?

Los Déjà vu son uno de los fenómenos psicológicos más asombrosos en los que una experiencia parece haber sido vivida previamente. Veamos qué sucede en nuestra mente cuando los experimentamos.
Déjà vu

Los recuerdos son como viajar en el tiempo, pero en nuestra mente.

No se nos ocurre mejor manera de empezar este artículo que con esta cita de Endel Tulving, psicólogo experimental y neurocientífico cognitivo ruso. Y es que, en efecto, la mente humana no solo es capaz de cosas extraordinarias, sino que sigue guardando secretos increíbles.

Y, sin duda, en el mundo de la Psicología, uno de los fenómenos más asombrosos son los Déjà vu, unas experiencias que todos hemos vivido alguna vez en la que sentimos, de forma muy clara, que un suceso que estamos experimentando ya lo hemos vivido en el pasado.

Pero, ¿por qué suceden estos fenómenos? ¿Cuál es la ciencia detrás de los Déjà vu? ¿Qué sucede en nuestra mente para que sintamos que ya hemos vivido una experiencia determinada? Acompáñanos en este apasionante artículo en el que nos sumergiremos en uno de los más grandes misterios del cerebro humano.

¿Qué es un Déjà vu?

El concepto Déjà vu es francés y significa, simplemente “ya visto”. Se trata de un término cuya existencia ha sido motivo de estudio desde hace mucho tiempo, pero el vocablo en sí fue introducido por primera vez en el año 1876 por Émile Boirac, psíquico y filósofo francés conocido especialmente por ser uno de los impulsores del idioma esperanto.

Pero, a nivel científico, ¿qué son los Déjà vu? Un Déjà vu es un tipo de paramnesia, es decir, una perturbación de la memoria. En concreto, se trata de un fenómeno cerebral en el que la persona que lo experimenta siente, de forma muy clara, que una experiencia presente ya ha sido vivida en el pasado.

Con un Déjà vu, estamos sintiendo que un suceso ya ha sido experimentado cuando en realidad no lo ha sido. En este sentido, hay quienes dicen que un Déjà vu es un estado de precognición, pues parece ser que podemos saber qué sucederá en el futuro mientras lo estamos experimentando.

Pero esto no es cierto. Un Déjà vu no es una precognición, pues no nos estamos adelantando a sucesos futuros, sino que la sensación de que estamos experimentando algo del pasado sucede de forma simultánea a la cognición de dicha vivencia.

Los Déjà vu son muy comunes. De hecho, todas las personas los experimentan alguna vez en la vida. Los jóvenes parecen experimentar estos fenómenos, al menos, una vez al mes. Y a medida que avanza la edad, la frecuencia disminuye. Llegados a los 45 años, parece ser que la frecuencia se reduce a la mitad y, después de los 60, es raro que suceda más de un Déjà vu al año.

Pese a esta elevada frecuencia, estudiar a nivel neurológico los Déjà vu es una tarea prácticamente imposible porque no pueden ser inducidos clínicamente, son totalmente azarosos (no hay forma de determinar cuándo se va a experimentar uno), son subjetivos y, por si fuera poco, no hay ninguna reacción química en el cerebro que permita analizarlos.

Todo esto hace que los Déjà vu no solo sean fenómenos mentales que resultan asombrosos para la persona que los experimenta, sino que sean un total misterio no solo para la Psicología o la Neurología, sino para el resto de ciencias. De hecho, hasta físicos teóricos expertos en la Teoría de Cuerdas han ofrecido visiones de la naturaleza de este fenómeno. No es de extrañar, pues, que las hipótesis del porqué de su existencia sean, cuanto menos, fascinantes.

Qué es déjà vu

¿Por qué tenemos Déjà vu?

Como hemos dicho, estudiar la naturaleza neurológica de los Déjà vu es imposible, pero eso no significa que no hayamos desarrollado teorías e hipótesis que permitan explicar por qué, de repente, nuestra mente interpreta una vivencia presente como un suceso del pasado ya vivido. ¿Cuál de ellas será la buena? Quizás nunca lo sepamos, pero algunas son increíbles. Veamos las hipótesis más aceptadas por la comunidad científica.

1. Rememoración de sueños

Empecemos con una de las hipótesis más aceptadas. La rememoración de sueños es una teoría para explicar los Déjà vu y que nos dice que estos aparecen cuando recordamos sueños que hemos tenido.

Pasamos 25 años de nuestra vida durmiendo y, teniendo en cuenta que, pese a que es difícil estimarlo, se cree que pasamos un tercio de cada noche soñando, llegamos a la conclusión de que vivimos 8 años en nuestros sueños. Ocho años enteros de tu vida estás soñando.

Y estos sueños normalmente apelan a sucesos cotidianos o, al menos, a sucesos que podrían suceder en tu vida. Estás mucho tiempo soñando pero no recordamos prácticamente nada al despertar. Pero esto no significa que los sueños permanezcan ocultos en tu subconsciente.

Basta con vivir algo similar a lo de un sueño para que la memoria de dicho sueño salga a la luz, lo que haría que el cerebro se confundiera. El Déjà vu sucedería porque aquello que estamos viviendo estando despiertos, es muy similar a algo que hemos vivido estando soñando. La mente ve familiaridad en ello y cree que el sueño fue un suceso real.

Sueños

2. Discordancia entre lóbulo temporal e hipocampo

El lóbulo temporal es una región de la corteza cerebral que cumple con importantes funciones a nivel neurológico, permitiéndonos procesar lo que percibimos de los sentidos de la vista y del oído, hablar, memorizar, aprender y experimentar emociones. Además, presenta la conocida como región de asociación con el sistema límbico.

Esta zona del lóbulo temporal es una de las más increíbles del cerebro humano, pues es la que permite que este lóbulo cerebral se vincule con la experimentación de emociones, cosa que consigue, como su propio nombre indica, asociándose con el sistema límbico.

El sistema límbico está formado por el tálamo, el hipotálamo, el hipocampo, la amígdala, etc, pero el que nos interesa ahora es el hipocampo. Y es que, de acuerdo a esta teoría, los Déjà vu aparecerían debido a discordancias entre el lóbulo temporal y esta región del sistema límbico.

El lóbulo temporal se encarga de determinar si la información recibida por parte de los sentidos es familiar o no. Si llega a la conclusión de que, en efecto, lo que estamos percibiendo es algo familiar, se asociará con el hipocampo, pidiéndole que saque de su disco duro los recuerdos almacenados a largo plazo.

Pero si en el hipocampo no hay el recuerdo para aquello que el lóbulo temporal ha considerado como familiar, se produce esta discordancia. En ese momento, cuando el lóbulo temporal considera que aquello es familiar pero el hipocampo no la acompaña, inducirá una sensación de familiaridad pero sin tener a su disposición el recuerdo exacto.

Esta teoría tiene muchos defensores ya que, además de dar una visión neurológica a estos Déjà vu, permite explicar por qué las personas con epilepsia suelen experimentar estos sucesos justo antes de los episodios de convulsiones: porque el hipocampo, ante un ataque epiléptico, recibe estimulaciones eléctricas anómalas.

3. Almacenamiento demasiado rápido de la información

Otra de las hipótesis más aceptadas es la del almacenamiento demasiado rápido de la información. Esta teoría nos dice que los Déjà vu suceden porque la información nerviosa de uno o varios sentidos llega más deprisa al cerebro que la de los otros sentidos.

En condiciones normales, la información de los cinco sentidos debe llegar de forma simultánea para así procesarla como un único conjunto. En este sentido, esta hipótesis nos dice que sería posible que, en determinadas ocasiones, algún sentido enviara la información más rápido de lo normal.

El cerebro recibiría antes la información de un sentido, por lo que no sería capaz de unificar todos los sentidos. Al parecer, esto haría que almacenara incorrectamente la información y que, al procesar toda la información cognitiva, esta fuera interpretada como un suceso del pasado, pues la información de un sentido concreto (aunque la diferencia sea ínfima), técnicamente sí que sería “del pasado”. Una interesante teoría que, por desgracia, es difícil de comprobar.

4. Solapamiento de la memoria a corto y largo plazo

El solapamiento de la memoria a corto y largo plazo es una de las hipótesis que tienen más fuerza. Cuando experimentamos un suceso, este primero debe almacenarse en la memoria a corto plazo, que tiene una duración de aproximadamente un minuto. En caso de que vinculemos dicho recuerdo a una emoción poderosa o forcemos su almacenamiento, pasará a la memoria a largo plazo.

Esta es la situación normal. Ahora bien, es posible que el cerebro se equivoque. En un proceso (al parecer) totalmente azaroso, es posible que el recuerdo de una vivencia presente pase directamente a la memoria a largo plazo sin pasar antes por la memoria a corto plazo. Digamos que almacena un recuerdo en la región incorrecta del cerebro.

Este solapamiento de la memoria a corto plazo con la de largo plazo explica que sientas que ya has experimentado algo aunque acabe de suceder. Y es que literalmente, a medida que vivimos un suceso, el cerebro lo está almacenando en el disco duro de memoria a largo plazo, por lo que lo interpretamos como un suceso del pasado. Está en la zona de recuerdos pasados, así que el presente se convierte simultáneamente en un recuerdo.

Déjà vu

5. Universos paralelos

Dejamos el terreno de la psicología y nos lanzamos al apasionante mundo de la Física. Y es que la teoría de que los Déjà vu son una muestra de que vivimos en un Multiverso, pese a que parezca sacado de una película de ciencia ficción, ha sido puesta encima de la mesa por parte de físicos muy reputados.

Sin ir más lejos, el célebre Michio Kaku, físico teórico estadounidense especialista en la Teoría de Cuerdas, afirmó que los universos paralelos no solo son perfectamente posibles dentro de las leyes físicas, sino que estos Déjà vu podrían ser una muestra de cómo, a veces, estos universos paralelos se entremezclan.

La Teoría M es una hipótesis que unifica las cinco teorías de cuerdas suponiendo la existencia de 11 dimensiones en el Universo, algo que haría matemáticamente posible la existencia de un Multiverso. ¿Qué opinas tú? ¿Son los Déjà vu la muestra de que vivimos en uno de infinitos universos paralelos?

6. El eterno retorno: El Big Bounce

Y terminamos por todo lo alto. La teoría del Big Bounce nos dice que el Universo es en realidad un ciclo infinito de expansiones (Big Bangs) y de contracciones. Siendo una hipótesis tanto de nacimiento como de muerte del Cosmos, el Big Bounce nos dice que nunca habría habido un inicio y que nunca habría un final, sino que toda la historia del Universo se repetiría una y otra vez en un ciclo infinito que nunca termina.

Dicho de otra manera, la teoría del Big Bounce abre la puerta a que hayamos vivido nuestra vida infinitas veces, por lo que los Déjà vu sí que serían realmente recuerdos. Estaríamos recordando lo que habría sucedido en los anteriores Universos al nuestro. Increíble, ¿verdad?

Eterno retorno
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies