Los 15 tipos de Infidelidades (y cómo detectarlas)

Una infidelidad es una ruptura de la promesa de compromiso emocional, afectivo, íntimo y sexual de una pareja al establecer una relación con una tercera persona. Veamos cómo se clasifican.

tipos-infidelidades

Las estadísticas no engañan. Las infidelidades están a la orden del día y, a pesar de su comprensible estigma, son más comunes de lo que pensamos. Y es que según apuntan diversos estudios, cerca del 40% de las relaciones no matrimoniales y el 25% de las matrimoniales son salpicadas por algún incidente de infidelidad.

De hecho, un estudio del Marriage and Divorce Journal indicó que, en Estados Unidos, hasta el 70% de todos los estadounidenses tienen algún desliz de infidelidad a lo largo de su vida matrimonial. Y aunque cada uno tenga su propia definición de dónde están los límites, está claro que una infidelidad es una de las situaciones más complicadas por las que puede pasar una pareja.

Y es que en las relaciones monógamas, una infidelidad es concebida como una violación del acuerdo sexual y afectivo establecido, pactado y prometido por cada uno de los miembros de la pareja. Ser infiel es romper esta promesa de compromiso. Y aunque siempre haya estado “penada” socialmente, la infidelidad ha formado parte de nuestra existencia desde los orígenes de la civilización y la aparición de la monogamia.

Ahora bien, ¿todas las infidelidades son iguales? No. Ni mucho menos. Dependiendo del contexto en el que ocurran, de los límites sobrepasados y de cómo se rompa el compromiso sexual y/o afectivo con la pareja, podemos diferenciar distintos tipos de infidelidades. Y en el artículo de hoy vamos a indagar en este tema. Empecemos.

¿Qué es una infidelidad?

Una infidelidad es una ruptura de la promesa de compromiso emocional, afectivo, íntimo y sexual de una pareja al establecer una relación con una tercera persona. Así, en una relación basada en la monogamía, una infidelidad es una violación del acuerdo de exclusividad sexual y afectivo establecido y pactado por cada uno de los mimebros de la pareja.

Así, ser infiel consiste en romper la promesa de compromiso que habías establecido con tu pareja en el contexto del matrimonio o del noviazgo. Es normal plantearse si una infidelidad puede superarse sin que la pareja rompa, pero todo ello depende de los límites y códigos que se hayan establecido y del contexto en el que dicha infidelidad haya ocurrido.

Del mismo modo, el concepto de “infidelidad”, que si bien puede entenderse como el hecho de engañar a la pareja rompiendo los acuerdos de compromiso afectivo y sexual que se habían pactado al iniciar una relación monógama, siempre ha estado rodeado de mucha controversia, pues ya no solo es que esté sujeto a consideraciones sociales e individuales, sino que cada caso es único.

Por ello, ha sido esencial desarrollar una clasificación de las infidelidades en función de su naturaleza, del medio a través del cual se realizan, de los motivos que las desencadenan, de sus implicaciones a nivel emocional y de la intención con la que se perpetran. Porque, como ya hemos dicho al principio, no todas las infidelidades son iguales. Y a continuación vamos a indagar en esta clasificación.

¿Qué clases de infidelidades existen?

Como decimos, cada infidelidad es única y debe ser la pareja la que, conociendo su contexto y los límites que habían establecido, dictamine cómo se va a proceder. Sin embargo, en función de los parámetros que hemos comentado, se pueden diferenciar distintas clases de infidelidades en cuya naturaleza vamos a indagar en las siguientes líneas.

1. Infidelidad directa

La infidelidad directa es aquella que, desde un primer momento, existe una clara intencionalidad de ser cometida. Así, quien es infiel planifica deliberadamente la infidelidad hasta llevarla a cabo, rompiendo el compromiso de una forma sexual y/o afectiva. Existe, pues, una voluntad consciente de romper las bases de la relación monógama.

infidelidad-directa

2. Infidelidad indirecta

La infidelidad indirecta es aquella donde no existe una planificación. Quien es infiel no lo es con una intención previa, sino que se desarrolla de una forma accidental y repentina, ya sea por una conexión inesperada y fuerte con otra persona o simplemente por estar bajo el efecto de sustancias que inhiben nuestro grado de consciencia. En definitiva, es aquella donde no existe una planificación previa.

3. Infidelidad física

La infidelidad física es aquella donde existe un contacto físico, ya sea sexual o no, con otra persona. No es chatear por redes sociales, es quedar en persona con una persona sabiendo que, haciéndolo, se está rompiendo con las bases de la relación con la pareja, a quien se le oculta esta situación. Hay un encuentro físico.

4. Infidelidad afectiva

La infidelidad afectiva es aquella en la que existe una involucración emocional con la tercera persona ajena a la relación. Así, no solo hay una atracción sexual, sino que la persona infiel empieza a desarrollar una conexión afectiva fuera de la pareja. Se enamora de una tercera persona, algo que incluye o no el sexo, sintiendo algo fuerte por ella.

5. Infidelidad sexual

La infidelidad sexual es aquella en la que uno de los miembros de la relación realiza el acto sexual con una tercera persona. Existiendo o no vinculación emocional, tiene sexo con una persona ajena a la relación, rompiendo así el compromiso de exclusividad sexual. Es, seguramente, la forma de infidelidad más penada.

infidelidad-sexual

6. Infidelidad virtual

La infidelidad virtual es aquella en la que no existe un encuentro físico entre el infiel y la tercera persona, pues todo se basa en un contacto online, haciendo uso de las redes sociales y de los servicios de mensajería. Depende de cada pareja establecer los límites, pero se suele hablar de infidelidad virtual cuando el infiel intercambia mensajes sexuales o amorosos o fotografías o vídeos eróticos con una tercera persona.

7. Infidelidad de aprobación

La infidelidad de aprobación es aquella que se comete cuando, en el contexto de una relación que ya está terminando, uno de los miembros, incapaz de verse solo, empieza a tener una relación con otra persona que la ayuda a pasar el mal trago. Al final, está usando a esa tercera persona y convenciéndose a sí misma de que siente algo cuando, en realidad, es simplemente un parche.

8. Infidelidad por despecho

La infidelidad por despecho es aquella que se comete con la única intención de vengarse por algo que la pareja ha hecho mal. El principal desencadenante es el resentimiento y el disgusto, que llevan a una de las personas a ser infiel por el simple hecho de castigar a su pareja.

9. Infidelidad por adicción sexual

La infidelidad por adicción sexual es aquella que se comete con el simple propósito de sastisfacer las obsesivas necesidades eróticas. Una persona con un problema de hipersexualidad, que es adicta al sexo, puede ser infiel a causa de ello, movida por una obsesión patológica por tener encuentros sexuales, ya sea porque su pareja no le da todo lo que necesita o porque simplemente quiere tener sexo con muchas personas distintas.

10. Infidelidad obligada

La infidelidad obligada es aquella que se realiza en el contexto de una relación tóxica. Uno de los miembros, víctima de abusos psicológicos (o físicos) y con una autoestima muy mermada, ven en la infidelidad y en una aventura amorosa una posibilidad de satisfacer las necesidades afectivas que no ven cubiertas en su matrimonio o noviazgo del cual, por miedo, no salen.

infidelidad-obligada

11. Microinfidelidad

Las microinfidelidades son todas aquellas acciones sutiles que se encuentran en la frontera entre lo que es una infidelidad y lo que no lo es, dependerá de la pareja el determinar si realmente lo es. Por ejemplo, seguir el juego a alguien que está tonteando contigo a través de redes sociales puede considerarse una microinfidelidad, pues no se violan directamente los acuerdos de compromiso sexual o afectivo pero hay una cierta ruptura de la confianza.

12. Infidelidad por abuso de sustancias

La infidelidad por abuso de sustancias es aquella que se comete estando bajo los efectos de una droga (como el propio alcohol) que limita nuestro grado de consciencia y que nos hace hacer algo, en este caso cometer una infidelidad generalmente de carácter sexual, que en pleno uso de nuestras facultades no haríamos.

13. Infidelidad sustitutiva

La infidelidad sustitutiva es aquella que se comete con el objetivo, consciente o inconsciente, de encontrar algo que nos falta en nuestra relación. Así, la persona es infiel porque con su pareja tiene alguna carencia en el plano sexual o afectivo que cubre con otra persona.

14. Infidelidad hedonista

La infidelidad hedonista es aquella que se comete sin ningún objetivo más allá del placer a corto plazo que genera la idea de ser infiel, sin pensar en las consecuencias a largo plazo en su relación. Son infieles porque les apetece serlos en un momento, moviéndose únicamente por el deseo.

15. Infidelidad terminativa

La infidelidad terminativa es aquella que se comete cuando una persona, que quiere terminar una relación pero se ve incapaz de hacerlo directamente y hablando, es infiel con el objetivo de que su pareja se entere y sea esta la que diga que quiere terminar. La persona es infiel para tener una excusa para que la relación acabe.

infidelidad-terminativa
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies