¿Qué es una Relación Abierta? Y 7 pautas para plantearlas

Las relaciones abiertas son aquellas en las que dos personas aceptan de mutuo acuerdo mantener relaciones sexuales y/o afectivas con terceras personas al margen de su relación. Estas requieren un elevado grado de dedicación, tiempo y cuidado.

que-es-relacion-abierta

En nuestra sociedad las infidelidades son consideradas un acto despreciable que va en contra del sistema monógamo que regula nuestras relaciones románticas. Sin embargo, los seres humanos no nos encontramos biológicamente predispuestos para mantener un único vínculo de pareja. Más bien, esta manera de concebir las relaciones es el resultado de factores sociales y culturales.

En este sentido, parece existir cierta incongruencia entre nuestro funcionamiento a nivel sexual y aquel que mostramos a nivel social. Si bien biológicamente podemos mantener relaciones sexuales con distintas parejas, socialmente las circunstancias han llevado a que la fidelidad sea algo acordado mediante un pacto, por el cual dos personas aceptan voluntariamente ser exclusivas una para la otra.

Así, cuando hablamos de adulterio nos escandalizamos porque percibimos la infidelidad como un quebrantamiento de las normas que regulan las relaciones de pareja. En cierta manera, los comportamientos incompatibles con la monogamia hacen temblar los cimientos que sustentan el modelo de relación que conocemos y que nos han enseñado que es el único.

Por supuesto, una infidelidad perjudica al otro miembro de la relación. Este puede sentirse traicionado y no respetado, al ver que su compañero/a sentimental le ha engañado y ha actuado a sus espaldas. Por ello, en los últimos años han emergido nuevas formas de concebir las relaciones sentimentales que tratan de alejarse del modelo monógamo tradicional. Estas tienen como fin que las infidelidades (tal y como las concebimos) dejen de suceder, al dejar de exigir exclusividad dentro de la pareja.

Una de estas propuestas nuevas son las relaciones abiertas, una concepción distinta del vínculo sentimental en el que dos personas se permiten tener relaciones con terceros dentro de un marco de comunicación abierta y normas bien claras. En este artículo vamos a hablar acerca de las relaciones abiertas y qué pautas son interesantes para que estas funcionen en la práctica.

¿Qué es una relación abierta?

En primer lugar, cabe cuestionarse qué es y qué no una relación abierta. En torno a este concepto existe aún mucha confusión y muchas veces se califica como relación abierta algo que realmente no lo es. La característica central de este tipo de relaciones es que en ellas los integrantes conciben que un vínculo de pareja estable y saludable no está reñido con mantener relaciones con terceras personas.

Por ello, mediante una comunicación sincera y abierta, ambos aceptan dejarse libertad para tener relaciones con otra gente, que pueden ir desde encuentros puramente sexuales a vínculos con una de carácter más o menos estable. Por tanto, una relación abierta no tiene nada que ver con una infidelidad. A diferencia de esta, una relación abierta implica consenso, diálogo y una voluntad compartida por ambas partes.

No hay mentiras ni secretos, porque se trata de una manera de entender la relación que se vive con naturalidad y por voluntad propia. Aunque esta es la idea general sobre la que se basa el concepto de relación abierta, cada pareja puede establecer su propio código de normas para que esta realmente se lleve a cabo de manera adecuada en la práctica.

relacion-abierta-que-es

Relaciones abiertas: ¿utopía o realidad?

No son pocos los detractores de este concepto de relación. Lo cierto es que es una concepción del amor que no es apta para todo el mundo y no es fácil de trasladar a la práctica. La pregunta que cabe hacerse es si realmente las relaciones abiertas funcionan. Y como suele ocurrir con todo en la vida, te diremos que depende.

¿De qué depende? Pues de que, en efecto, se trate de una relación abierta de verdad. Es decir, que ambas partes conciban el amor de esta forma y acepten libremente funcionar de esta manera. No podemos hablar de una relación abierta real cuando, por ejemplo, una persona acepta tener una relación abierta con su pareja sólo por complacer sus deseos, aunque en el fondo no crea en absoluto en este tipo de relación.

Es decir, opta por aceptar esta forma de relación por temor a una ruptura. Tampoco es, por supuesto, una relación abierta aquella en la que no hay una comunicación eficiente y donde uno oculta cosas al otro. En este caso se está produciendo un engaño y podríamos hablar de infidelidad. Por todo esto, las relaciones abiertas requieren con frecuencia más tiempo, cuidados y comunicación que una relación tradicional.

Por otro lado, debemos tener en cuenta que las relaciones abiertas no disfrutan, en absoluto, de buena fama en general. La sociedad acepta como modelo único la pareja según el mito del amor romántico, donde se habla de una supuesta media naranja a la que pertenecemos y debemos darnos en exclusiva. Ir contracorriente cuando la norma imperante defiende otra cosa no es fácil y puede desatar tensiones dentro de la propia relación.

Así, lo esencial es que ambas partes decidan amarse de la manera más ajustada posible a su forma de ver las relaciones, siempre desde la libertad y en base a reglas consensuadas.

Pautas para tener una relación abierta y saludable

Como venimos comentando, disfrutar de una relación abierta y saludable no es tarea sencilla. Sin embargo, algunas pautas pueden ser clave para favorecer que salga bien.

1. Una base sólida

Un primer punto indispensable para que una relación abierta funcione es que los cimientos de la relación sean adecuados. Es decir, antes de que ambas partes tomen la decisión de dar un giro a su forma de quererse, es requisito que se haya logrado una comunicación de calidad, intimidad, empatía y respeto mutuo.

De nada sirve tratar de abrir la relación esperando que esto resuelva una crisis. Por supuesto, que las cosas hayan ido bien hasta entonces no es garantía absoluta de que las cosas vayan a salir bien, aunque sí lo hace mucho más probable.

2. Voluntad real

Es relativamente frecuente que una persona acepte iniciar una relación abierta sólo porque su pareja se lo ha propuesto. Sin embargo, para que esta funcione es necesario que ambas partes estén plenamente decididas y que crean en esa manera de llevar su relación. De lo contrario, el fracaso acabará llegando tarde o temprano. Una relación abierta sólo puede funcionar cuando se cree en ella desde el principio, de manera sincera y sin intereses secundarios de por medio.

pautas-relacion-abierta

3. Límites claros

Tener una relación abierta no es sinónimo de libre albedrío. Antes de nada, es fundamental que ambos se comuniquen y puedan fijar unas normas inquebrantables que regulen cómo se harán las cosas, dejando claro aquello que está permitido y lo que no. Así, fijar límites impedirá que aparezcan malos entendidos y confusiones. No obstante, es igualmente importante que exista un compromiso firme encaminado a cumplir con dichas normas, pues de lo contrario estaremos hablando de un engaño en toda regla.

4. Hablar, hablar y hablar

La comunicación es esencial en cualquier relación de pareja, pero se hace indispensable cuando hablamos de una relación abierta. Las características de este tipo de relación hacen que sea crucial compartir de manera abierta las necesidades, los pensamientos y las emociones de forma sincera con el fin de favorecer una dinámica saludable dentro de la relación. Evitar ser sinceros con el otro solo nos llevará a formar una relación con cimientos débiles.

5. Celos fuera

Los celos son una emoción más y en ocasiones pueden hacer acto de presencia. Sin embargo, cuando estos comienzan a ser una tónica constante en una relación pueden ser muy tóxicos y destructivos. Si esto es indeseable en una relación tradicional, en una abierta lo es mucho más ya que carecen de sentido.

En el momento en el que entramos en un marco abierto, estamos aceptando la posibilidad de que el otro pueda tener relaciones sexuales y/o afectivas con otras personas, por lo que sentirnos celosos es incongruente con el pacto realizado. Por lo tanto, los celos no deberían ser un problema siempre y cuando ambas partes crean firmemente en lo que están haciendo.

6. Sinceridad con las terceras personas

La sinceridad no es sólo importante en el marco de la pareja. También es necesaria cuando se trata de terceras personas. Estas también tienen derecho a saber la tesitura en la que esa persona a la que están conociendo se encuentra. De lo contrario, ocultar esta información es sinónimo de mentir. Al fin y al cabo, no se le está dejando decidir si quiere seguir aún sabiendo que el otro se encuentra en una relación de estas características.

Todos querríamos, en una situación así, conocer que hay una relación principal que además está regida por normas determinadas. De lo contrario, podríamos sentirnos, lógicamente, engañados.

7. Trabajar en la relación principal

Que una relación sea abierta no significa que automáticamente debamos dejar de trabajar en ella y cuidarla. Al contrario, debemos destinar tiempo suficiente para protegerla y mantenerla viva aunque se tengan relaciones con otras personas.

como-tener-relacion-abierta

Conclusiones

En este artículo hemos hablado sobre las relaciones abiertas y algunas pautas que pueden ser de ayuda para ponerlas en práctica de forma correcta. El concepto de relación abierta es bastante impopular, pues nuestra sociedad es predominantemente monógama. Aunque se suele asumir que una relación como esta es sinónimo de infidelidad, nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que una relación abierta requiere, ante todo, comunicación y consenso entre ambas partes, sin mentiras ni ocultaciones.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies