Los 12 tipos de Familias (y sus características)

Una familia es un grupo de personas emparentadas que conviven juntas y que tienen un proyecto de vida en común, presentando un parentesco legal o de sangre. Veamos cómo se clasifican según cómo están estructuradas.

tipos-familia

La familia es, en la mayoría de casos, uno de los grandes pilares de nuestra vida. Y es que a no ser que el azar te haya hecho vivir en una familia donde no has recibido el apoyo que necesitabas y merecías, esta siempre es nuestro “lugar” seguro. La familia siempre está ahí (o debería estarlo), en las buenas y en las malas.

Y es que a pesar de que la definición, que nos dice que es un grupo de personas emparentadas con un parentesco de sangre o legal que conviven juntas y que tienen un proyecto de vida en común, sea algo fría, todos sabemos perfectamente la importancia emocional que tiene. Es un concepto difícilmente expresable con palabras.

Aun así, toda la psicología detrás del término de “familia” ha sido motivo de estudio por muchos profesionales, indicando la importancia tan enorme que tiene esta en el desarrollo de nuestra personalidad, en la generación de lazos afectivos intensos, en cómo nos relacionamos con el mundo y, en definitiva, en cómo somos. Durante la infancia, la familia nos da las herramientas para crecer como personas.

Ahora bien, ¿todas las familias son iguales? No. Ni mucho menos. Y aunque cada familia del mundo sea totalmente única, se ha desarrollado una clasificación de las mismas dependiendo del modo cómo están estructuradas. Y esto es precisamente lo que vamos a analizar en el artículo de hoy y, como siempre, de la mano de las más prestigiosas publicaciones especializadas. Empecemos.

¿Qué es exactamente una familia?

A nivel “técnico”, una familia es un grupo de personas emparentadas a través de un parentesco legal o de sangre que conviven juntas y que tienen un proyecto de vida en común. Así, para conformar una familia se necesitan lazos tanto de filiación, es decir, los hijos, como de alianza, como puede ser el matrimonio. Todo esto constituye un núcleo social con las respectivas relaciones de parentesco que conforma lo que conocemos como familia.

También podemos entender la familia como el conjunto de ascendientes, descendientes, colaterales y afines de un linaje, dando lugar así a un grupo social más o menos reducido donde todos son parientes entre ellos por cuestión de consanguinidad, afinidad, legalidad, adopción u otros motivos han quedado emparentados.

Del latín famulus, que curiosamente era un concepto que en la Antigua Roma designaba a los sirvientes e incluso a los esclavos, la familia ha sido importante a lo largo de toda la Historia. Y es que en absolutamente todas las civilizaciones podemos encontrar alguna clase de organización familiar, siendo así una agrupación tanto natural como universal.

Y es que considerada como la base de la sociedad, nuestra propia naturaleza humana nos lleva a agruparnos en estos grupos en busca tanto de apego emocional como de protección y seguridad, así como de un apoyo que nos permita desarrollarnos como personas y aprender cosas del mundo que nos rodea.

Porque los lazos de afinidad y consanguinidad van mucho más allá de cualquier definición objetiva y fría. Los vínculos afectivos son tan fuertes que, incluso sin vivir bajo el mismo techo e incluso separando los caminos ya que los proyectos de vida cambian con el tiempo, permanecen para siempre. La familia nos brinda, si hemos tenido suerte, convivencia, apoyo, afecto, seguridad y protección.

que-es-familia

¿Cómo se clasifican las familias?

Como hemos dicho, cada familia es un mundo. Y aunque es imposible plasmar en unas pocas líneas toda la diversidad de familias que existen, sí que se han clasificado dependiendo de su estructuración y del tipo de lazos que unen a sus miembros. De este modo, se han descrito las siguientes clases principales de familias. Veámoslas.

1. Familias sanas

Por familia sana entendemos aquella en la que los miembros con los que guardamos parentesco contribuyen a nuestro bienestar emocional. La familia, pues, es un núcleo de seguridad para nosotros y nuestros familiares nos brindan todo el apoyo que necesitamos para crecer como personas de una forma saludable. Obviamente, pueden existir baches, problemas o discusiones, pero en global, nuestra familia nos brinda un entorno donde desarrollarnos de una manera sana.

familia-sana

2. Familias tóxicas

En contraposición, por familia tóxica entendemos aquella en la que los miembros con los que guardamos parentesco no contribuyen a nuestro bienestar emocional. No vemos la familia como un núcleo de seguridad, sino como el origen de muchos de nuestros problemas. No establecemos lazos afectivos saludables y las relaciones se convierten en patológicas, impidiendo que crezcamos como personas. La familia, más que protegernos, nos destruye. Y por desgracia son muchas las personas que viven en familias así.

3. Familia biparental

Una familia biparental, también conocida como nuclear, es aquella en la que el núcleo está conformado por dos progenitores y uno o más hijos. Así pues, estamos ante el tipo de familia más “típica”, aquella que está formada por un padre y una madre y los hijos. Es la forma más tradicional y aquella que nos viene a la cabeza cuando pensamos en una familia.

4. Familia monoparental

Una familia monoparental es aquella en la que solo uno de los progenitores se hace cargo de la crianza de los hijos. Por tanto, el núcleo familiar está compuesto solo por la madre o el padre y los hijos. El desencadenante de esta situación puede ser un divorcio, la viudedad, la decisión de ser madre o padre en solitario, ser madre prematura, etc. Aun así, que solo un progenitor se encargue de mantener la familia supone una carga muy grande, tanto en el plano económico como en el plano emocional.

5. Familia extensa

Una familia extensa es aquella en la que el núcleo familiar no está compuesto solo por los progenitores y los hijos, sino también por los abuelos, tíos, primos y/u otros parientes afines o consanguíneos. Así pues, otros familiares conviven con nosotros, dando lugar a un núcleo de convivencia mayor. Por tanto, los lazos suelen ser más estrechos y la crianza de los hijos corre a cargo no solo de sus padres, sino también de otros familiares con los que viven.

6. Familia homoparental

Una familia homoparental es aquella en la que una pareja homosexual constituye una familia a través de la adopción. Así, el hijo o hijos tienen dos padres o dos madres que, si bien no son sus progenitores biológicos, sí que les dan todo el afecto que necesitan para crecer y desarrollarse como en cualquier otra familia más “prototípica”. Y gracias a que cada vez se acepta más a nivel social, las parejas homosexuales pueden cumplir su sueño de ser padres o madres.

familia-homoparental

7. Familia de padres separados

Una familia de padres separados es aquella en la que, por una ruptura de la relación entre progenitores o por un divorcio, se rompe el núcleo familiar. El hijo o hijos pasa a convivir solo con el padre o la madre (estaríamos en el caso de la familia monoparental) o a alternar la convivencia com ambos, que suele ser lo más habitual. Al no convivir juntos y al romperse la pareja, debe tramitarse la custodia de los niños.

8. Familia sin hijos

Una familia sin hijos es aquella en la que una pareja decide no tener descendencia. Por lo tanto, el núcleo familiar está formado solo por dos personas que no tienen hijos por decisión propia o por imposibilidad. Es decir, es una familia en la que, porque no se ha querido o porque no se ha podido, no ha habido hijos. Por tanto, no existe el lazo de filiación, pero sigue siendo una familia entendida como un núcleo social basado en el parentesco, que en este caso se reduce al matrimonio o a simplemente la vida en pareja.

9. Familia adoptiva

Una familia adoptiva es aquella en la que una pareja adopta a un niño. Por el motivo que sea, no tienen hijos biológicos, pero sí que adoptan para que ese niño tenga una familia, por lo que se convierte en su hijo en todo el sentido emocional de la palabra. La relación con el mismo es permanente, desarrollando el rol como padres en todos los aspectos.

10. Familia compuesta

Una familia compuesta es aquella en la que los hijos viven en dos núcleos familiares de forma simultánea. Como es obvio, esto ocurre cuando, a raíz de la separación de sus progenitores, estos encuentran una nueva pareja y forman, cada uno de ellos, una nueva familia. Así, el hijo o hijos van alternando la vida en ambos núcleos, teniendo un padrastro (o madrastra) y, en ocasiones, hermanastros.

11. Familia de acogida

Una familia de acogida es aquel tipo de vinculación en la que una pareja acoge a un niño de forma temporal, convirtiéndose en sus tutores legales generalmente hasta que llegan a la mayoría de edad, se formaliza el proceso de adopción por otra familia o pueden volver con su familia biológica. Es una forma de acogimiento para proteger a los niños hasta que puedan encontrar en núcleo familiar permanente o puedan valerse por sí mismos.

12. Familia ensamblada

Una familia ensamblada, también conocida como mixta o reconstituida, es aquella en la que uno o varios miembros de una pareja que conforman un nuevo núcleo familiar tienen uno o varios hijos de una relación anterior. Es decir, cuando formamos una familia y nuestra actual pareja ya tenía hijos, estos se suman al núcleo familiar, pudiendo después tener o no más hijos. De ahí que se hable de “ensamblada”.

familia-ensamblada
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies