Las 9 diferencias entre Responsabilidad Civil y Penal (explicadas)

La responsabilidad civil y la responsabilidad penal acarrean consecuencias distintas para los individuos implicados. Cometer un delito no es lo mismo que llevar a cabo una acción civil, por lo que es pertinente distinguir una de la otra.

diferencias-responsabilidad-civil-penal

El derecho constituye el conjunto de principios y normas que, basados en las ideas de justicia y orden, regulan las relaciones humanas y el funcionamiento de la sociedad. Como disciplina, se encuentra estrechamente relacionado con otros campos como la política, la economía, la sociología y la historia. Así, la importancia del derecho es indiscutible, pues se trata de un ámbito desde el cual se buscan respuestas a problemas humanos de enorme complejidad, como por ejemplo la determinación de lo que es justo.

Esencialmente, el derecho se puede dividir en dos grandes ramas. Por un lado, el derecho público, que es aquel que trata de regular las actuaciones de los poderes públicos. Por otro lado, el derecho privado, que se encarga de gestionar las relaciones entre personas físicas y jurídicas. Dentro del derecho público se pueden diferenciar diferentes áreas, como el derecho constitucional, el derecho administrativo o el derecho penal. A su vez, dentro del derecho privado se pueden encontrar el derecho civil, el derecho mercantil o el derecho del trabajo.

El derecho civil y el derecho penal son dos ramas de especial relevancia dentro del sistema legal. En este sentido, la mayoría de la población que no posee conocimientos sobre derecho suele tener dudas respecto a qué diferencia la responsabilidad civil de aquella de tipo penal. Por ello, en este artículo vamos a comentar qué son la responsabilidad civil y la responsabilidad penal y cuáles son las diferencias entre ellas.

¿Qué es la responsabilidad civil?

En términos generales, el derecho civil es aquel que se encarga de organizar las relaciones privadas entre personas. De esta forma, consiste en un tipo de derecho privado que crea obligaciones mutuas entre los individuos que forman una sociedad. Como tal, permite resolver situaciones relacionadas con matrimonios, divorcios, contratos, arrendamientos o sucesiones, entre otras.

Generalmente, ser responsable a nivel civil significa que se tiene una obligación, la cual aparece cuando se provocan daños a una tercera persona de manera involuntaria. De esta forma, la persona debe responsabilizarse de los daños que ha causado, respondiendo económicamente para compensar las consecuencias del mismo.

Cabe señalar que en el ámbito del derecho civil no existirá una sentencia que dictar contra el imputado. En su lugar, la disputa se resuelve mediante negociaciones económicas o sanciones impuestas por el juez en caso de que no se alcance un acuerdo mutuo. Cuando se trata de responsabilidades civiles, no será posible que el acusado sea condenado a prisión.

¿Qué es la responsabilidad penal?

El derecho penal tiene como objetivo castigar a aquellas personas cuyos comportamientos son perjudiciales para la sociedad. Así, es posible mantener el orden público y garantizar la seguridad de las personas y las propiedades. Aunque los delitos son una realidad presente en todas las sociedades, la vida sería caótica si no existieran unas reglas y valores mínimos inquebrantables.

De esta forma, la responsabilidad penal es la consecuencia que se produce cuando una persona ha cometido un delito tipificado en la ley penal. Cualquier acción humana que genere una lesión o riesgo de lesión a la vida, la integridad física, el honor, la libertad o el orden público constituye un hecho que acarrea este tipo de responsabilidad para el actor. En este caso, la persona que ha llevado a cabo la acción delictiva será condenada con multas que pueden incluir ir a prisión.

que-es-responsabilidad-penal

Responsabilidad civil y responsabilidad penal: ¿en qué se diferencian?

Ahora que ya hemos comentado en qué consisten la responsabilidad civil y la penal respectivamente, vamos a revisar con detenimiento las diferencias clave entre ambas. Como se podrá intuir, las implicaciones y consecuencias de una y otra son radicalmente diferentes, por lo que es conveniente conocerlas bien como ciudadanos.

1. Tipo de sanción

Un primer punto de discrepancia tiene que ver con el tipo de sanción que se deriva de cada tipo de responsabilidad. En el caso de la responsabilidad civil, las sanciones son de tipo monetario, siendo la cantidad variable dependiendo del daño que se haya provocado. En el caso de la responsabilidad penal, estamos hablando de actos que constituyen un delito, por lo que las sanciones son mucho más severas e incluyen no sólo multas, sino también la privación de libertad con encarcelamiento.

2. Requisitos

No cualquier persona puede asumir responsabilidades civiles o penales. Para ello, el individuo debe cumplir determinadas condiciones. En el caso de la responsabilidad civil, la persona debe tener entre 7 y 16 años y debe poder demostrarse que el menor actuó de una manera consciente. A partir de los 16 años ya se considera que el individuo es plenamente consciente de sus actos y por ello puede contraer este tipo de responsabilidad.

En cambio, en el caso de la responsabilidad penal solo las personas mayores de dieciocho años pueden asumirla. Si un menor de edad comete un acto constitutivo de delito, se considerará como una acción que acarrea responsabilidad civil, con independencia del acto delictivo que haya llevado a cabo.

3. Personas afectadas

En cuanto a las personas sobre las que pesa cada uno de estos tipos de responsabilidad también hay diferencias. Por su parte, la responsabilidad penal sólo puede recaer en una persona, que es la responsable del acto cometido. Por el contrario, la responsabilidad civil puede pesar sobre varios individuos a la vez.

En algunos casos puede suceder que una persona sea considerada responsable de un delito, aunque haya terceras personas implicadas que se consideran civilmente responsables.

responsabilidad-civil-penal-diferencias

4. Quién puede denunciar

No cualquier persona puede denunciar en relación con cada una de ambas responsabilidades. Si se trata de un acto delictivo recogido en el código penal, esta acción puede ser denunciada por cualquier individuo que conozca lo que está sucediendo. Sin embargo, cuando se trata de un acto que implica responsabilidad civil, sólo es posible que puedan denunciar la persona afectada o sus herederos.

5. Distintas prescripciones

Las prescripciones de las acciones civiles y los delitos también van a ser claramente distintos. En el caso de que se trate de un delito, el tiempo que debe transcurrir para que éste prescriba será variable en cada caso, pudiendo oscilar entre los seis meses y los quince años.

Por el contrario, en el caso de las acciones civiles el período de prescripción es único para todas ellas, teniendo una duración de cuatro años desde que fueron cometidas. La única excepción se da en referencia a la responsabilidad civil contractual, ya que en este caso se prolonga hasta cinco años.

6. Víctima

La víctima a la que la persona responsable ha provocado un daño también se considerará de manera distinta dependiendo de si hablamos de una causa penal o civil. En el caso de que se trate de un delito, esta acción se considera una ofensa no sólo para la persona afectada directamente, sino para toda la sociedad en su conjunto.

Por ejemplo, si una persona asesina a otra, el homicidio es concebido como una ofensa contra toda la población. Por este motivo, estas acciones son calificadas como delitos contra el Estado, por lo que es el Estado el que juzga y el fiscal quien presenta la causa ante el tribunal como representante del mismo. Si habláramos de una acción civil, sería la víctima la encargada de presentar la causa, ya que este daño no se califica como un mal para toda la sociedad, sino solo para el afectado directo.

7. Pruebas

Para atribuir una responsabilidad a una persona deben existir pruebas. Sin embargo, el grado de pruebas necesarias es diferente en función de si se trata de una causa penal o una civil. Los delitos se deben probar de manera minuciosa sin resquicio de duda. Sin embargo, las acciones civiles se comprueban con baremos menos estrictos. Esto se debe a que la responsabilidad civil tiene muchas menos implicaciones que la penal (recordemos que la penal puede llegar a privar de la libertad), por lo que los errores en este sentido son inadmisibles.

8. Abogados

En las causas penales, el acusado tiene derecho a un abogado. Si no pudiera costearse uno privado, el Estado debe asignarle uno gratuito. En cambio, en las causas civiles no se asigna un abogado de oficio nunca, por lo que el demandado deberá costearse uno o defenderse a sí mismo.

9. Protecciones

Las protecciones que se ofrecen a los acusados en las causas penales son numerosas en comparación con las que se ofrecen a los demandados de las causas civiles, que son prácticamente inexistentes.

responsabilidad-penal

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de las diferencias existentes entre la responsabilidad civil y penal. Ambos tipos de causas se abordan de manera diferente debido a que cada una de ser responsable de un delito y de una acción civil tiene repercusiones totalmente diferentes. El derecho es una disciplina muy compleja, por lo que a pesar de existir esta diferenciación en ocasiones puede suceder que una misma conducta genere responsabilidad civil y penal al mismo tiempo.

Es importante que como ciudadanos podamos conocer estas diferencias para valorar las consecuencias de nuestros actos. Aunque este artículo puede ser de ayuda como fuente de información, las cuestiones legales son asuntos muy serios con infinidad de matices. Por ello, lo ideal es siempre contar con el asesoramiento de un profesional del derecho, ya que este podrá analizar en profundidad tu situación particular y ayudarte con tu defensa en los tribunales.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies