Las 6 diferencias entre gatos y perros (en la convivencia)

Convivir con perros y gatos en casa proporciona infinidad de beneficios a las familias, especialmente en tiempos de incertidumbre como los actuales. No obstante, cada animal es distinto en términos de convivencia y conviene conocer las diferencias.

Diferencias gatos perros

Compartir nuestra vida con un perro o un gato es todo un regalo, un alivio y un apoyo que nos permite sentir calidez, afecto y amor incondicional. Más allá de los cuidados básicos que se deben tener con un animal en casa, convivir con estos peludos implica la formación de un vínculo afectivo muy especial con ellos. Todos los beneficios que se derivan de tener un animal en la familia tienen una base científica demostrada, haciéndose estos más evidentes si cabe con la llegada de la pandemia.

Tanto los adultos como los más pequeños de la casa experimentan una mejor calidad de vida gracias a la convivencia con perros o gatos. Porque cuando un animal entra en una familia no tenemos una mascota, sino que integramos a un nuevo miembro en el hogar.

¿En qué nos beneficia tener mascota?

Muchas personas experimentan un mayor bienestar físico y emocional desde que han decidido convertirse en dueños de un animal. Tener sus patitas corriendo por casa nos hace sentir acompañados, nos transmite protección y sensación de seguridad, pues no estamos solos. Sus continuas muestras de afecto hacia nosotros son también un antídoto contra la tristeza y un fortalecedor de la autoestima, de forma que gracias a ellos obtenemos ese contacto físico y esa comunicación tan necesaria para sentirnos bien.

Convivir con animales permite suplir necesidades sociales de una forma similar a cuando quedamos con nuestros amigos. Cabe destacar un estudio realizado por el doctor Allen R. McConnell en la Universidad de Miami, que determinó que aquellas familias con mascotas se sentían más sanas que aquellas que no tenían animales.

Todo ello ha hecho de los perros y los gatos animales terapéuticos que ofrecen su compañía incondicional a personas que viven solas o que sufren algún tipo de problema psicológico, como ansiedad o depresión. Además, durante el confinamiento los perros y gatos han ocupado un papel fundamental, pues han permitido reducir los niveles de estrés y ansiedad de sus dueños, bajando notablemente sus niveles de cortisol, la hormona del estrés. En definitiva, la compañía de estos animales en momentos de gran incertidumbre y tensión ha permitido sobrellevar un poco mejor estos últimos meses tan duros.

Esto no significa que los animales puedan curar una enfermedad mental, aunque sí pueden ayudar a prevenirlas mejorando nuestra salud psicológica. Por todas las cosas positivas que nos aportan los animales, son muchas las personas que se plantean incorporar un miembro peludo a su hogar. Aunque los gatos y los perros son sin duda las mascotas más populares, muchas veces existen dudas respecto a qué diferencias hay entre ambos en cuanto a la convivencia en casa. Para ayudarte a tomar la decisión más acertada para ti, en este artículo vamos a conocer las diferencias más importantes en materia de convivencia que hay entre gatos y perros.

¿En qué se diferencian los perros y los gatos?

Antes de ampliar la familia con una mascota, es fundamental informarnos respecto a cómo se comporta el animal que queremos traer a nuestro hogar. Los perros y los gatos son los animales domésticos más populares, así que vamos a ver las diferencias esenciales entre ambos.

1. Conducta instintiva

En primer lugar, perros y gatos siguen una conducta instintiva diferente. Por un lado, los perros tienden a organizarse como una manada, estableciendo una jerarquía que ellos mismos determinan. Aunque los perros pueden adaptarse a muchos entornos diferentes, siempre necesitan tener cubierta esa necesidad de manada, de compañía y atención. Por el contrario, los gatos son animales que actúan como cazadores solitarios, cuyo único objetivo es defender su propio territorio. Esto hace que los gatos sean mucho más autosuficientes que los canes.

Gato instinto

2. Dieta

A la hora de alimentar a tu mascota es interesante que conozcas la dieta que, naturalmente, sigue cada uno. En el caso de los gatos, estos son animales estrictamente carnívoros, pues necesitan consumir carne para poder sobrevivir. Por el contrario, los perros son animales omnívoros. Esto significa que pueden alimentarse tanto de fuentes animales como vegetales.

Si en un entorno natural carecieran de carne disponible, podrían sobrevivir a base de alimentos exclusivamente vegetales. Un punto a favor de los canes es que no necesitan alimentarse con tanta frecuencia como los gatos, pues tienen la capacidad de utilizar su propia grasa corporal para poder producir energía de una forma mucho más eficiente que los mininos.

3. Habilidades motrices

El cuerpo de los gatos está naturalmente diseñado para poder saltar y escalar con extrema facilidad. Recordemos que los gatos son expertos cazadores, pero también presas que deben huir cuando están en peligro. Por ello, son muy ágiles y escurridizos. En casa tu gato seguirá teniendo ese instinto trepador propio de la especie, por lo que debes tener en cuenta que, a no ser que tomes algunas medidas, puede subirse a los muebles, las cortinas, las paredes o los árboles.

No se trata de prohibirle que trepe, pues necesitará hacerlo para quemar la energía que necesita, sino de darle espacios específicos para que lo haga. Por ejemplo, le puedes comprar un rascador para gatos con varias alturas para que pueda canalizar su instinto sin dañar tu casa. Es importante que puedas hacerte con uno con zonas elevadas, ya que a los gatos les gusta dormir en las alturas, pues eso les transmite mayor seguridad. A diferencia de los gatos, los perros son animales mucho más terrenales. No cuentan con la anatomía del gato, por lo que no son habilidosos para trepar o saltar como ellos.

Perro mascota

4. Dónde hacer sus necesidades

Este punto es especialmente importante, ya que hay una gran diferencia entre perros y gatos. Los perros deben ser específicamente entrenados para que sean capaces de hacer sus necesidades en el momento del paseo y no dentro de casa. Al principio, cuando hablamos de cachorros, esta tarea será complicada y te llevará esfuerzo, así que debes mentalizarte de que requerirás buenas dosis de paciencia. En el caso de los gatos la cosa es más sencilla, pues será suficiente con que les proporciones una caja con arena. Su propio instinto hará todo lo demás.

5. Domesticación

En este sentido se conoce que perro y gato tienen orígenes bastante diferentes. El perro desciende del lobo, pero es un animal domesticado por los humanos desde hace siglos. En el caso del gato, este desciende del gato salvaje africano y es un animal que ha comenzado a domesticarse de forma mucho más reciente. Esto se traduce en que en casa el gato puede comportarse de una forma algo más salvaje cuando se encuentra estresado, sacando su lado más instintivo si se siente amenazado.

Además, los gatos perciben la casa como su territorio, de forma que el dueño para él es más un igual que un superior en la jerarquía. Por tanto, si el gato tiene una conducta inadecuada y le gritamos o tocamos, puede saltar rápidamente. En cambio, los perros sí aceptan el orden jerárquico en la casa por su instinto de manada. Por ello, se mostrarán más sumisos ante una castigo por haber hecho algo mal.

6. Tolerancia a los cambios

Como ya adelantamos antes, los gatos son animales muy territoriales. Este gran apego hacia el territorio que han marcado como suyo implica que, a diferencia del perro, cualquier cambio puede suponer un efecto importante en su bienestar. En definitiva, los gatos son animales conservadores, de forma que cualquier cambio en el mobiliario, la llegada de nuevas personas o una mudanza pueden ser muy impactantes para ellos.

Gato perro

Conclusiones

En este artículo hemos repasado las diferencias más importantes entre perros y gatos que debes sopesar antes de acoger a una mascota en tu hogar. Tener una mascota se ha relacionado con efectos muy positivos sobre las familias, ya que tanto perros como gatos ofrecen compañía, amor y cariño. Además, los cuidados que exigen nos permiten sentirnos útiles, estar ocupados y, en el caso de los perros, salir más a la calle y socializar con otras personas.

En los tiempos que estamos viviendo y, especialmente, durante el confinamiento, los animales domésticos han cumplido un papel crucial de apoyo para sus dueños. La incertidumbre, el miedo y la tensión propios de esta época han sido mejor llevados en aquellos hogares donde se ha contado con la compañía de canes y mininos, pues su presencia nos transmite serenidad y calma y alivia nuestra soledad.

Los beneficios que los animales nos brindan tienen una base científica sólida, ya que son muchos los estudios que así lo han comprobado. Tanto es así que se conoce que las mascotas pueden bajar nuestros niveles de cortisol, la hormona del estrés. Por tanto, perros y gatos son animales con gran poder terapéutico para la población general y, especialmente, para quienes viven solos o sufren problemas de salud mental, como por ejemplo depresión.

Antes de tomar la decisión de incluir en la familia un perro o un gato, es importante tener en cuenta el carácter de ambos animales, sus estilos de vida y sus necesidades. En términos generales, los gatos son animales más independientes y autosuficientes, aunque menos obedientes y sumisos que los perros. Sin embargo, cuestiones como sus necesidades no te supondrán un esfuerzo, pues solo necesitarás un arenero.

En cambio, entrenar a un perro para que haga sus necesidades en la calle te llevará un tiempo. También debes tener en cuenta que los gatos son animales que no requieren paseos como los perros, pero sí necesitan ejercitarse trepando, por lo que es aconsejable que tengas un buen rascador.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies