Los 15 tipos de Obsesiones (y cómo identificarlas)

Una obsesión es una perturbación del estado de ánimo que consiste en la dominación que una idea fija en nuestra mente ejerce en nosotros. Veamos cómo se clasifican las obsesiones según su origen.

tipos-obsesiones

Absolutamente todos nosotros nos hemos obsesionado alguna vez y de forma más o menos intensa con algo. Con una saga de películas, con el deporte, con la comida, con el sexo, con limpiar la casa, con salir de fiesta… Son muchas las situaciones de la vida hacia las que podemos desarrollar una obsesión, uno de los conceptos psicológicos más interesantes de estudiar.

Cuando hablamos de obsesiones, nos referimos a aquellas perturbaciones del estado de ánimo que consisten en la dominación que una idea fija en nuestra mente ejerce sobre nosotros, apareciendo de forma repetitiva e impidiendo que tengamos una total independencia en nuestro comportamiento, pues es complicado reprimir estos pensamientos obsesivos.

En este contexto, es habitual (y acertado) asociar las obsesiones con el famoso TOC (Trastorno Obsesivo-Compulsivo), una enfermedad mental en la que los afectados desarrollan unos patológicos comportamientos compulsivos y repetitivos debido a unas irracionales y extremas obsesiones. Pero no todas las obsesiones están ligadas al TOC.

Por ello, en el artículo de hoy y, como siempre, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a indagar en las bases psicológicas de la obsesión, entendiendo de forma clara y concisa qué son y, sobre todo, cómo se clasifican dependiendo de su origen. Vamos allá.

¿Qué son las obsesiones y cómo se clasifican?

Una obsesión es una perturbación del estado anímico que emerge como consecuencia de la implantación en nuestra mente de una idea fija que nos domina, imponiéndose de forma repetitiva y contra nuestra voluntad, siendo difícil que reprimamos los impulsos asociados a dicha idea. Se trata de un “sentimiento” que secuestra nuestra atención intelectual, que nos genera ansiedad y que, por muchos esfuerzos que hagamos para desprendernos de él, nos domina a nivel emocional y conductual.

Del latín obsessĭo, que significa “asedio”, las obsesiones se basan en la experimentación de pensamientos desagradables y de naturaleza intrusiva que nos invaden en contra de nuestra voluntad y que, de forma involuntaria, nos empujan a realizar ciertas conductas, pues la “no realización” desencadena síntomas de ansiedad.

Ahora bien, más allá de esta definición general, para comprender sus fundamentos psicológicos debemos indagar en las distintas clases de obsesiones que existen. Y aunque haya sido complicado desarrollar una clasificación debido a la enorme diversidad de obsesiones distintas que los seres humanos podemos presentar, la Psicología ha sido capaz de englobarlas en unas familias concretas dependiendo tanto del contenido como del origen de la obsesión. Empecemos.

1. Obsesiones reactivas

Las obsesiones reactivas son aquellas en las que el origen de dicha obsesión se sitúa en factores externos y, por tanto, identificables. Desde un punto de vista ajeno, pueden percibirse como realistas y más o menos racionales, pues los estímulos que despiertan esta compulsión pueden verse, como por ejemplo la obsesión por el orden que más tarde analizaremos.

obsesiones-reactivas

2. Obsesiones autógenas

En contraposición, las obsesiones autógenas son aquellas en las que el origen de dicha obsesión no se sitúa en factores externos identificables, sino en el interior de la persona. Aparecen de forma abrupta en nuestra mente sin apelar a ninguna realidad externa, por lo que desde un punto de vista ajeno no pueden percibirse. Las obsesiones sexuales que más tarde analizaremos serían un ejemplo.

3. Obsesiones conductuales

Por obsesiones conductuales entendemos toda aquella obsesión basada en la influencia que una idea fija tiene sobre nuestra conducta. Se trata, en realidad, de un “cajón de sastre” donde entran aquellas obsesiones comportamentales que no entran en ninguno de los grupos que veremos a posteriori. Aquí, por ejemplo, tendríamos la obsesión por el deporte, por los videojuegos, por las series, por los libros, por las películas, por salir de fiesta, etc.

4. Obsesiones amorosas

Las obsesiones amorosas son aquellas que se basan en la obsesión hacia una persona por la que nos sentimos atraídos a nivel afectivo (no puramente sexual), esté dicho amor correspondido o no. Nos llevan a necesitar el contacto constante con esa persona, a idealizarla y, por desgracia, generalmente a desarrollar comportamientos tóxicos como aquellos asociados al control de la persona o los celos.

5. Obsesiones alimenticias

Las obsesiones alimenticias son aquellas en las que la compulsión está asociada a la comida y a una perturbación de nuestros patrones de nutrición. Desarrollamos una obsesión por comer, algo que abre la puerta no solo a problemas emocionales y de autoestima, sino a una afectación a nuestra salud física por el posible desarrollo de sobrepeso o de obesidad. Por tanto, esta obsesión por la comida debe abordarse adecuadamente y encontrar la raíz de esta necesidad de silenciar alguna barrera psicológica a través de la comida.

obsesion-comida

6. Obsesiones de orden

Las obsesiones de orden son aquellas en las que la compulsión se basa en tener todo nuestro entorno perfectamente ordenado y sin problemas de simetría. Una persona con esta obsesión siente ansiedad de percibir que en su casa o entorno de trabajo no esté todo perfectamente alineado, ordenado y en su sitio. Todo debe estar impecable, sin asimetrías. Es una de las obsesiones más comunes, especialmente en el TOC.

7. Obsesiones por contaminación

Las obsesiones por contaminación son aquellas basadas en la dominancia que ejercen unos pensamientos intrusivos vinculados a la idea de que los gérmenes de nuestro alrededor nos van a hacer enfermar. Esto hace que la persona se obsesione por la limpieza, pues la idea de vivir en un ambiente contaminado genera un profundo malestar. De ahí la tendencia a desinfectarlo todo continuamente, a lavarse de forma compulsiva (especialmente las manos) y a evitar sitios, principalmente públicos, que puedan ser foco de infección de alguna enfermedad.

8. Obsesiones de acumulación

Las obsesiones por acumulación son aquellas que tendemos a asociar con el síndrome de Diógenes, pues se basa en la necesidad de acumular objetos rotos o inservibles por la idea irracional de que algún día podemos necesitarlos. Desprendernos de cosas supone un choque emocional que nos genera ansiedad. Aun así, mientras no se convierta en algo patológico, no hablamos de síndrome de Diógenes.

9. Obsesiones homosexuales

Las obsesiones homosexuales son aquellas en las que una persona heterosexual, generalmente criada en un entorno donde no se han respetado las orientaciones sexuales menos heteronormativas, siente temor a la idea de sentirse atraído sexualmente por alguien de su mismo sexo. Exista o no realmente esta atracción, la persona se obsesiona con la idea y, por la educación que ha recibido, se avergüenza de sí misma.

10. Obsesiones religiosas

Las obsesiones religiosas son aquellas en las que la persona desarrolla una compulsión para con la religión. Es decir, siente la obsesiva necesidad de cumplir con todos los ritos religiosos y de no salirse en ningún momento de los patrones de conducta establecidos en los textos sagrados de la religión que profesa. El origen de la obsesión, pues, se fundamenta en el miedo de cometer actos que ofendan a Dios o a los Dioses y que, por tanto, puedan comportar castigos divinos.

obsesion-religion

11. Obsesiones sensoriomotoras

Por obsesiones sensoriomotoras entendemos toda aquella obsesión basada en la experimentación de ciertas experiencias sensoriales en el cuerpo. Así, el foco de la compulsión se encuentra en una exagerada consciencia de lo que ocurre en nuestro cuerpo, analizando constantemente la respiración, fijándose en cómo parpadean los ojos, percibir visualmente la nariz, sintiendo cuánta saliva tragamos, etc.

12. Obsesiones por falta de control

Las obsesiones por falta de control son aquellas en las que los pensamientos intrusivos se fundamentan en el miedo que tenemos de perder el control. Es decir, nos da miedo que, en alguna situación, podamos perder el control de nosotros mismos, sintiendo pavor de las consecuencias que esto pueda tener en el plano ya sea personal o profesional.

13. Obsesiones violentas

Las obsesiones violentas son aquellas compulsiones basadas en los recurrentes pensamientos intrusivos de cometer actos violentos. La obsesión se fundamenta precisamente en el miedo que tenemos de desarrollar actos de violencia, por lo que evitaremos situaciones donde podamos tener a mano objetos afilados y tendremos imágenes invasivas y desagradables de nosotros mismos haciendo daño a seres queridos e incluso de matar a gente.

14. Obsesiones catastrofistas

Por obsesiones catastrofistas entendemos todas aquellas compulsiones de cualquiera de los tipos que hemos visto en las que la obsesión en sí viene acompañada de la desagradable sensación de que, por muy irracional que sea, la no realización de la misma (como por ejemplo, no tener la casa perfectamente ordenada) va a desencadenar una catástrofe. Es decir, la persona se obsesiona con la idea de que, en el supuesto de no hacer caso a la idea invasiva, algo malo va a suceder, sintiéndose, de forma anticipada, culpable de una catástrofe que no ha ocurrido.

15. Obsesiones sexuales

Las obsesiones sexuales son todas aquellas compulsiones basadas en el sexo, enfocadas tanto en fantasías recurrentes e invasivas de contenido sexual como en la búsqueda constante de parejas con las que practicar el acto sexual. Por desgracia, también se incluyen aquí todas aquellas parafilias obsesivas no solo no dañiñas (como la obsesión por los pies como pieza de excitación), sino también aquellas asociadas a la pedofilia o a la violación.

obsesion-sexual
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies