¿Cómo ayudar a un niño con autismo? Los 9 mejores consejos

Educar a un hijo con autismo puede ser una tarea muy desafiante en torno a la cual surgen miedos y dudas. No obstante, algunas pautas básicas pueden ser clave para favorecer su bienestar y, por consiguiente, el de toda la familia.

como-ayudar-niño-con-autismo

Seguramente hayas oído la palabra autismo en varias ocasiones, aunque también es posible que a pesar de ello sigas sin tener del todo claro en qué consiste exactamente esta condición. Muchos padres ven cómo todo su mundo se viene abajo cuando reciben la noticia de que su hijo tiene autismo. Esta noticia es al principio muy difícil de digerir y el desconocimiento de la población general no ayuda en absoluto.

Por ello, son muchos los padres que poseen miles de dudas acerca de cómo manejar el día a día con su hijo con autismo. Por eso, en este artículo vamos a repasar algunas pautas básicas que serán clave para ayudar a un niño que sufre autismo.

¿Qué entendemos por autismo?

Antes de entrar en detalle sobre las posibles pautas a seguir, es importante aclarar qué entendemos por autismo. El Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) es un trastorno de origen neurobiológico que repercute en el funcionamiento cerebral y la configuración del sistema nervioso. Esto se manifiesta en forma de dificultades relacionadas con la comunicación, la interacción con otras personas, el pensamiento y la conducta.

Todo lo que rodea a este trastorno aún no está del todo clarificado y faltan algunas piezas para completar el puzzle que permita comprenderlo en su totalidad. La causa del TEA no se ha determinado por el momento, aunque sí parece claro que existe una implicación genética en su desarrollo. Uno de los puntos que hacen especialmente difícil el conocimiento del TEA es su heterogeneidad.

Aunque todas las personas que reciben este diagnóstico poseen unas características esenciales, las manifestaciones en cada individuo pueden ser muy variadas, de ahí que hablemos de un espectro. Esto se traduce en que no todas las personas con autismo son iguales. Pueden poseer características bien diferentes y su evolución y adaptación también dependerá profundamente de sus apoyos, su nivel intelectual y su desarrollo lingüístico.

Conocer qué es el autismo y todo lo que implica es esencial para el entorno de la persona afectada, pues es una condición que le acompañará durante toda su vida. No obstante, esto no significa que sea estática. Es decir, que en función de cada etapa del desarrollo y de las experiencias de la persona sus necesidades pueden variar.

Para lograr el bienestar de las personas con TEA y sus familias es fundamental recibir un apoyo especializado, que aborde la situación de manera integral con técnicas basadas en la evidencia científica. Debido al desconocimiento que, como hemos mencionado, aún existe respecto al TEA, es habitual que la población general e incluso muchos familiares de personas con esta condición tengan dudas acerca de cómo tratar y ayudar a un niño con autismo.

que-es-autismo

Consejos para ayudar a un niño con un trastorno del espectro autista

En general, un aspecto esencial que debemos tener presente es que los niños con autismo no toleran nada bien los cambios en su rutina, por muy pequeños que sean. Cuando, por diversas circunstancias, la jornada experimenta variaciones, el niño con autismo experimenta una enorme frustración que puede manifestar de muchas formas.

Algunos emiten movimientos y conductas repetitivas, otros muestran comportamientos agresivos y otros pueden simplemente romper a llorar o permanecer en silencio. Estos cambios que, para el resto del mundo son banales, suponen para el niño con autismo un total desajuste de su equilibrio, de manera que se sienten perdidos ante una realidad cambiante que no terminan de entender.

Esto hace que educar a un niño con estas características sea todo un desafío, por lo que padres y otros familiares deben estar preparados para lidiar con esta realidad en el día a día. Por desgracia, no existen recetas mágicas que sean eficaces para todos los niños con autismo. Cada uno de ellos posee unas características y nivel de afectación diferente, por lo que cada familia deberá encontrar, a prueba de ensayo y error, su propia fórmula. No obstante, aquí vamos a recopilar algunas pautas básicas que son de gran ayuda para la mayoría de niños con autismo.

1. Paseos diarios

Los niños con autismo necesitan tener una vía de escape para poder relajarse y evitar sentirse frustrados y agobiados. Por ello, es muy importante que todos los días puedan tener una dosis de aire fresco. Basta con dar un paseo para que puedan sentirse aliviados.

De lo contrario, es posible que permanecer en casa les haga acumular frustración, que sin otra alternativa puede exteriorizarse en forma de disruptivos y/o repetitivos. En definitiva, los niños con autismo necesitan regularse y es responsabilidad de los adultos que les cuidan asegurarse de que esa regulación se consigue, en la medida de lo posible, por medios adaptativos o desadaptativos.

ayudar-niño-con-autismo

2. Proporcionar estructura mediante dibujos y tarjetas

Los niños con autismo necesitan tener certidumbre y estructura en sus rutinas, evitando siempre que sea posible los cambios y modificaciones en su día a día, pues como venimos comentando esto les descoloca totalmente. Para ayudarles a tener esa estructura que tanto necesitan, es interesante utilizar dibujos que representen las actividades que se realizarán en cada momento, de manera que estos configuren una especie de cronograma que sirva de guía durante la jornada. De esta forma, el objetivo es darles instrucciones claras y sencillas en clave positiva desde que se levantan por la mañana.

3. Rutina también los fines de semana

En la medida de lo posible, es importante preservar el mismo grado de estructura durante los fines de semana, de forma que no exista una diferencia abismal entre los días de colegio y los días libres. Para favorecer esto, es importante que el niño pueda vestirse y asearse como acostumbra entre semana, de manera que aunque no vaya a clase tenga sensación de certidumbre.

4. Poner el foco en sus gustos e intereses

Aunque todos los niños tienen intereses más o menos definidos, los niños con autismo suelen tener áreas de interés muy específicas. Además, el grado de focalización sobre ese ámbito suele ser casi obsesivo, pues se sumergen de lleno en eso que les gusta. Esto es una baza que los adultos alrededor del niño pueden utilizar para crear juegos y actividades e incluso para ayudar al niño a probar cosas nuevas o hacer tareas que le agradan menos, tratando de hacerlas más atractivas al relacionarlas con ese algo que a él le interesa.

niño-con-autismo

5. Ejercicio físico fácil y ameno

Los niños con autismo suelen tener poca coordinación y en general no son especialmente hábiles en las tareas que implican movimiento. Sin embargo, al igual que sucede con el resto de niños, es importante que realicen ejercicio adaptado a su capacidad. El movimiento les ayuda a mantenerse activos, por lo que no importa que no realicen un deporte como tal, simplemente moverse es de gran ayuda. Pasear, bailar…son actividades que les pueden resultar agradables a la vez que les benefician.

6. Tarjetas emocionales

Los niños con autismo suelen encontrar dificultades a la hora de expresar sus emociones. Esto hace que muchas veces se caiga en el error de pensar que, si no las manifiestan, es que no las sienten. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Por eso, es importante darles recursos para que puedan manifestar lo que sienten de una forma alternativa. Para ello, un apoyo muy interesante son las tarjetas de emociones. que consisten en dibujos de caras con diferentes estados como la tristeza, la felicidad o la frustración. Utilizando estas tarjetas, los niños con autismo pueden expresar como se sienten a los demás.

7. Apoyo de profesionales

Aunque el papel de la familia es clave, esta muchas veces no puede afrontar sola el reto de educar a un niño con autismo. Por eso, muchas veces la mejor manera de ayudar a un niño con esta condición es recurrir a un profesional especializado que acompañe a los adultos y al propio niño para asegurar que las cosas se hacen adecuadamente y que quienes cuidan (generalmente, los padres), tienen el sostén emocional que necesitan.

El proceso de crianza cuando el autismo entra en la ecuación puede ser muy difícil en ocasiones y esto pone a prueba el bienestar psicológico del resto de familiares. Por eso, pedir ayuda y cuidar de uno mismo es a veces la mejor forma de ayudar a un niño con autismo.

8. Reducir la sobrecarga de información

En un mundo hiperconectado donde estamos continuamente estimulados por informaciones e imágenes nuevas, un niño con autismo puede sentirse sobrepasado. Por ello, es importante que en casa se consuman con moderación contenidos como el telediario, y en su lugar apostar por dedicar tiempo a juegos, películas y actividades que fomenten la serenidad y no la alarma.

9. Apoyo de otras familias

Aunque el apoyo de los profesionales es de gran importancia, no podemos descuidar la ayuda que puede suponer el contacto con otras familias que también tienen hijos con autismo. Los padres y madres de niños con esta condición pueden formar una red de apoyo muy sanadora, donde se comparten experiencias, dudas, miedos y también esperanzas. Al fin y al cabo, cuando hablamos con personas que atraviesan una situación como la nuestra es lógico que nos sintamos más comprendidos que nunca y eso muchas veces es un alivio reconfortante.

consejos-ayudar-niño-autista
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies