Síndrome de Burnout: causas, síntomas y tratamiento

El síndrome de Burnout es aquel fenómeno psicológico basado en una cronificación del estrés laboral por una sobrecarga de trabajo que tiene impacto en el bienestar emocional de la persona. Un repaso de sus bases psicológicas.

sindrome-burnout

Pasamos entre 8 y 9 años de nuestra vida trabajando. Esta cifra, que a simple vista puede asustar, es tan sencilla de obtener como tomar en consideración la edad en la que, de media, empezamos a trabajar, las horas laborales promedio y la edad media de jubilación. Por tanto, está más que claro que, para bien o para mal, el trabajo es una parte indispensable de nuestra vida.

Y ya sea trabajando simplemente para conseguir un sueldo que te permita vivir o realmente disfrutando de lo que haces en tu vida profesional, el trabajo debería ser un lugar donde, al menos, nos sentimos a gusto a nivel emocional. Pero, como bien sabemos, nuestro entorno de trabajo, si no somos afortunados, puede convertirse en terreno hostil para nuestra salud mental.

Y dejando a un lado problemas graves como por ejemplo el acoso laboral o mobbing, está claro que el estrés laboral es una de las principales amenazas para nuestro bienestar emocional. Evidentemente, hay épocas en las que, por una sobrecarga de trabajo o por una situación puntual, podemos sentirnos estresados en el trabajo. Pero cuando este estrés se cronifica, estamos ya ante un problema severo: el síndrome de Burnout.

Este síndrome, reconocido desde 2022 como enfermedad por la OMS, consiste, en resumidas cuentas, en “estar quemado” en el trabajo. Pero este trastorno, que afecta al 10% de los trabajadores en algún momento de su carrera, va mucho más allá de esto. Por ello, en el artículo de hoy y, como siempre, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a indagar en las causas, síntomas y tratamiento del síndrome de Burnout.

¿Qué es el síndrome de Burnout?

El síndrome de Burnout es un trastorno que consiste en la cronificación del estrés laboral. Así, se trata de una patología de la salud mental que se desarrolla cuando la persona, debido a una actitud perfeccionista junto a una inviable sobrecarga constante de trabajo, agobio por las exigencias y poco tiempo para cumplor con los objetivos impuestos o autoimpuestos, desarrolla un estrés crónico en su puesto de trabajo que se manifiesta con síntomas físicos y emocionales.

También conocido como “síndrome del trabajador quemado”, apela a aquella situación en la que el estrés laboral se convierte en un problema crónico que hace que la persona esté en un estado de agotamiento mental y físico que se manifiesta con unos síntomas que, prolongándose en el tiempo, reducen su energía, merman su autoestima, alteran su personalidad, reducen su motivación y generan una frustración e insatisfacción laboral que se traslada también a su vida personal.

En resumen, el síndrome de Burnout, síndrome de desgaste profesional o síndrome del trabajador quemado, es una enfermedad mental (reconocida como tal por la OMS desde 2022) que consiste en el estado de agotamiento físico, mental y emocional que emerge y se desarrolla como consecuencia del estrés crónico, la insatisfacción por la vida profesional y exigencias laborales agobiantes.

Por todo ello, teniendo en cuenta el impacto que este estrés laboral cronificado puede tener no solo en la vida profesional, sino también en la vida profesional, y que, además, aproximadamente 1 de cada 10 personas va a desarrollar esta condición a lo largo de su vida, es esencial conocer la naturaleza clínica y psicológica del síndrome de Burnout. Y es precisamente lo que vamos a hacer a continuación.

que-es-sindrome-burnout

Causas del síndrome de Burnout

Evidentemente, la principal causa detrás de la cronificación del estrés laboral y, por tanto, del síndrome de Burnout, está relacionada con el entorno laboral y las condiciones de trabajo. Una mala planificación, una exigencia demasiado elevada, una plantilla corta, unos tiempos de entrega imposibles, una mala gestión de los recursos, una mala comunicación, un mal clima laboral, situaciones de mobbing o acoso laboral, falta de formación…

Son muchos los desencadenantes que pueden hacer que una persona desarrolle estrés por una excesiva carga de trabajo o por un entorno laboral donde no se procura el estrés de los trabajadores. Por tanto, la principal causa para su desarrollo es externa, por unas malas condiciones de trabajo que hacen que los trabajadores estén expuestos constantemente al estrés.

Ahora bien, es evidente que existen ciertos factores de riesgo que hacen que unas personas sean más propensas que otras a sufrir estrés en el trabajo y/o a que este estrés se cronifique dando lugar al síndrome de Burnout como tal. Así, perfiles de trabajadores muy autoexigentes, con malas dotes de asertividad, conformistas, inseguros, dependientes, muy perfeccionistas, con baja autoestima, etc, son más propensos a sufrir esta afección. Pero, como decimos, cualquiera puede acabar quemado en su trabajo.

De ahí que, como hemos dicho, aproximadamente el 10% de las personas vayan a sufrir el síndrome de Burnout a lo largo de su vida profesional. Y al ser un problema tan común que, muchas veces, es difícil de identificar cuando somos nosotros quienes lo sufrimos, es importante conocer cómo se manifiesta a nivel tanto físico como emocional. Porque este síndrome, como enfermedad que es, cursa con una sintomatología que vamos a analizar a continuación.

causas-burnout

Síntomas

Antes de empezar, debe quedar muy claro que el estrés laboral, como cualquier forma de estrés, no es, de por sí, algo malo. El estrés es un estado de activación fisiológica, un conjunto de reacciones que experimentamos cuando percibimos algo que interpretamos como una amenaza o como un potencial peligro. Una forma que tiene el cuerpo de activarnos física y mentalmente para que tengamos más posibilidades de superar la situación.

Por ello, sin dejar que tome el control de nuestra mente, en ocasiones puntuales, en momentos justificados y como forma de aumentar nuestro rendimiento, el estrés puede ser algo positivo, incluido en un entorno laboral. El problema viene cuando, por las causas y factores de riesgo que hemos analizado, este estrés se convierte en una reacción desadaptativa que inhibe nuestras habilidades y pasa a ser crónico.

En ese momento, ya no hablamos de un estrés adaptativo, sino de un trastorno de estrés cronificado: el síndrome de Burnout. En ese momento, ni reaccionamos mejor ni rendimos más, sino que el estrés crónico genera en nosotros un desajuste que nos hace desarrollar toda una serie de síntomas que tienen un profundo impacto en el plano profesional y personal.

Así, la sintomatología del síndrome de Burnout suele consistir en problemas de insomnio, tensión muscular, dolor de espalda, desmotivación laboral, poco interés por el contacto social, desarrollo de actitudes cínicas, agresividad, nerviosismo, pérdida de autoestima, irritabilidad, náuseas, nerviosismo, absentismo laboral, impaciencia, poca tolerancia, bajo rendimiento, aceleración del ritmo cardíaco en momentos de estrés, dificultades para concentrarse, poca realización personal, sentimiento de fracaso, impotencia y frustración, agotamiento físico y mental…

Estos son los principales signos clínicos de una cronificación del estrés laboral. Pero el verdadero problema del síndrome de Burnout es que puede derivar en complicaciones severas para la salud tanto física como emocional tales como la ansiedad y la depresión, al tiempo que trasladamos todo este malestar a nuestra vida fuera del trabajo, interfiriendo negativamente en las relaciones con familiares, amigos, pareja e incluso con nosotros mismos.

Por ello, es esencial que dejemos de normalizar e incluso de ensalzar el hecho de sufrir estrés en el trabajo, pues como vemos, una cronificación del mismo y, por tanto, el desarrollo del síndrome de Burnout, tiene un profundo impacto no solo en nuestra vida no profesional, sino en nuestra salud física y emocional y en nuestra vida más allá del trabajo que es, en esencia, la vida de verdad. Por ello, es esencial prevenir y, en caso de que surja, tratar este problema.

sintomas-burnout

Prevención y tratamiento

Como hemos visto, la causa y desencadenante principal se encuentra en la propia empresa, en una mala gestión de los equipos humanos. Por tanto, para prevenir el desarrollo de este síndrome, es importante que, de una forma asertiva, los trabajadores comuniquen la situación de estrés que están viviendo a la dirección.

La empresa debe evaluar las situaciones que generan ansiedad y estrés en los trabajadores y tomar las medidas que sean necesarias para reducirlo, como por ejemplo contratar a más personal, reformular la planificación del trabajo o rebajar la carga laboral de cada uno de los trabajadores.

Al mismo tiempo, para prevenir su aparición, debemos tener unas expectativas que se ajusten a la realidad y no querer ofrecer más de lo que podemos dar. Sin renunciar a nuestras aspiraciones y ambiciones, debemos cuidar nuestra salud mental y no autoexigirnos más de la cuenta, pues como hemos visto, el desarrollo también puede venir desencadenado por el propio trabajador.

Ahora bien, en caso de que la empresa no desarrolle iniciativas de cambio y/o no podamos (o no queramos) abandonar el puesto de trabajo por las circunstancias que sean, entonces debemos recibir apoyo profesional. No basta con ejercicios de relajación. Cuando el estrés se ha cronificado y sufrimos este síndrome de Burnout, acudir a psicoterapia es esencial, pues un psicólogo puede darnos las herramientas para manejar mejor el estrés laboral y evitar que este tenga un impacto tan negativo en nuestra vida tanto profesional como personal.

tratamiento-burnout
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies