Los 6 tipos de memoria a corto plazo (y sus características)

La memoria a corto plazo es aquella que guarda la información captada hasta un minuto después de haberla asimilado para permitir su análisis. Veamos qué clases de memoria a corto plazo existen según el procesamiento de la información.

Tipos memoria corto plazo

Es cierto que, a nivel puramente orgánico, los seres humanos somos el resultado de la suma de 30 millones de millones de células que se organizan en tejidos y órganos que constituyen nuestro organismo. Pero es evidente que los seres humanos hemos trascendido esta simple definición. Somos seres que van mucho más allá de lo puramente biológico.

Y si esto es así es, en gran parte, por la complejidad fisiológica de nuestro cerebro, un órgano único en el reino animal que nos ha hecho capaces de cosas increíbles. Y de entre todas las funciones mentales y cognitivas que nos hacen ser especiales en la naturaleza, una de las más importantes es, sin duda, la memoria.

Nada de lo que somos tendría sentido sin esta asombrosa capacidad de almacenar y recuperar la información captada por nuestros sentidos y por los procesos mentales que tienen lugar en el cerebro. La capacidad de recordar, guardar información y, en definitiva, la facultad de memorización nos hace ser quien somos.

Existen muchos tipos distintos de memoria, pero una de las más importantes es la memoria a corto plazo, aquella que retiene la información captada hasta un minuto después de haberla asimilado para permitir el análisis de lo que sucede a nuestro alrededor y dar la oportunidad de transferirla a la memoria a largo plazo. Y en el artículo de hoy, además de entender sus bases fisiológicas, veremos cómo se clasifica la memoria a corto plazo.

¿Qué es la memoria a corto plazo y qué funciones tiene?

La memoria a corto plazo es el sistema de memoria que tiene la función de retener la información percibida hasta un minuto después de su captación para permitir el procesamiento cognitivo de lo que estamos experimentando y, en caso de que forcemos su almacenamiento o la experiencia vaya asociada a una emoción intensa, transferir la información a la memoria a largo plazo, la cual tiene una capacidad y temporalidad ilimitada.

Se trata de un sistema de memoria temporal que funciona como un almacén transitorio (la información se retiene una media de 30 segundos) y limitado (su capacidad de almacenamiento se estima en 7 ± 2 elementos) de información. Así pues, es una capacidad neurológica que hace posible retener una pequeña cantidad de información en el cerebro para facilitar la actuación de otros mecanismos cognitivos que interpretan lo que sucede a nuestro alrededor o en nuestro interior.

Siendo conocida también como memoria activa o memoria primaria, nos da un estrecho pero esencial margen de tiempo para comprender qué estamos experimentando. Su funcionamiento requiere de poco esfuerzo, pero si queremos que la información retenida transitoriamente permanezca en la memoria a largo plazo, deberemos forzar su almacenamiento. A no ser que la experimentación vaya ligado a un suceso emocionalmente intenso, en cuyo caso el proceso puede ser inconsciente.

Gracias a la memoria a corto plazo, los mecanismos cerebrales y procesos cognitivos complejos pueden dar sentido y cohesión a la información percibida por los sentidos, analizar lo que está sucediendo en nuestro interior, comprender los pensamientos que tenemos y valorar si la información debe retenerse indefinidamente en la memoria a largo plazo o si, por el contrario, puede ser eliminada permanentemente.

Qué es memoria corto plazo

Así pues, las funciones principales de la memoria a corto plazo son las siguientes: retención transitoria y limitada de la información, apoyo al aprendizaje y asimilación de nuevos conocimientos, comprensión rápida del ambiente que nos rodea y de nuestro estado interno, coordinar, organizar y regular los flujos de información y facilitación del proceso de resolución de problemas.

Está muy asociada con la memoria de trabajo, que es aquel sistema de memoria que añade un componente de manipulación y procesamiento de la información, transformando los contenidos retenidos y construyendo relaciones entre los datos captados para así integrarlos con la memoria a largo plazo y facilitar la actuación de los procesos cognitivos complejos. En otras palabras, la memoria de trabajo nos ayuda a retener en la mente las piezas informativas necesarias para realizar una tarea. De ahí el nombre.

En resumen, la memoria a corto plazo, primaria o activa es aquella capacidad neurológica que conforma un sistema de memoria de capacidad limitada y carácter transitorio que nos permite retener, durante un promedio de treinta segundos, unos pocos elementos informativos para que estos estén disponibles para su procesamiento y/o puedan ser retenidos indefinidamente en la memoria a largo plazo o, si no son necesarios, eliminados. Retener durante un corto tiempo una pequeña cantidad de información. En esto se basa la memoria a corto plazo.

¿Cómo se clasifica la memoria a corto plazo?

Después de esta extensa (pero necesaria) introducción para comprender qué es la memoria a corto plazo, estamos más que preparados para profundizar en el tema que nos ha reunido hoy aquí. Analizar las bases fisiológicas de las diferentes clases de memoria a corto plazo que existen. Y es que dependiendo de cómo se procesa la información que se retiene, existen los siguientes tipos de memoria activa o primaria.

1. Memoria STAM

La memoria STAM, que recibe este nombre del inglés Short-Term Auditory Memory, es aquella memoria de corto plazo que retiene la información captada oralmente. Así pues, capta y retiene los elementos informativos asimilados a través del canal auditivo y asociados, por tanto, a la comunicación verbal entre personas.

Se trata de una forma de memoria que se incrementa con la edad, aunque niños con problema en su desarrollo pueden experimentar problemas en sus habilidades cognitivas debido a las innumerables aplicaciones que esta forma de memoria auditivo-verbal tiene en nuestro cerebro.

Y es que la memoria STAM está asociada a la capacidad de seguir instrucciones, escribir aquello que nos dictan, desarrollar relaciones sociales, encontrar las palabras adecuadas cuando estamos conversando, recordar números de teléfono, asimilación de nuevos conocimientos, de ser organizados, de poder concentrarnos, etc. La memoria a corto plazo que retiene la información auditiva tiene una enorme importancia en nuestro día a día.

Memoria STAM

2. Memoria visual espacial

La memoria visual es aquella memoria a corto plazo que retiene la información captada a través del sentido de la vista y con elementos acerca del espacio que nos rodea para así situarnos en las tres dimensiones y completar tareas que requieran del procesamiento de mensajes visuales. Es especialmente importante ante las momentáneas interrupciones en la captación de estímulos visuales.

Así, tiene un papel clave para completar la información visual y espacial cuando parpadeamos o movemos los ojos. Nos ayuda también a recordar localizaciones y a comprender las relaciones entre diferentes objetos que ocupan el espacio que nos rodea. Es una forma de memoria a corto plazo que nos ayuda también a orientarnos y a movernos con facilidad por entornos que nos resultan familiares.

3. Memoria operativa

Por memoria operativa entendemos aquel componente de la memoria a corto plazo que regula todos los otros sistemas asociados a la misma. Es decir, es la que controla la actuación de los sistemas neurológicos que retienen transitoriamente la información para así facilitar la actuación de los sistemas cognitivos más complejos.

Así pues, la memoria operativa es aquella capacidad de almacenamiento y simultáneo procesamiento de la información que nos ayuda a realizar tareas que involucran procesos mentales complejos, como aquellas asociadas al aprendizaje, el pensamiento abstracto o la lectura.

4. Memoria sensorial

La memoria sensorial es un tipo de memoria a corto plazo de duración especialmente corta. Se trata de una forma de memoria pasiva que se asocia simplemente al proceso de captación de estímulos sensoriales, un acto que ocurre sin voluntariedad. Estos mensajes, que son regulados por esta memoria sensorial, se desvanecen al poco tiempo, pues “solo” retiene información sensitiva que se desvanece menos de un segundo después de su captación.

Memoria sensorial

5. Memoria episódica

La memoria episódica es aquel sistema de memoria que, aplicado a la de corto plazo, hace referencia a las experiencias emocionalmente intensas que llevan a que una información retenida en la memoria a corto plazo pase a almacenarse, de forma inconsciente, en la memoria a largo plazo. Así pues, los sucesos que experimentamos y que despiertan emociones fuertes en nosotros, pasan de esta “sección” transitoria de la memoria al verdadero cajón de recuerdos que conforma la memoria a largo plazo, la cual, como hemos visto, es de capacidad y duración ilimitada.

6. Bucle fonológico

El bucle fonológico es aquel sistema de la memoria a corto plazo que consiste en la capacidad neurológica de retener información de carácter verbal para permitir así lo que conocemos como “habla interna”. Es decir, el bucle fonológico nos permite mantener una información durante un corto de tiempo mientras la repetimos en nuestro interior (como si nos habláramos a nosotros mismos) para así memorizarla (cuando estamos estudiando, por ejemplo) o evitar que se desvanezca si estamos haciendo una tarea que requiere de repetirla más adelante (como por ejemplo, cuando estamos tomando apuntes en clase y el profesor o profesora habla más deprisa de lo que nosotros podemos escribir en el papel).

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies