Las 5 fases de la Terapia Psicoanalítica (y sus características)

La terapia psicoanalítica gira en torno al concepto de inconsciente. Su objetivo es devolver el bienestar a la persona mediante la devolución de algunos contenidos inconscientes al nivel consciente.

fases-terapia-psicoanalitica

Hablar de psicoanálisis implica hacer referencia a una de las principales corrientes que han influido en el desarrollo de la psicología contemporánea, siendo su principal impulsor y representante Sigmund Freud. Por un lado, el psicoanálisis constituye un conjunto de teorías sobre el funcionamiento psíquico del ser humano. Estas formulaciones han tratado de estudiar, describir y entender cómo funciona y se estructura la mente de los individuos.

Particularmente, los marcos teóricos psicoanalíticos ponen el acento en los aspectos inconscientes del ser humano. Más allá de Freud, son muchos los autores que posteriormente han aportado otros puntos de vista a la escuela del psicoanálisis: Melanie Klein, Heiz Kohut, Jacques Lacan, Erik Erikson… El psicoanálisis busca intervenir sobre el malestar psíquico de las personas con el objetivo principal de descubrir los aspectos inconscientes detrás de la afección emocional que muestra cada individuo.

Mediante el empleo de técnicas como la asociación libre, se pretende identificar los determinantes inconscientes subyacentes que explican los síntomas del paciente, todo ello en el marco de la relación terapéutica establecida entre el psicoanalista y esa persona que ha acudido a él. Habitualmente, el psicoanálisis es concebido por muchos como un conjunto de teorías obsoletas y atrasadas en el tiempo. Sin embargo, esto no es del todo cierto.

Como ya hemos mencionado, más allá de Freud son varios los autores que han ido reformulando las nociones del psicoanálisis original con el fin de adaptarse a los nuevos tiempos. Esto ha permitido desarrollar un amplio abanico de variantes psicoanalíticas contemporáneas, que permiten comprender mejor la complejidad de los fenómenos psíquicos y desarrollar una terapia más adaptada a los tiempos actuales. En este artículo vamos a hablar acerca de la terapia psicoanalítica y sus distintas fases o etapas.

¿Qué clases de psicoanálisis existen?

Aunque el psicoanálisis freudiano es el más conocido a nivel popular, lo cierto es que hoy en día existen distintas vertientes dentro de la escuela psicoanalítica. Así, la terapia de este tipo nada tiene que ver con el diván del austríaco, pues otros autores posteriores han ido renovando las premisas originales. A continuación, conoceremos algunas ramas importantes del psicoanálisis.

1. Psicoanálisis freudiano

El psicoanálisis original es el que desarrolló Freud. Este neurólogo vienés elaboró todo un marco teórico para tratar de entender y explicar el funcionamiento psíquico del ser humano. Para Freud, la psique humana se encuentra divida en tres instancias: consciente, preconsciente e inconsciente. Este último es, sin duda alguna, el que más atención ha recibido, ya que para este autor se trata de la parte más determinante de la psique. En él, se encuentran recogidos los deseos e impulsos más primitivos del individuo.

Además de lo dicho, Freud considera que en la psique existen tres elementos: ello, yo y superyó. Por un lado, el ello representa los deseos, instintos e impulsos inconscientes de la persona. Por otro lado, el superyó representa esa parte más moral, que nos presiona para actuar de forma responsable. Finalmente, el yo trata de equilibrar ambas partes, de forma que los deseos del ello no se salgan de los límites impuestos por el superyó. Este equilibrio entre los deseos y la realidad se consigue mediante la puesta en marcha de lo que Freud llama mecanismos de defensa.

Freud consideraba que la conducta del ser humano está motivada por pulsiones sexuales. Nuestros instintos son continuamente reprimidos por la influencia del superyó, que presiona al yo para que censure lo que dicta el ello. Los mecanismos de defensa son los medios por los cuales se bloquean esos deseos que no se ajustan a lo moralmente correcto. Sin embargo, hay veces que estos no funcionan adecuadamente y los conflictos entre las distintas estancias de la psique no quedan resueltos, generando trastornos de todo tipo.

En otras palabras, para Freud los problemas psíquicos son síntoma de la existencia de conflictos inconscientes, deseos reprimidos o no resueltos, que los mecanismos de defensa no han logrado ajustar. Para resolver esta cuestión, Freud propone realizar una terapia en la que cobra especial importancia la relación entre psicoanalista y paciente. Este último puede dirigir parte de sus emociones bloqueadas a la figura del terapeuta, proceso denominado transferencia. Analizar estas proyecciones permite que el paciente conozca sus deseos que tiene reprimidos.

psicoanalisis-freudiano

2. Teoría de las relaciones objetales de Melanie Klein

Melanie Klein realizó un trabajo de gran valor en el campo del psicoanálisis infantil. Entre sus aportaciones destaca su Teoría de las relaciones objetales. De acuerdo con esta, cada individuo se relaciona de una forma u otra con su entorno dependiendo de los vínculos que establece con otros objetos (entiendo como objetos también a las otras personas). Para Klein, los deseos e instintos inconscientes no son sólo cosa de adultos, sino que existen desde el inicio de la vida. Así, el comportamiento de los niños está dirigido por sus fantasías.

Otra importante aportación de esta psicoanalista guarda relación con el uso del juego como herramienta terapéutica. Klein encontró en el juego simbólico un elemento crucial para obtener información en los más pequeños. Ella entendía que la asociación libre era una técnica solo apta para adultos, por lo que en esta estrategia halló una herramienta análoga útil con los infantes.

3. Psicología analítica de Jung

Jung inició su propia vertiente psicoanalítica, llamada psicología analítica. La idea esencial que marcaba la diferencia con la psicología freudiana era que, para Jung, la libido no era el impulso central que motiva la conducta humana. Aunque estaba de acuerdo con que esta estaba presente en los individuos, pensaba que había vida más allá.

Jung entendía que era la llamada energía psíquica el motor esencial del comportamiento de las personas. Además, Jung defendía la existencia de dos tipos de inconsciente. Por un lado, el individual, que corresponde con las vivencias reprimidas de cada persona. Por otro lado, el colectivo, que permite heredar conocimiento de los antepasados.

4. Psicología individual de Adler

Adler discrepaba con el psicoanálisis freudiano, pues entendía que este ensalzaba demasiado el plano sexual. De igual manera, este autor rechazaba la visión freudiana que consideraba el pasado y los traumas vividos como un factor decisivo que causa todos los malestares del individuo. Por el contrario, Adler opinaba que las personas son capaces de actuar sobre el presente, sin estar irremediablemente definidas por sus vivencias pasadas. Por todo ello, Adler propone un psicoanálisis centrado en el presente, donde la parte consciente de la psique cobra protagonismo. Así, el individuo puede conocer sus posibilidades y limitaciones, sin ser necesariamente un esclavo de sus deseos inconscientes.

¿Qué es la terapia psicoanalítica?

Antes de profundizar sobre las etapas que conforman la terapia psicoanalítica, vamos a comentar qué es este tipo de terapia. La terapia psicoanalítica gira en torno al concepto de inconsciente. Este se entiende como una especie de entidad en la que se encuentran almacenados algunos de nuestros contenidos mentales, como recuerdos, sentimientos o pensamientos. El autor de esta terapia fue Sigmund Freud, quien revolucionó a la sociedad de su época con sus planteamientos y su manera de atender a los pacientes.

Al enfatizar el papel de los contenidos inconscientes como agentes causantes de nuestros malestares psicológicos, se trata de una terapia que fomenta la introspección. El terapeuta busca indagar en las experiencias pasadas de la persona, tratando de hallar eventos que han podido alterar su equilibrio psíquico. Algunos de los principios básicos que sustentan la terapia psicoanalítica son los siguientes:

  • Los conflictos psicológicos son resultado de problemas en el inconsciente.
  • Los síntomas tienen un significado, pues exteriorizan los problemas del mundo psíquico.
  • Los conflictos inconscientes se derivan de problemas o traumas no resueltos durante la infancia.
  • El objetivo de la terapia es recuperar contenidos del inconsciente y devolverlos al consciente para que dejen de ser reprimidos.

Una de las características más conocidas de este tipo de terapia tiene que ver con su duración. Generalmente, la terapia psicoanalítica tiende a extenderse en el tiempo, por lo que se suele enfocar a largo plazo. El terapeuta debe conseguir la reestructuración de la psique de su paciente, ya que esta es la forma de que pueda recuperar el bienestar.

Aunque la práctica del diván es algo de otra época, la terapia psicoanalítica de la actualidad sigue conservando su foco en el diálogo y la introspección. Hablar es la herramienta de trabajo más valiosa del psicoanalista, pues es lo que permite traer a un nivel consciente los contenidos inconscientes y poder así darles un significado.

que-es-terapia-psicoanalitica

¿En qué etapas se divide la terapia psicoanalítica?

A continuación, vamos a comentar las fases principales de la terapia psicoanalítica.

1. Conocer el motivo de consulta

En esta primera etapa, el psicólogo tratará de comprender cuál es el motivo que ha llevado a la persona a acudir a terapia. La diferencia de la psicoanalítica respecto a otras formas de terapia reside en que no se asume que el motivo de consulta referido por el cliente es el real. Por el contrario, a lo largo del proceso terapéutico se espera que la persona indague en sus contenidos inconscientes y descubra qué es lo que realmente le sucede. Así, el terapeuta al principio suele quedarse únicamente con los datos más esenciales.

2. Explorar el problema

Una vez atravesados los primeros momentos de la terapia, tiene lugar la segunda fase. En ella, el profesional tratará de profundizar en la historia vital de la persona, con el fin de conocer sus antecedentes y contexto social y familiar. Mediante preguntas, el terapeuta explorará las áreas que considere pertinentes para ayudar a su paciente.

3. Primeras hipótesis

Una vez llevada a cabo la exploración, es momento de que el psicoanalista pueda ayudar a su paciente a devolver al consciente aquellos contenidos reprimidos en el inconsciente. Como ya adelantamos, el psicoanálisis gira alrededor del concepto de inconsciente, el cual se considera que ocupa un papel central en el desarrollo de los trastornos psicológicos.

En esta fase de la terapia, el profesional tratará de crear situaciones en consulta que permitan dar salida a los contenidos del inconsciente. Aunque sus manifestaciones pueden ser sutiles e incluso confusas, lo cierto es que los profesionales psicoanalistas se encuentran entrenados para identificar estos matices que pueden dar pistas acerca de aquello reprimido inconscientemente. Para conseguirlo se suelen servir de técnicas variadas, como es el caso de las famosas técnicas proyectivas. En base a estos hallazgos, el psicólogo podrá plantear una hipótesis acerca de qué es lo que le sucede a la persona.

4. Devolución

En la fase devolución el terapeuta informará a su paciente acerca de sus planteamientos. En este sentido, se puede comentar con la persona qué piensa de ellos. Además, su reacción a la devolución también puede dar información de gran valor acerca de lo que le ocurre. En esta etapa también se le pueden señalar algunos puntos clave de la intervención.

5. Análisis

En esta fase, el terapeuta ayudará a su paciente a comprender las expresiones de su conflicto inconsciente y darles un significado. De esta manera, se pretende lograr que esos contenidos se vuelvan conscientes y estén correctamente integrados. Esta etapa es en la que más diferencias existen entre psicoanalistas, pues las técnicas utilizadas pueden cambiar en función de la orientación de cada uno.

Dentro de la escuela del psicoanálisis existen numerosas vertientes y ello condiciona cómo se ejecuta la terapia. Gracias al análisis realizado en el curso de la terapia, el paciente puede comprender mejor esos contenidos que han permanecido reprimidos durante mucho tiempo, aceptarlos y darles un espacio para evitar el desequilibrio del sistema psíquico.

etapas-terapia-psicoanalitica
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies